La batalla de Iglesias y Errejón por las siglas bloquea la negociación

Iglesias

Desde el escandaloso portazo de Íñigo Errejón a Pablo Iglesias el 17 de enero, el lado izquierdo del espectro político madrileño se ha convertido en un polvorín. Ya que el cofundador de Podemos tenía el compromiso de defender una candidatura popular en los comicios autonómicos. Pero la dinamitó para poder concurrir bajo el paraguas del partido que lidera Manuela Carmena.

Por lo tanto luego de estos sucesos, se trató de llegar a un acuerdo. Y la semana pasada transcurrió bajo encuentros bilaterales entre Podemos, Más Madrid, Izquierda Unida y Equo. Pero no se tuvieron avances significativos, ya que el pulso entre Iglesias y Errejón. Se ha estancado en el terreno de las negociaciones. Lo que ha llevado a que estos encuentros se conviertan en una guerra de desgaste para todos los involucrados. Y aun no se tenga un resultado definitivo para saber quién liderará el futuro proyecto de unidad en la Comunidad de Madrid.

La gestora que controla Podemos Madrid aún no tiene planteadas las primarias internas. Por tanto, Izquierda Unida no quiere que la debilidad de Podemos le afecte y pide modificar la marca.

Consejo Ciudadano Estatal de Podemos

Iglesias

El Consejo Ciudadano Estatal de Podemos, se reunió con carácter de urgencia el pasado miércoles. Esto para intentar llegar a un acuerdo que permita frenar la crisis sin precedentes en la que se está viendo envuelta el partido. Por lo que las discrepancias internas y el malestar entre los líderes regionales obligaron a Iglesias a recapacitar sobre las declaraciones que había emitido de Errejon, y no le quedó más remedio que decir que: “Íñigo, a pesar de todo, no es un traidor, sino que debe ser un aliado”.

Por lo tanto, se puede ver claramente que el plan de Podemos es rebajar el tono. Pero sin renunciar a presentar una candidatura alternativa. Iglesias quiere reparar el espacio de Unidos Podemos junto a Izquierda Unida. Por lo que cedió en última instancia, a negociar con Más Madrid. Pero siempre dejando claro que todo se hará bajo las siglas moradas.

Sabiendo esto, la negociación final quedará en manos del equipo técnico regional, afín al pablismo. Ya que este se nombró después de que el líder madrileño, Ramón Espinar, dimitiera el día 25 por sus discrepancias para medirse contra Errejón en las urnas.

El ex número dos de Podemos

El ex número dos de Podemos no tiene entre sus planes pasar a un segundo plano. Hecho por el cual invito el día jueves a todos los actores políticos a presentar a sus candidatos dentro de las primarias de Más Madrid.

Pero Iglesias no contempla este movimiento. Ya que ello significaría replegarse a Errejón. Por eso el insiste en elaborar primero una lista propia y luego si negociar con Unidos Podemos como base del proyecto.

Tras la renuncia de Espinar se sigue evidenciando claramente, el malestar que existe en la formación. Con la estrategia de articular una candidatura alternativa a la de Más Madrid. Por lo tanto, en Podemos Madrid, no tienen claro que la ruta dictada por la cúpula sea la más sensata.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here