Sucesos | El asesinado a tiros en Marbella residía en España con una identidad falsa

La policía ya va teniendo algunas certezas en torno al asesinato del pasado miércoles en el centro de Marbella, donde un hombre extranjero fue acribillado a tiros con un subfusil. Los investigadores han logrado confirmar la verdadera identidad del fallecido, que inicialmente fue identificado con la documentación que utilizaba en España desde que llegó en el año 2013. No se llamaba Slavisa Z., como rezaba su pasaporte, sino Milos P. Tampoco era bosnio, sino montenegrino. Y su pasado sigue tan lleno de sombras como de incógnitas.

La víctima fue identificada el 11 de septiembre de 2014 bajo el nombre de Slavisa cuando la patrullera lo interceptó en una embarcación con 31 kilos de cocaína. Y con esa misma identidad fue sometido a juicio, ingresó en prisión y purgaba, ya en libertad condicional, el último tramo de su pena. De los 13 años que le pedía la Fiscalía por el alijo, fue condenado a seis años de cárcel. En el centro penitenciario de Botafuegos (Algeciras) también entró como Slavisa Z. tuvo un comportamiento modélico y acumuló 19 recompensas.

También era Slavisa para el círculo de amistades que se granjeó en Marbella, que llegaron a ofrecerle trabajo cuando salió de prisión. Lo que no está claro es si también lo era para el sicario que acabó con su vida o para la organización que encargó el crimen. Los agentes ya han podido comprobar que, con su verdadero nombre, Milos P. no ha sido reseñado en España por delito alguno.

La policía está en contacto con las autoridades de Montenegro para comprobar si tiene antecedentes en su país. Al parecer, la investigación apunta a que Milos habría sido miembro -aunque de perfil bajo en la estructura criminal- de una organización balcánica que está en guerra con otra desde hace tiempo, un enfrentamiento que, según la prensa local, deja ya un largo rastro de asesinatos por toda Europa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here