Mister Navarra, ha sido condenado a 115 años de prisión por haber grabado desnudas a 129 modelos

En su agencia Dana Models, Daniel L. O, de 36 años, citaba a las modelos para castings y las grababa, sin que estas lo supieran en tanto se estaban cambiando de ropa. A pesar de que esta ha sido una abultada condena, no va a cumplir más de 5 años en prisión.

En sus vitrinas exhibe el gran premio de belleza Mister Navarra, sin embargo, Daniel L. O., de 36 años, este lunes entró en la Audiencia Provincial de Navarra, para que fuese juzgado, para de esta manera ostentar otro título, pero este si con menor atractivo, y el de ser la persona en la historia judicial de Navarra, para la que la Fiscalía ha pedido una mayor pena de cárcel. Dando un total de 406 años, por los delitos de atentado en contra de la intimidad de 129 mujeres, de las cuales 48 eran menores de edad, entre los 13 y 17 años.

Daniel L. O., previamente a que fuesen conocidos los hechos, en el mundo de la moda la reputación que este tenía, era intachable. En el año 1984 nació, en la localidad navarra de Noain, con apenas 20 años en el año 2004, ganó el certamen de Mister Navarra, un título que le pudo permitir participar el siguiente año en Míster España e iniciar abriéndose un camino en este sector. Posteriormente, dos años más tarde, en el 2007, logró convertirse en el organizador del concurso Miss y Mister Navarra, siendo el delegado del certamen nacional en esta región.

 

En ese momento, fue cuando visualizo claramente la oportunidad de negocio, conforme el mismo relató en el 2004, en una entrevista que había concedido para la revista Vivir en Barañáin. Para esa época en Navarra no existían agencias de modelos, y debido a esto es que las empresas que los demandaban tenían que hacer su búsqueda en Bilbao o San Sebastián. Por lo que el Mister, tomó la decisión de explotar esta oportunidad de negocio que había y creó una agencia en compañía de su pareja. A la que le pusieron por nombre Dana Models Agency, debido a la combinación del nombre de los dos, por tres años esta estuvo trabajando sólo vía online y telefónica hasta que en el año 2012, dieron apertura a su sede en la calle Olite de Pamplona. Y armonizaba este trabajo con el arbitraje en partidos de fútbol de Tercera División, los fines de semana.

La agencia se encargaba de contratar modelos femeninos y masculinos de todas las edades, para pasarelas, campañas publicitarias o para el trabajo como azafatas para eventos. La mayoría de las veces iban a esta sede, chicas que estaban en busca de comenzar en el mundo de la moda. Y allí eran retratadas por Daniel, vestidas sujetando un cartel con su nombre y después, conforme ha mostrado el documento de la acusación de la Fiscalía, este les pedía que las chicas posaran en bañador.

En esta solicitud a primera vista no se le lograba ver nada extraño, ya que Daniel dejaba la habitación y las chicas se quitaban la ropa y se colocaban su traje de baño, aparentando estar en la intimidad, exceptuándolo por la cámara que este dejaba de forma estratégica puesta en la estancia. En el escrito de la Fiscalía, se puede leer que el acusado, con osadía de conseguir imágenes y vídeos de estas jóvenes desnudas, dejaba su cámara sobre un trípode, que estaba enfocando a las chicas y se encontraba grabando a las chicas, en tanto estas hacía su cambio de ropa, todo esto sin que ellas supieran algo al respecto de esta grabación, ni mucho menos hubiesen aceptado la misma. Este mismo procedimiento mientras ellas volvían a cambiarse de ropa, dejando la ropa de baño y poniéndose la suya propia, el acusado lo repetía una y otra vez.

Esta práctica Daniel la realizó en todo el año 2013 y el 2014, hasta que después de recibir la denuncia de una de las jóvenes, el 26 de febrero de 2015, la Policía entró en el número 1 de la calle Julián Gayarre, dirección a la que la agencia cambio su sede. En estos registros que se le hicieron al local y de los domicilios de Daniel L. O., fueron hallados numerosos CDs, DVDs y pendrives y un disco duro, que tenía todas las imágenes de estas jóvenes y adolescentes desnudas. La Policía no halló ninguna evidencia de que este material hubiese sido distribuido, por lo que fue sobrentendido que estas grabaciones y fotografías, estaban siendo para su propio consumo.

Debido a que todas estas chicas estaba posando junto a su nombre, se hico fácil su identificación. Un total de 142 fueron las chicas grabadas, pero 13 de ellas no quisieron hacer una denuncia, por lo tanto al juicio han llegado 129. La mayoría han sido grabadas sin tener su consentimiento, pero también este documento de acusación que ha hecho la Fiscalía, resume de igual forma los casos de dos menores a las que Daniel habría persuadido. «El 3 de febrero de 2015, la menor XXX, acudió a la Agencia donde el acusado, con ánimo de satisfacer sus deseos lúbricos y sabiendo que la menor tenía 15 años, le convenció para que posara desnuda, tomándole varias fotografías, prometiéndole que posteriormente las borraría sin hacerlo».

Para este lunes, estuvo previsto el juicio, en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra, no llegando a iniciarse, ya que al haber llegado la defensa, la Fiscalía y los ocho abogados que estaban representando a las 129 víctimas, llegaron a un acuerdo antes de que se diera inicio a la sesión. Conforme fue recogido por la agencia Efe, Daniel L. O., aceptó una pena de 115 años de prisión y una cifra que se acercaba al millón de euros entre indemnizaciones y multas de 2.000 euros para cada una de las chicas mayores de edad, 3.000 en el caso de dos por ser delito continuado, y de igual forma 3.000 euros para las menores de edad, 4.000 en el caso de las siete que han sufrido un delito continuado.

Sin embargo, Daniel no va a cumplir más de cinco años en prisión en virtud del artículo 76 del Código Penal, el cual establece que, independientemente de la pena que sea solicitada, no se puede cumplir más del triple del mayor delito que se haya imputado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here