Pedro Sánchez ha cumplido y ha entregado a las cárceles al PNV sin embargo ha retrasado la foto hasta tiempos más tarde del 4-M

Ya fue cerrado el traspaso de Euskadi, por el Gobierno de Pedro Sánchez, de las tres prisiones vascas y de la antigua cárcel de Nanclares al Ejecutivo vasco. Siendo este un acuerdo que se cerró en horas de la mañana y sus detalles han ido en que se concrete partiendo de las 18.00 horas el vicelehendari Josu Erkoreka y la consejera de Autogobierno, Olatz Garamendi. A pesar de que se anunciara el día de hoy el acuerdo no va a ser hasta el siguiente 10 de mayo, en tanto se reuniera la Comisión Mixta de Transferencias para que se realice el traspaso de una manera formal de una de las competencias que son más polémicas en las relaciones entre el Gobierno de España y el Ejecutivo vasco.

El lehendakari, Iñigo Urkullu y el PNV, volvieron a insistir en los recientes días en la presión a Sánchez para que por lo menos se hiciera un cierre en el traspaso de prisiones previamente de que el siguiente domingo 18 de abril se comenzara de una manera formal la campaña electoral de Madrid. Han temido los nacionalistas que la campaña y la resaca posterior en función de sus resultados van a regresar a paralizar las negociaciones que se volvieron a activar después de la visita del lehendakari Urkullu al palacio de La Moncloa el pasado 25 de enero.

El acuerdo al respecto de las prisiones ha supuesto que Euskadi, destinara de una manera anual unos 70 millones de euros que va a descontar de su aportación anual del Cupo y va activar un nuevo modelo penitenciario que, como ya fue adelantado el Gobierno vasco, va a tener como prioridad que se activen cumplimientos de penas en semilibertad. Se ha comprometido el Gobierno de Urkullu, en que se aplique la política penitenciaria, sin embargo va a contar con un amplio margen en todas las decisiones ante el cumplimiento de las penas de parte de los aproximadamente 1.300 reclusos internados.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here