Bárcenas insiste en indicar a Rajoy como gestor de la Operación Kitchen 

Como una gran estrategia el PP saca los GAL, ETA y la corrupción de los otros partidos para defenderse del espionaje ilegal a su extesorero.

Su asistencia este miércoles en el congreso como víctima de la maniobra de espionaje presuntamente instrumentada en 2013, por el Ministerio del Interior para quitarle la documentación comprometedora para los entonces dirigentes del PP ha sido provechosa para Luis Bárcenas para continuar catalogando al entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y otros miembros de la cúpula del partido como esenciales instigadores de aquella confabulación parapolicial. “Es una suposición, pero así lo creo”, ha repetido en muchas oportunidades. El PP ha aprovechado su intervención, en la que no ha realizado preguntas a su extesorero, para citar a los GAL, ETA y los casos de corrupción de otros partidos para defenderse de las acusaciones del espionaje ilegal.

El inicio del interrogatorio de Luis Bárcenas, auspiciaba muchos silencios y pocas respuestas. El extesorero, que declaraba por videoconferencia en compañía  de su abogada desde el Centro Penitenciario de Soto del Real (Madrid), donde cumple la sentencia condenatoria  por el caso Gürtel, ha afirmado al agarrar la palabra que se iba a amparar a su derecho a no declarar “por imperativo legal”, ya que en sus últimas declaraciones ante el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón, instructor del caso Kitchen, este le había prevenido de que la causa tenía aún “carácter reservado” y, por tanto, su tema no se podía hacer público. Que una vez que se inicie el juicio oral, el primer interesado en declarar es el, ha agregado.

No obstante, Luis Bárcenas el extesorero ha finalizado contestando la mayor parte de las preguntas, gran número de las cuales no tenían que ver con relación al espionaje ilegal que adoleció, y que es la finalidad de la comisión, sino sobre la caja b del PP y las cuentas extracontable, como él relaciona a los apuntes manuscritos denominados como los papeles de Bárcenas. De esta manera, ha indicado desde el primer momento al PP de Rajoy y a los entonces supremos responsables del Ministerio del Interior, Jorge Fernández Díaz y Francisco Martínez, ambos acusados en la causa, como el principio de las órdenes para colocar en movimiento el tema policial para espiarle. Posteriormente, ha materializado esas imputaciones en el propio expresidente del Gobierno y la que fuera su número dos en el partido, María Dolores de Cospedal, y ha agregado a una tercera persona, cuya identidad ha renunciado a materializar. Que es visible que eso [la orden del espionaje] tiene que ser de una persona del supremo nivel dentro del PP, ha dicho. También, como ya ha realizado tanto en el escrito que remitió últimamente a la Fiscalía Anticorrupción para probar su decisión a   colaborar a lo largo de su declaración como acusado en el juicio que se lleva a cabo  en la Audiencia Nacional por la caja b que él administraba, Bárcenas ha afirmado que durante aquella maniobra le sacaron documentos comprometedores, entre ellos muchos de campañas electorales que no ha querido pormenorizarlos. Solo ha afirmado que esa documentación le hubiera sido muy provechoso para defenderse tanto en el juicio por la primera etapa de la trama Gürtel, por la que cumple una sentencia de 29 años y un mes de cárcel, como en el proceso que se está celebrando.

Grabación que Rajoy destruyó los papeles

Lo que sí ha a reiterado es que entre esa documentación extraída había un audio presuntamente acusatorio para el entonces líder del PP. Que hay una grabación en la que se prueba que Rajoy destruyó los papeles de la contabilidad que  le entregó, le ha preguntado el portavoz del PSOE en la comisión, Felipe Sicilia. Que eso es así, pero desconoce en este momento quién tiene esa grabación, lo grabo el, desde luego, ha dicho en relación al detalle que ya había proporcionado en el juicio por la caja b de que en ese encuentro el entonces presidente del Gobierno destruyó en una trituradora de papel las dos últimas hojas de la declaración. Cuando el parlamentario socialista le ha indagado si había igualmente grabaciones de la entonces secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, que se transformó en su bestia negra dentro del partido, Bárcenas se ha amparado en su derecho a no declarar.

En relación a la caja b que recolectaba los denominados papeles de Bárcenas que publicó el prestigioso periódico EL PAÍS en 2013, Bárcenas ha conservado lo que viene declarando desde julio de 2013 ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, instructor del caso Gürtel. Que son ciertos plenamente. Todo lo que hay anotado ahí es verdadero, ha contestado al diputado de ERC Gabriel Rufián. Preguntado por sus cuentas bancarias en Suiza, donde llegó a reunir 47 millones de euros. Bárcenas ha persistido frecuentemente que él era el único titular, en respuesta a la diputada de Vox Macarena Olona, que ha afirmado que, en una nueva visita al comisario José Manuel Villarejo cuando este se encontraba en la cárcel, el policía le había afirmado que ese dinero pertenecía presuntamente a otros dirigentes del PP, entre ellos el exsecretario general Javier Arenas. Que ese dinero es únicamente de él y no hay ningún otro titular en la cuenta, ha respondido en forma concluyente.

Ahora bien, cuando se realizaba el interrogatorio de la representante de Vox ha sucedido, de hecho, uno de los momentos más inquietantes de la comparecencia. Olona ha llegado a imputar al extesorero del PP de mentir en sus últimas declaraciones judiciales y le ha reprochado ser más colaborativo en la comisión con el PSOE, como presunto pago por el nuevo permiso penitenciario de 12 días que le ha dado el juez de vigilancia Penitenciaria.

Por otra parte, también se vivió un  momento irritante el  que realizaron el representante del PP, el diputado Luis Santamaría, quien ha renunciado a preguntar a Luis Bárcenas para destinar los 15 minutos de su intervención a procurar desmarcar al actual PP del espionaje a su extesorero. Que hace dos años que sus bases escogieron por la regeneración, la renovación, la ejemplaridad y el relevo generacional que representa, aplica y exige Pablo Casado, señaló. Santamaría, que ha tildado la comisión de juicio paralelo e inquisitorial, ha criticado que su partido tuviera que recibir lecciones de partidos como Bildu, los independentistas, Podemos y el PSOE, a los que ha reprendido los GAL, los atentados de ETA, los casos Pujol y del 3% en Cataluña, el escándalo de los ERE o la investigación sobre la financiación del partido de Pablo Iglesias. El diputado ha solicitado al resto de grupos que consideren sobre las mochilas que cargan sobre sus espaldas y comparen el peso de ellas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here