El PP acuerda con tres tránsfugas de Ciudadanos en Murcia para derrotar la moción de censura

Ciudadanos continúa pase lo que pase con la moción y abre expediente de expulsión a Isabel Franco, Valle Miguélez y Francisco Álvarez, que ingresan a formar parte del Gobierno.

Según nuestras fuentes, el sismo político suscitado con el movimiento de Ciudadanos para tratar de sacar del poder al presidente de Murcia ha tenido una nueva réplica de gigantesca intensidad. El PP ha alcanzado un acuerdo con tres diputados tránsfugas de Ciudadanos de la Asamblea murciana para que fracase la moción de censura contra Fernando López Miras. El presidente murciano  se ha hecho presente esta mañana custodiada de todo su Gobierno y de los tres parlamentarios de Ciudadanos, a los que luego Cs ha abierto un expediente de expulsión, para comunicar la alianza, por la cual los tres diputados tránsfugas ingresan en el Ejecutivo como consejeros. La vicepresidenta de López Miras, Isabel Franco, que pertenecía al partido de Inés Arrimadas, ha aseverado que votarán en contra de la moción, con lo que se derrota escandalosamente la maniobra de Ciudadanos y el PSOE. 

Por su parte, la diputada Isabel Franco ha expresado que los tres parlamentarios continúan aspirando seguir integrando parte de Ciudadanos, aun cuando, ahora será la dirección de Arrimadas la que  dictaminara si los expulsa. Franco ha expresado que firmó la moción por disciplina de partido, pero que no la compartía. Anidio,  que a él no lo eligieron para entregar el Gobierno de Murcia a Pedro Sánchez ni mucho menos para traicionar a los murcianos por la codicia personales de varios, ha afirmado en una comparecencia al lado de López Miras. El barón popular ha insistido al PSOE y a Ciudadanos a retirar urgentemente la moción de censura, a la vista de que no progresara. Además,  reclama al PSOE y a Martínez Vidal que retiren la moción de censura y no autoricen que la Región de Murcia pase por ese circo. Ya está bueno.

En este sentido, la información que se maneja de última hora  es que  los tres diputados de Ciudadanos, que habían firmado hace solo dos días la moción de censura registrada por su partido contra el presidente murciano, entrarán en el Gobierno. Es decir, que se trata de la mitad del grupo parlamentario del partido de Arrimadas en la Asamblea de Murcia, una cifra suficiente de parlamentarios para que la moción sea derrotada. Isabel Franco seguirá como vicepresidenta del Gobierno y consejera de Mujer; Valle Miguélez, será consejera de Empresa, Industria y portavocía, y Francisco Álvarez será consejero de Empleo.

La fractura del grupo parlamentario ha desconcertado a la dirección nacional de Ciudadanos, que ve cómo fracasa toda su estrategia en el proceso de la moción. En las horas previas a la aseveración de la frustración, el pánico se había extendido por la dirección de Cs, donde eran conscientes de la división interna que ya había en el grupo en Murcia. Sobre todo por el problema humano que aceptaban en la cúpula de Arrimadas con Isabel Franco, vicepresidenta de López Miras, a la que se tenía aislada y se había resuelto desplazar a un segundo plano para que otra dirigente del partido, Ana Martínez Vidal, se hiciera cargo de la presidencia del Gobierno regional después de la moción. Este hecho ha descargado la tensión interna en Ciudadanos, que tiene convocada para el próximo lunes una ejecutiva en la que se estudiara esta coyuntura.

Según lo escrito en las redes sociales, por la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, la cual ha  sido una de las primeras en alzar la voz públicamente y apuntar a la rendición de cuentas. Quien expresa que  de comprobarse las informaciones de Murcia se hace más inevitable que nunca la convocatoria de un Comité Ejecutivo. Cs nunca ha tenido miedo a rendir cuentas, ni al debate, ni a las explicaciones. Así ha sido siempre, y así debe seguir siendo. Igualmente lo ha hecho el líder de Cs en la Comunidad Valenciana, Toni Cantó.

El fracaso de la operación fue dirigida por el secretario general del PP, Teodoro García Egea, para hacer fracasar una moción de censura en la que él igualmente se jugaba parte de su reputación interna, ya que Murcia es su sitio de origen. García Egea se ha dirigido allí en las últimas horas y en el partido recalcan que su papel queda reforzado, ante las críticas de algunos barones populares. La dirección de Pablo Casado se ha involucrado en la participación en Murcia, en la que igualmente ha colaborado el vicesecretario Territorial Antonio González Terol.

Por su parte, la portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra. Ha criticado que lo que están viviendo no es hacer política, es corromper la política. Esto es la corrupción sistémica del Partido Popular. Se observa  en el PSOE la molestia  que igualmente  es  grande, y los socialistas reseñan lo sucedido como corrupción.

El PSOE y Ciudadanos inscribieron este miércoles una moción de censura en Murcia para reemplazar a los populares de los gobiernos regional y local. El pacto suponía que Ciudadanos presidiera el Ejecutivo de la comunidad autónoma, mientras los socialistas se hacían con el Ayuntamiento de la ciudad de Murcia. Ana Martínez Vidal, hasta ahora consejera de Empresa y portavoz, es la candidata a la presidencia del Gobierno murciano, y José Antonio Serrano, el portavoz socialista y concejal, el candidato a alcalde de Murcia. PSOE (17) y Cs (6) poseían votos suficientes para gobernar en la comunidad, porque suman 23 de los 45 escaños de la Asamblea de Murcia, con lo que hacían mayoría absoluta que se fija en 23.

En consecuencia, una vez registrada la moción de censura, el presidente murciano decretó la destitución de dos de los cuatro consejeros de Ciudadanos: Ana Martínez Vidal y José Gabriel Sánchez Torregrosa, consejero de Transparencia y Administración Pública. Los consejeros Isabel Franco, vicepresidenta y consejera de Política Social, y Miguel Motas, consejero de Empleo, continuaron integrando parte del Gobierno a pesar de haber firmado la moción de censura, lo que se dedujo como el primer movimiento del PP para pretender hacer alumbrar la división en el grupo.

Ciudadanos y el PSOE buscan Tres votos en el aire ligados a Vox

Ciudadanos y el PSOE continúan con  la moción de censura y buscan los tres votos que les faltan. En el aire está la posición de Juan José Liarte, Francisco José Carrera y Mabel Campuzano, que fueron expulsados de Vox en junio por una disconformidad por la administración del personal. Los tres han mantenido su escaño y el único representante de Vox, Pascual Salvador, tuvo que agregarse al Grupo Mixto, al ser esencial un mínimo de tres diputados para conformar grupo político. Ciudadanos ha negado haberles pretendido para lograr tres votos que necesitarían para compensar los de los tres tránsfugas. 

En este sentido, Martínez Vidal. La diputada de Cs, que opta a la presidencia de la comunidad, ha expresado que ellos   no son el PP, ellos no van a comprar la voluntad de ningún diputado de la Asamblea Regional. No han tenido ningún contacto con los diputados de Vox, ha mandado al momento de la votación para que se despeje definitivamente el significado del voto de los representantes de distintas fuerzas políticas presentes en la Cámara autonómica.

Continua expresando la diputada de Cs Martínez Vidal, que  “vamos a votar la moción de censura, y será entonces cuando los diputados tendrán que elegir entre un proyecto político que representa la regeneración, la transparencia y la fiabilidad, en el que van a hacer lo mejor para los ciudadanos de la Región de Murcia, o si por el contrario prefieren un proyecto agotado, que ya ha demostrado lo que es después de 26 años, y que simboliza la corrupción y el transfuguismo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here