El PP señala que será “casi imposible” renovar el Poder Judicial si el Gobierno indulta a los presos del ‘procés’

El partido del líder Pablo Casado lanzará una ofensiva jurídica y política “hasta las últimas consecuencias” para evitar la medida de gracia.

El partido del líder Pablo Casado lanzará una ofensiva jurídica y política “hasta las últimas consecuencias” para evitar la medida de gracia.

El PP se planifica  para dar una nueva vuelta de tuerca a la estrategia de oposición de frente al Gobierno de Pedro Sánchez si el Consejo de Ministros aprueba finalmente los indultos a los 12 líderes del procés condenados, nueve de ellos en prisión. Los populares comunican de que irán “hasta las últimas consecuencias” para eludir la medida de gracia y si se origina la acudirán ante el Supremo, lo que lograría provocar dificultades al Gobierno porque el alto tribunal abrió hace años el camino en algunas sentencias para anular indultos si no están precisamente justificados. La dirección del PP excluye las protestas en la calle para no dar alas a Vox.

La relación entre el Gobierno y el PP se encuentra en uno de los peores momentos luego de la victoria de Isabel Díaz Ayuso en Madrid, pero aún puede ir a peor. La cúpula de Pablo Casado ha leído esas elecciones como el comienzo de un cambio de ciclo político a su favor y piensan que tiene que ajustar en la táctica de desgaste al Ejecutivo en todos los frentes factibles para afianzar la caída del PSOE que señalan las recientes encuestas. Casado ha proclamado ya que la legislatura ha entrado “en vía muerta” luego del 4 de mayo, y ahora ubica el posible otorgamiento de indultos a los líderes independentistas como la “línea roja que Pedro Sánchez no debe cruzar”, y que si pasa deducirán que la legislatura “habrá acabado”, conforme al líder del PP. Aun cuando fuentes de la dirección especifican que eso no equivale a que el PP vaya a romper todos los puentes con el Gobierno, sí admiten que si eso pasa habrá un antes y un después en la ya maltrecha relación.

El PP ha enviado este lunes la advertencia al Gobierno con tintes de intimidación. El encargado de hacerlo fue el hombre de bastante confianza de Pablo Casado, el secretario general Teodoro García Egea, quien ha llevado también las principales negociaciones con La Moncloa, en este momento en punto muerto. “Si el Gobierno, en contra de la Fiscalía o de los juzgados, concede un indulto, el PP irá hasta el Tribunal Supremo y hasta las últimas consecuencias para que esto no se produzca”, avisó García Egea. El partido coloca el foco en que los líderes del procés, encarcelados desde hace tres años y medio, no han exhibido arrepentimiento e persistirá en la idea de que la medida de gracia es el precio político que paga Sánchez a los partidos independentistas por su investidura, en la que ERC se abstuvo y Junts per Catalunya votó en contra. En la dirección del PP piensan que para Sánchez tendría bastante desgaste esa decisión y dudan inclusive de que lo haga.

El PP enviara una  ofensiva jurídica y política en caso de que el Gobierno determine por ultimo dar el delicado paso de otorgar los indultos. Los populares acudirán al Tribunal Supremo la medida de gracia, lo que abre un camino para que el alto tribunal anule la decisión si entiende que no está debidamente justificado, una oportunidad que se puede dar sobre todo cuando hay informes contrarios como sucederá probablemente en este caso de la Fiscalía y del tribunal sentenciador.

Los resultados serán sobre todo políticos. El PP previene de que una medida como esta “romperá la confianza” con el Gobierno y eso puede perjudicar, conforme a las fuentes de la dirección, a cuestiones como la renovación del Consejo General del Poder Judicial, que lleva más de dos años y medio con el mandato caducado. En verdad, la relación está muy estropeada entre La Moncloa y el PP desde la victoria de la derecha en las elecciones de Madrid, y ese asunto está en vía muerta, pero estas fuentes dan por hecho que en caso de aprobarse los indultos la factibilidad de cualquier acuerdo “es casi imposible”.

Lo que no desea el PP es reproducir errores del pasado, y excluye fomentar manifestaciones o protestas en las calles, como la foto de Colón que agrupo en febrero de 2019 a PP, Ciudadanos y Vox contra la existencia de una negociación entre el Ejecutivo central y el Gobierno catalán.

Los populares piensan que ese tipo de acciones solo favorecen a la extrema derecha. “Convocar una manifestación para que luego aparezca Abascal y le aplaudan a él no tiene mucho sentido”, es el criterio de un dirigente de la cúpula. Cuando Casado previene de que la legislatura quedará gastada tampoco cree en efectuar una moción de censura, especifican fuentes de su entorno, pero en todo caso la oposición será por la vía legal y en el Parlamento, no en las calles. En el PP catalán eligen por la prudencia. “Los pasos que demos son importantes y hay que reflexionarlos muy bien”, señala un sobresaliente dirigente.

Si el Gobierno va adelante con los indultos puede confiar en un terremoto político. Casado ya ha esquivado clausurar puertas con Sánchez en la crisis diplomática con Marruecos por la frontera de Ceuta, y todos sus últimos pasos van en la línea de confrontación. Muchas fuentes del PP indican con molestia como ejemplo de esa estrategia de choque permanente lo ocurrido en la Comisión de investigación sobre el accidente de Spanair de 2008 la semana pasada. La dirección determino respaldar unas resoluciones que culpan al Gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, cuando en el equipo parlamentario había voces que pensaban que no tenía significación señalar a responsables políticos por aquel accidente de aviación.

Un recurso con dificultades legales

Aun cuando el Gobierno tiene competencia plena para aprobar los indultos, hace algunos años que el Supremo abrió la vía en muchas sentencias para anular las decisiones del Ejecutivo si entiende que no están debidamente justificadas. En esa interpretación pesa que haya informes contrarios, como sucederá en este caso con el de la Fiscalía y del Tribunal sentenciador. Sin embargo, el Supremo tiene que admitir el recurso del PP y no está transparente que lo haga porque conforme a la jurisprudencia solo puede recurrir quien haya sido parte en el procedimiento judicial (en este caso, sí podría hacerlo Vox).

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, a cuya proposición resolverá el Consejo de Ministros la medida de gracia, solicito este lunes que el instrumento de los indultos se observe con “naturalidad”, tanto si son favorables como si no lo son o si son “totales o parciales”.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here