El Presidente del Gobierno Pedro Sánchez vaticina que 33 millones de españoles estén vacunados a finales de agosto

El Gobierno garantiza que habrá 25 millones de vacunados en julio.

El presidente Gobierno Pedro Sánchez reitera que pese a la demora de las últimas semanas y conserva los planes de vacunación. En absoluta crisis dentro de la UE, donde se incrementa las dudas por las constantes dificultades y el ritmo mucho más lento que el de EE UU o el Reino Unido, el presidente del Gobierno ha resuelto hacer una presencia específica para soltar un mensaje optimista y asegurar que los planes se cumplirán. Sánchez ha puesto algunos hitos, que culminaran a finales de agosto con 33 millones de personas, el 70% de la población, y antes tendrán otros pasos fundamentales con 5 millones de ciudadanos vacunados el 3 de mayo y 25 millones en la semana del 19 de julio.

A pesar de que no se ha cumplido el primer gigantesco objetivo señalado por el Ejecutivo, tener al 80% de la población mayor de 80 años vacunada en marzo, Sánchez ha programado con total certeza varias fechas que muestran que, conforme los datos del Ejecutivo, la vacunación tendrá un sólido acelerón en las próximas semanas, con esos 5 millones de ciudadanos inmunizados el 3 de mayo. Tanto es así que Sánchez ha garantizado que el Gobierno cultiva el objetivo de que “no sea necesario” prorrogar el estado de alarma a partir del 9 de mayo, cuando decae la actual prórroga. Si no se renovara, toda la dirección quedaría en manos de las comunidades, sin toque de queda, la medida estrella que señala el estado de alarma. Las autonomías podrían cerrar comercios y otro tipo de medidas, pero no hacer toques de queda.

Pedro Sánchez ha dado completamente, mensajes optimistas, aun cuando ha recalcado en que además hay que intensificar la prevención y ejecutar las medidas hasta que progrese la vacunación. En el segundo trimestre, ha expresado, se va a multiplicar por 3,5 el número de vacunas que llegaron a España en el primer trimestre. “Nos estamos aproximando al final de esta pesadilla. Ya queda menos”, ha recalcado el presidente, que tenía claramente el objetivo de lanzar un mensaje optimista no solo a la ciudadanía sino igualmente al mundo económico, muy pendiente de la evolución de la vacunación. “La vacunación es la política económica más eficaz”, ha repetido.

En este sentido Pedro Sánchez ha rematado que  estamos ante el principio del fin de la pandemia. La dificultad es descomunal, pero la solución lo será más aún. España ya tiene un horizonte de salida. Sánchez ha defendido la administración de la Unión Europea, muy discutida por la visible demora, y ha quitado importancia a todas las controversias, también de trasladar confianza en la vacuna AstraZeneca.

Ahora bien,  el presidente, afirmado que ha indicado que todos los retrasos de vacunación en la UE se deben a los “incumplimientos” de AstraZeneca y no a errores de la Comisión Europea. Que si  hoy España tiene vacunas es porque han actuado unidos, la unión es fundamental en la batalla contra la pandemia, ha reiterado para defender a la UE y esquivar penetrar al choque con Madrid por haber indagado la posibilidad de comprar de forma individual la vacuna rusa Sputnik. “El ritmo de vacunación español es muy positivo en el contexto europeo”

En las últimas semanas, Sánchez había tenido poco protagonismo mediático en la administración de la crisis, apoyada en las decisiones de las comunidades, pero La Moncloa siempre ha tratado de protagonizar en todo momento las buenas noticias sobre vacunación. “Este segundo semestre vamos a ver una aceleración en el proceso de vacunación. Vamos a vacunar sin descanso. La velocidad de la vacunación es la principal ocupación del Gobierno de España”, ha recalcado.

El presidente se ha presentado luego de la primera reunión de su nuevo Consejo de Ministros, tras la salida de Pablo Iglesias. La comparecencia se ha originado en mitad de las peticiones de la oposición para que cese al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. Sánchez se ha circunscrito a indicar que el ministro del Interior cuenta con toda su confianza. La última vez que el presidente admite preguntas fue después de un Consejo Europeo extraordinario por el coronavirus, el pasado mes de febrero, coincidiendo con el rompimiento de la negociación entre el Ejecutivo y el PP para la renovación del Consejo General del Poder Judicial y demás órganos institucionales pendientes con cargos caducados.

El 26 de febrero, Sánchez se presentó en los jardines de La Moncloa ante los periodistas como no hacía desde la rueda de prensa de balance que ofreció el 29 de diciembre de 2020. El presidente compareció el pasado martes, aun cuando sin preguntas, para dar cuenta de los cambios en el Ejecutivo tras la salida de Pablo Iglesias, y que han sobrentendido la incorporación de Ione Belarra como ministra de Derechos Sociales y el cambio de Nadia Calviño y Yolanda Díaz como vicepresidentas segunda y tercera, respectivamente.

La presencia del presidente se encuadra en una nueva etapa de llegada de vacunas luego de que la ministra de Sanidad, Carolina Darias, comunicara este lunes la llegada esta semana de 1,2 millones de dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech a España, algo que se transformara en “la periodicidad de todas las semanas” durante el mes de abril con un recibimiento semanal que será semejante. Sánchez ha recalcado en que el método sanitario español tiene capacidad para vacunar a 3,5 millones de personas a la semana, y en cuanto lleguen las vacunas suficientes se recorrerá a toda velocidad para lograr ese ritmo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here