El Presidente Pedro Sánchez considera “inaceptable” que Marruecos reconozca que “atacó y asaltó las fronteras” españolas por “desavenencias” sobre el Sáhara

El presidente del Gobierno exige “transitar” con los indultos de un mal pasado hacia un futuro mejor.

El presidente del Gobierno exige “transitar” con los indultos de un mal pasado hacia un futuro mejor.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha acudido hoy en el marco de la XIII Cumbre Hispano-Polaca, que se ha llevado a cabo en Alcalá de Henares (Madrid) y en la que se ha reunido con el primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, y ha firmado seis acuerdos de cooperación entre ambos países. Sánchez  se ha presentado en compañía de su homólogo polaco en rueda de prensa, donde se ha pronunciado en relación a los dos temas que están señalando la agenda del Ejecutivo en las últimas semanas: la crisis diplomática y migratoria con Marruecos y la concesión de los indultos. Sobre esta último tema, el presidente del Gobierno ha recuperado parte de su discurso de investidura, de hace un año y medio, en el que se comprometió a retomar la vía política, después de años de desencuentro y judicialización.

Para el Ejecutivo esto presume pasar la senda del “diálogo, la negociación y el pacto, dentro de los márgenes de la Constitución”. En este contexto, Sánchez ha deseado volver a “recomenzar”,  regresar a ese punto en el que ambas partes nos dejan de escuchar y de comprender los argumentos del otro para llegar a un acuerdo. Sánchez ha admitido que la resolución de esta “crisis larvada” no va a ser “inmediata”, pero que va a necesitar de “empatía, paciencia y generosidad”.

Es en este punto donde operan los indultos, una resolución que el Gobierno tocara “siempre en conciencia y no pensando en los afectados”, esto es, en los líderes del “procés” en prisión, sino considerando en los catalanes y en el resto de país que deseamos vivir en convivencia. Conciliación y concordia. “Quieren vivir en paz y superar el desgarro que se produjo en 2017″, ha afirmado. En este contexto, Sánchez ha desarrollado que la medida de gracia será una decisión que les concederá pasar de un mal pasado, que no complace a nadie de quienes ocupaban las instituciones en ese instante no solo en la Generalitat, hacia un futuro mejor, ha indicado.

El presidente Pedro Sánchez no ha deseado referirse a fechas, se espera una decisión pronto a lo sumo en un mes o mes y medio, y ha solicitado dejar trabajar al Ministerio de Justicia, que tiene que preparar los expedientes, que “tienen que armarse y trabajarse bien” y que deberán alzar posteriormente al Consejo de Ministros para tomar su decisión. Otra de los asuntos que debe establecerse  en la agenda es la “mesa de diálogo” con Cataluña. “Primero una reunión en el Palacio de La Moncloa como corresponde y luego ya habrá tiempo de reunirnos no una, sino mil veces”, ha afirmado el jefe del Ejecutivo, en mención a que da prioridad a recibir en solitario a Pere Aragonés como nuevo president de la Generalitat, que a juntar el foro bilateral.

“Inaceptable” actuación de Marruecos

La grave crisis padecida con Marruecos hace dos semanas continúa coleando, después de que el ministro de Exteriores del país haya afirmado hoy que da por rota la “confianza mutua” con España. En este asunto, Sánchez ha estimado “inaceptable” e “inadmisible” que Rabat reconozca “que se atacan las fronteras españolas, que se abren para que entren 10.000 inmigrantes por desavenencias en política exterior”. El presidente Sánchez  ha deseado trasladar una actitud constructiva a Marruecos, pero recordando que la vecindad se tiene que basar en el respeto y la confianza y no se edifica si se expresa que no se respetan las fronteras y se concede la entrada masiva de inmigrantes por discrepancias en política exterior, relacionada a la soberanía del Sáhara.

Pedro Sánchez ha vuelto a expresar en los mismos términos que lo hizo en Bruselas, donde afirmo que España imagina su relación con Marruecos desde una perspectiva estratégica y no hay mejor ni mayor aliado que España para Marruecos, porque para varias de sus demandas España es un interlocutor privilegiado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here