Felipe González en “El Hormiguero”: “Yo no haría indultos en estas circunstancias”

El ex presidente del Gobierno habló de su presidencia, la pandemia, su podcast y su relación con Pedro Sánchez.

El ex presidente del Gobierno habló de su presidencia, la pandemia, su podcast y su relación con Pedro Sánchez.

Cuando se cumplen 25 años de que Felipe González dejó la presidencia del Gobierno de España. En este tiempo constantemente se ha mantenido en la actualidad por sus criterios relacionado con  asuntos presentes que impactan al Gobierno de Pedro Sánchez o sobre el PSOE. Pablo Motos utilizo la visita para que hablara de su podcast “Sintonías infrecuentes”, de la pandemia, de su salida del gobierno y de Pedro Sánchez.

Visita muy ideológica la del ex presidente González y bromeó sobre su moreno, que o era de viajar: “Un cuarto de hora al sol y ya me pongo moreno. La naturaleza te transforma”. “¿De cero a Rajoy cuánto caminas?”, le preguntó Motos. “Tengo un reloj que me dice los pasos y es un agobio”. Habló de todo y durante bastante rato. Motos pretendió conocer cómo fue el “día después” de que dejara la presidencia y que sintió. Respondió que se sintió liberado. Recibió una llamada de Uruguay, del presidente Sanguinetti. Primero llamo a Aznar, estaban pidiendo los datos de las máquinas tal cual, estaba muy nervioso y a las 9:15, ya tenían un modelo le expreso has ganado, por poco, pero has ganado, expreso.

“Siempre que dices algo la gente interpreta”, le interrogo Motos hablando de su podcast “Sintonías infrecuentes” en las que declaro el presentador que cuando en el primer capítulo se habló de liderazgo político cuando expresaste. Respondió que cuando todo está mal se presenta un tío que expresa que todo está bien y que el futuro es cojonudo y todo el mundo medito que hablabas de Pedro Sánchez. Acepto con humor González que se disculpó “por no haberme acordado de él” en ese instante.

Repitió Pablo Motos sobe porqué todo el mundo pensó que hablaba del presidente del Gobierno.” Pues no lo sé, puede que estéis obsesionados”, contestó ovacionado por el público.

Momento de hablar de las palabras de Adriana Lastra, conoce que los políticos de más edad deberían dejar espacio y no meterse en gemas de política actual y respondió que pregúntaselo a Biden. El compromiso, el talento, la capacidad de hacer un trabajo y de un plan de país, no tiene edad, ellos cometieron errores. Una de las que no supieron hacer es la transición generacional, el llegó con 40 y salió con 54, expreso.

Llegó el momento de hablar del PSOE y si de si se siente representado por el de Sánchez: Respondió que él es del PSOE pase lo que pase. Se siente huérfano de representación, no solo en referencia al Partido Socialista. Busca alguien que él pueda aplaudir. Su problema no es si es o no de su tribu, de su cuerda, de su bloque. Se horroriza de la política de bloques.

Sobre su última llamada con Pedro Sánchez fecha de la moción de censura de Rajoy. González expresa que siempre habla en nombre propio y no “interfiero”, pero si “necesitan saber qué opino, estoy disponible”.

Pablo Motos pretendió conocer  su criterio en relación a los indultos y le recordó las palabras de Pedro Sánchez sobre “concordia y negarse es venganza y revancha”. En ese instante Felipe González le corrigió, “dijo algo más, inmediatamente añadió en el marco de la Constitución y del ordenamiento jurídico”, y eligió por una respuesta fácil sobre los indultos: “Yo no haría el indulto en estas condiciones. La ley del indulto es del S XIX. Habla del arrepentimiento. Una palabra anticuada dentro de nuestra cultura. Si quieres que te perdonen te tienes que arrepentir”.

Utilizo el político el momento para defender la carta Magna al  expresar que usted vive en una democracia muy madura que tiene peculiaridad que las personas olvidan como que es no militante. La Constitución Española no declara enemigos. En este momento, significa que acepta  posituras ideológicas contra la Constitución. Tiene derecho a cambiarla, procurar romper a la fuerza no tiene derecho, expreso.

Fue muy fuerte contra las resoluciones políticas que esperan a los dictámenes judiciales tras la decisión del TS sobre los indultos y censuro “la manía en España de meterse debajo de las togas. Esta politización de la justicia, o mejor, esta judializacion de la política..” Y además cargó contra la satanización del artículo 155 y del Estado de Alarma. El hiso la Ley del 86. No era sacro y no consideraba la pandemia, si un contagio de sarna o un brote de tuberculosis. Había familias infectadas, pero no se cerraba un pueblo, expreso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here