Iglesias acudirá a su último Consejo de Ministros el próximo martes 30 de marzo

La ley electoral de Madrid, le exige anticipar su salida del Gobierno antes del 31 de marzo: la norma legal establece inelegibles al presidente del Gobierno y a los ministros, que deben abandonar el cargo antes de la presentación de candidaturas.

La ley electoral de Madrid y una distracción de Unidas Podemos han desarreglado los proyectos de Pablo Iglesias, que pensaba continuar en el Gobierno al menos hasta el 14 de abril, cuando comienza la campaña de las elecciones madrileñas en las que será el candidato de Podemos. El próximo martes 30 de marzo será el último Consejo de Ministros del vicepresidente, según informan fuentes cercanas de su entorno. Ese día o el siguiente se originara el cambio de carteras en el que Ione Belarra, será la nueva ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030. Igualmente, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, pasará a ser la vicepresidenta tercera del Gobierno. El grupo de Iglesias no había revisado en la ley electoral de Madrid, que es terminante e imposibilita que los miembros del Gobierno sean candidatos y requiere por tanto que dejen de serlo antes del 31 de marzo, último día para inscribir las candidaturas. Iglesias comprende que está obligado dejar así por un error propio al Ejecutivo de antemano de lo imaginado. Iglesias no podrá por tanto usar la vitrina del Gobierno hasta que comience la campaña en Madrid, como realizo Salvador Illa, que recibió por ello la censura de UP.

Ninguno en Unidas Podemos ni en La Moncloa había enmendado en esta dificultad hasta que lo publicó en twitter Paco Camas, especialista de Metroscopia. Avisados por este mensaje, y una vez interpretada la ley, varias fuentes del Gobierno coincidían en que la normativa legal es muy clara y no dejaba varias opciones al vicepresidente más que abandonar su cargo el martes o antes.

El mismo Iglesias ha aceptado en el  pasadizo del Senado pasadas las 19.30, de la tarde que “probablemente” el martes acudirá a su último Consejo de Ministros. Una hora luego, fuentes de su entorno lo admitían. El grupo de Iglesias, que no tenía pensado este impedimento importante y se ha considerado asombrado, había solicitado  informes jurídicos para estar en lo cierto de que no había más salida que decidir, pero ya a media tarde todas las fuentes examinadas en La Moncloa lo consideraban por hecho. Unidas Podemos no dio declaraciones sobre cómo había logrado incurrir en semejante error, pero dirigentes de este grupo aceptaban que no habían reparado en esta dificultad. La ley no le obliga a Iglesias a abandonar el escaño del Congreso para registrarse a las elecciones del 4 de mayo. Lo podría conservar hasta la constitución de la Asamblea de Madrid.

El líder de Podemos está obligado a dejar la vicepresidencia segunda del Ejecutivo antes de que su partido presente la candidatura para los comicios regionales madrileños, lapso que  comienza el 26 de marzo y termina el día 31 de este mismo mes. La ley electoral madrileña establece como “inelegibles”, entre otras figuras institucionales, al presidente del Gobierno y a los ministros y secretarios de Estado. Y a estos efectos, predice que la evaluación de “inelegible” se dará a quienes lo sean “el mismo día de presentación de su candidatura”. Con esta premisa, establecida en los artículos 3 y 4 de la citada norma, Iglesias está obligado a  dejar el Gobierno, como muy tarde, el día anterior a la presentación de las listas ante la Junta Electoral Provincial.

Este abandono prematuro compromete a que Iglesias no podrá, como había expresado, dar la lucha en el Gobierno antes de su salida para llegar acuerdo con la reforma de la ley de vivienda, que también continua lejos de llegar a un pacto interno. El lunes, un día antes de que el vicepresidente abandone el Ejecutivo, habrá una nueva reunión negociadora, pero las posturas están muy apartadas en el tema de la participación en el mercado del alquiler. Fuentes del PSOE indican que esa reforma no se trasladara al Congreso hasta que no esté convenida, porque no sería justo aventurarse a una derrota parlamentaria de ese tamaño, por lo que todo señala que la norma se aplazara hasta después de las elecciones del 4 de mayo.

La ida apresurada de Pablo Iglesias no solamente le despoja de la vitrina del Gobierno en total precampaña en Madrid, sino que también obliga a esta formación a reestructurarse prontamente alrededor de una novedosa nueva organización de poder, con Yolanda Díaz como vicepresidenta tercera e Ione Belarra como nueva ministra de Derechos Sociales. Esta dificultad, que no había sido encontrada por el grupo de Iglesias, tendrá por tanto resultados políticos inminentes para el Gobierno pero por encima de todo para la propia campaña electoral de UP, ya que esta formación contaba con que Iglesias continuaría de vicepresidente al menos hasta el 14 de abril.

En este sentido, Pablo Iglesias se ha despedido al expresar que esa era su última intervención en el Senado. Les dio  las gracias a todos en la interpelación sobre dependencia que ha tenido a última hora de la tarde. Para el 13 de abril, martes, está  programada que se celebre una sesión de control en el Senado, pero Iglesias ya no conformará parte del Gobierno. “Señor Iglesias, le deseo lo mejor en su próxima andadura”, le ha correspondido Nerea Ahedo, la senadora del PNV impulsora de la interpelación. En ella, Iglesias le ha dejado el mensaje al PSOE de que debe realizar los compromisos en vivienda firmados: Sostiene  Iglesias que quedan asuntos por cumplir, tienen que cumplir lo que firmaron el presidente y el, en lo que se relaciona a la vivienda. Los dos socios del Gobierno llegaron a un acuerdo el pasado octubre introducir límites de rentas en la futura Ley de Vivienda. Los socialistas están persuadidos en este momento por las bonificaciones a los propietarios que bajen el precio del alquiler.

Entre tanto, Iglesias continua de vicepresidente pero su alocución pública se enfoca en la precampaña de Madrid. Hoy comparecía en el Senado, y las elecciones madrileñas han marcado una sesión que Iglesias y el PP han utilizado como altavoz de las ideas fuerza de sus campañas. Y eso que también queda seis semanas hasta las elecciones. El vicepresidente segundo del Gobierno ha proclamado prematuramente la extinción de Ciudadanos. Se queja que esa fuerza política vaya a desaparecer y que la herencia que vaya a dejar sea sostener al partido político más corrupto de Europa y haberle abierto las puertas de las instituciones a la ultraderecha, le ha respondido al senador de Cs Tomás Marcos en alusión a PP y Vox. Expresa que no le gustan las exageraciones. Tal vez tendrían que haberlo considerado antes de integrar en la plaza de Colón con la derecha y la ultraderecha, ha insistido el vicepresidente entre los aplausos de la bancada del PSOE. Iglesias ha chocado en que ahora la extrema derecha “está devorando” a Cs antes de recordar la moción de censura fracasada en Murcia por tres diputados que acabaron expulsados del partido de Inés Arrimadas, cuando han tratado de rectificar, se ha observado que ustedes son una fuerza política en descomposición llenos de tránsfugas dispuestos a dejarse comprar por los billetes del PP.

El enfrentamiento con el Gobierno por la segregación que, conforme al PP, sufre Madrid tampoco ha faltado. Que es irritante la utilización  oscura que hacen de los fondos europeos. Es bochornoso cómo explotan a las comunidades donde gobiernan, la manía que tienen con Madrid y Ayuso raya lo enfermizo, ha asegurado Paloma Adrados, que fue alcaldesa de Pozuelo y presidió la Asamblea de Madrid. La vicepresidenta Nadia Calviño le ha recordado que Madrid fue la más favorecida, con 3.346 millones, por el fondo de 16.000 millones no reembolsables, es decir, a fondo perdido, que el Gobierno habilitó en verano. Cataluña recibió 3.166 millones, Andalucía 2.199 y la Comunidad Valenciana (1.486). Le parece de aurora boreal que el PP, que es un partido nacional, formule estas pugnas entre territorios. Un poco de mesura, expreso Calviño. El PP igualmente exigió una mayor intervención del Gobierno en la cofinanciación del transporte en Madrid antes de que la presión consiguiera su techo. Fue cuando la ministra de Igualdad, Irene Montero, profetizo el final de Ayuso. La corrupción realizo  que una mayoría parlamentaria les echara del Gobierno de España y su machismo va a realizar que muy rápido se les eche de la Comunidad de Madrid.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here