Isabel Díaz Ayuso, en busca del voto del coronavirus

La líder Isabel Díaz Ayuso del PP y Pedro Sánchez enfoca la campaña en el choque sobre la administración de la pandemia, que será clave para que el 74% de los electores decidan a quién votan

Una mujer se alza la blusa frente a Isabel Díaz Ayuso y deja al descubierto una cicatriz que le recorre el estómago de norte a sur. “¡Cáncer! ¡Y estoy desatendida! ¡15 días en mi casa con covid para que me llamara el médico!”, le grita. Sus quejas resuenan a las puertas del hospital 12 de Octubre. Allí, la presidenta comunica que los 84.000 empleados estatutarios del Servicio Madrileño de Salud cobrarán en mayo el complemento de productividad de 2020 (93 millones de euros). Después se dirige al hospital de La Paz, donde presenta las obras de ampliación. En medio, atiende críticas “¡Sanidad pública!”, “¡Ayuso dimisión!” y muestras de apoyo. Los actos en los dos hospitales y los gritos espontáneos evidencian que las propuestas para la sanidad y la administración de la pandemia serán decisivas para las elecciones del 4-M.

Lo indica el último barómetro del CIS, publicado este lunes: el 74,5% de los encuestados reconocen que la gestión de la crisis del coronavirus impactara mucho o bastante en su voto. Con 14.648 muertes relacionadas a la enfermedad en la región, y 92.540 hospitalizaciones totales, conforme el informe diario del Ministerio de Sanidad, ese dato demoscópico coloca a Díaz Ayuso ante una circunstancia complicada.

En ella tiene una coyuntura de intensificar su estrategia de confrontación con Pedro Sánchez, el presidente del Gobierno, que igualmente prefiere ese campo de lucha quien indico el fin de semana, que Madrid se merece un Gobierno que se tome en serio la emergencia sanitaria. Que ellos han trabajado mientras el Gobierno de Madrid se cruzaba de brazos.

Y aquí, además, tienen los rivales de la presidenta de la Comunidad una palanca para desplazar a los votantes: el CIS refleja que la dirección de la pandemia influirá decisivamente en el voto de jóvenes que no tenían edad para participar en las elecciones de 2019, en el de quienes no fueron a las urnas entonces y en el de los que probablemente apoyarían a Más Madrid y a Unidas Podemos.

Todos los políticos tienen conocimiento. Y, a un mes de las elecciones del 4 de mayo, Díaz Ayuso lo comprime  en todas sus vertientes.

En este sentido, la líder Isabel Díaz Ayuso del PP denuncio el uso escandaloso que están realizando desde La Moncloa de la vacunación, de la pandemia, en un momento como este, lanza este martes, al saber que Sánchez se ha comprometido a que 33 millones de españoles estén vacunados para finales de agosto. Y agrega que observa que el presidente va a estar en la campaña desde La Moncloa, usando todos los medios públicos de todos, todo el tiempo que sea necesario. Va a ser una campaña entre el presidente del Gobierno y el Gobierno de la Comunidad de Madrid. Y Denuncia que algo tan sensible como la pandemia se esté usando como arma electoral y arrojando muertos encima del Gobierno de la Comunidad. En las siguientes semanas se va a estar subordinado a la utilización de La Moncloa contra Madrid.

No obstante, antes y después de la crítica a Sánchez, el Gobierno de Madrid al completo igualmente enfoca la campaña electoral en comentar la administración de Díaz Ayuso. Un día son los aviones que vinieron de China con material sanitario. Otro, los polémicos cribados masivos con las pruebas de antígenos. Los más, la crítica firme a la presunta falta de controles en el aeropuerto de Barajas como causa de los brotes en la región. Y siempre, en cada intervención, el recordatorio de que en Madrid la hostelería ha continuado abierta, proporcionando, de paso, un caladero de votos inédito para el PP.

La finalidad, consideran en la oposición, es sobreponer un recuento de presuntas victorias políticas frente al Gobierno central a la dificulta de que Madrid fuera en 2020 una de las regiones europeas más perjudicadas por el virus.

Por otra parte, para José Manuel Freire, diputado del PSOE y exconsejero de Sanidad del País Vasco expresa , que hacen campaña de un modo impresentable desde el Gobierno [de la Comunidad].Que  la hacen con las infraestructuras de La Paz o del 12 de Octubre, descuidadas antes y que en esta ocasión retoman a un mes de las elecciones; con la paga de productividad [a los sanitarios], que se paga a fin de año y en este momento se adelanta a mayo porque hay elecciones, y en esta ocasión, con la intención de comprar la vacuna Sputnik, que no tiene ni pies ni cabeza, pues no está aprobada, reprocha que son maestros en ocupar lo mediático para Díaz Ayuso, opina. Que todo el mundo habla de la Sputnik y no de las colas en la vacunación, ni de los mayores de 80 años sin vacunar, ejemplifica.  Alardear de los fracasos como si fueran éxitos es Trump puro. Se originan noticias, hoy el Sputnik, ayer La Paz, mañana la confrontación con Sánchez, para tapar la noticia real de una administración desastrosa de la pandemia y de la sanidad.

Escasos temas producen una disputa más encendida entre los votantes: el 36,6% de los encuestados por el CIS apoyan la gestión de Ayuso, frente al 43,3% que la consideran mala o muy mala. Por consiguiente, la campaña electoral de Madrid vuelve una y otra vez a la sanidad, espoleada por las intervenciones de la presidenta, que es quien marca el ritmo.

Ahora bien, la líder Isabel Díaz Ayuso del PP expreso este martes, que no sería ni la primera ni la quinta vez que el Gobierno de Madrid se adelante al de España. Se les ha negado ideas y proyectos, y después se les ha dado la razón, sobre el intento de comprar la vacuna rusa sin que esté aprobada aún por las autoridades europeas y sin contar con las españolas. En paralelo, la presidenta comunica que el lunes se batió el récord de vacunas administradas en la región en un día (40.000 dosis). Y afirmo, igualmente, que el plan tiene capacidad para colocar 100.000 cada jornada, pero recalca en que no llegan.

En la campaña electoral que determinara la presidencia de la Comunidad de Madrid no se habla de educación. Menos aun de reequilibrio territorial. Ni de batallar la desigualdad. La sanidad, la vacunación y el virus son la columna de la batalla partidista en una región rijosamente perjudicada por la pandemia desde febrero de 2020

La Consejería de Sanidad de Madrid acepta números hasta peores que las que da el ministerio para el conjunto de la crisis sanitaria: 103.889 hospitalizados entre centros públicos y privados; 23.284 muertes relacionada al coronavirus, y hasta 643.320 contagios detectados, conforme al balance de este martes.

Por otro lado, Mónica García, la candidata de Más Madrid, expresa que tienen una presidenta nini, que ni salud ni economía, reprocha que tenían que sacrificar la salud para tener una mejor economía, y se encuentran  que no tienen ni salud ni economía.

Como Díaz Ayuso y Sánchez, la candidata de la tercera fuerza en los sondeos igualmente privilegia la discusión sobre la administración de la pandemia en su estrategia. Es sanitaria, y se dejó  conocer, justamente, por sus críticas a la planificación regional.

Acontece en Madrid. Hay elecciones. Al debate público no ha propagado ni una sola propuesta para la región. En la campaña todo gira entorno de solo tema: el virus.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here