Jordi Sànchez ha acusado a Junqueras de ceder a las “presiones” del Estado

Ha cuestionado la vía unilateral la carta de Oriol Junqueras, una antesala de la distensión entre el Govern de la Generalitat y el Gobierno que se ha escenificado en el acto de Foment del Treball que se ha hecho este lunes, el día de ayer ha abierto la primera brecha entre los dos socios del Ejecutivo catalán con Pere Aragonès estando al frente. El secretario general de Junts per Catalunya, Jordi Sànchez, ha replicado a la misiva del dirigente de Esquerra Republicana y ha interpretado sus palabras como “una tutela” hacia el presidente de la Generalitat, estando a la par que ha dejado en claro que el momento en el cual se han hecho públicas no ha sido una cosa de azar.

Sànchez, que tiene una carta de respuesta en el diario Ara , ha recalcado que “no es bueno para la institución de la Generalitat que un exvicepresidente quiera tutelar al actual presidente”. “Como en el cine mudo, Aragonès se movió delante de la pantalla dejando que otros pongan la letra”, ha subrayado en otro punto haciendo alusión a las palabras del líder de ERC, que en JxCat se han conocido por los medios.

Este hecho del cual se han referido a la carta del presidente de los republicanos como “tutela” no es baladí. En las negociaciones que se han hecho para el acuerdo de Govern desde Esquerra se ha aducido que el papel que ha querido conferir Junts al Consell per la República en la dirección y coordinación estratégica del procés ha supuesto una “tutela” para el futuro president. Cabe resaltar, que Aragonès, en su investidura fallida que ha tenido en marzo, no ha dudado en rechazar intento alguno de haber sido tutelado.

Sin embargo, Sànchez ha ido más allá y ha deslizado de una manera sutil que los republicanos se encuentran cediendo a la “presión” del Estado. “La presión para salir de la cárcel es grande. Sé de lo que hablo”, ha aseverado el dirigente de Junts, que ha sido el primero en haber entrado en prisión junto a Jordi Cuixart el 16 de octubre del 2017. Continuando esa línea, ha reprochado a los republicanos “giros de guion” y que “no hayan sabido aguantar la presión del Estado”, como de igual  forma ha reclamado n su texto que no queden “atrapados” en el “imaginario de que solo cuando el 100% de la población crea legítimo el ejercicio de autodeterminación”, este se va a poder dar.

En un sentido que es parecido, Albert Batet, presidente de JxCat en el Parlament, ha asegurado que van a manifestar “su sorpresa” por lo cual ha dicho Junqueras en los mecanismos de coordinación que se han pactado con ERC en el acuerdo de gobierno que se ha tenido en el mes pasado. “Nos sorprende la falta de coherencia en algunas declaraciones que ponen en duda la estrategia acorada”, ha afirmado Batet.

En una rueda de prensa, el presidente del grupo parlamentario, sin embargo, se ha mostrado “convencido” de que Aragonès no va aceptar “tutelas” que “pongan en duda” lo que se pactó entre los dos partidos que son independentistas.

Han indicado desde JxCat, en las horas recientes que este hecho de comenzar a recorrer el camino de la negociación con la administración del Estado no tiene porque suponer en ningún caso la renuncia para otras estrategias. “La apuesta por la negociación y el acuerdo no tiene por qué comportar la renuncia a otras vías democráticas y pacíficas”, ha indicado Sànchez. “El pacto era muy claro cuando se decía que todas las estrategias eran compatibles, el preparémonos para el embate democrático y la negociación”, fue lo que dijo un poco antes Batet, de haber comparecido en compañía de los dos portavoces de Junts en la Cámara catalana, Mònica Sales y Josep Rius.

Con esto, el secretario general de JxCat tiene la creencia de que el 1-O, un acto unilateral reivindico por los suyos, “se concibió más para forzar al gobierno español a abrir una vía de diálogo” y ha logrado una consulta que se acordó que para “proclamar efectivamente la independencia”.

Sin embargo, no solamente en Junts han caído como un jarro de agua fría las palabras de Junqueras. La diputada de la CUP en el Parlament Laia Estrada las ha tachado de “error garrafal” por haber desestimado la vía unilateral, y ha advertido en declaraciones a Catalunya Ràdio que si llego el caso, con el diálogo en vía muerta y una dinámica como la que ha tenido la legislatura anterior, no existe confrontación, su grupo no va a darle más apoyo al Ejecutivo catalán.

Para los anticapitalistas, el diálogo y la negociación en el marco de la Constitución es equivalente  “a abrir una cerradura con la llave equivocada”. “No tiene sentido, ni más recorrido que el gesto de intentar abrirse”, fue aseverado por Estrada, quien cree que el Gobierno va a tratar de cerrar la lucha independentista con los indultos.

Jordi Sànchez ha acusado a Junqueras de ceder a las “presiones” del Estado

 

Ha cuestionado la vía unilateral la carta de Oriol Junqueras, una antesala de la distensión entre el Govern de la Generalitat y el Gobierno que se ha escenificado en el acto de Foment del Treball que se ha hecho este lunes, el día de ayer ha abierto la primera brecha entre los dos socios del Ejecutivo catalán con Pere Aragonès estando al frente. El secretario general de Junts per Catalunya, Jordi Sànchez, ha replicado a la misiva del dirigente de Esquerra Republicana y ha interpretado sus palabras como “una tutela” hacia el presidente de la Generalitat, estando a la par que ha dejado en claro que el momento en el cual se han hecho públicas no ha sido una cosa de azar.

Sànchez, que tiene una carta de respuesta en el diario Ara , ha recalcado que “no es bueno para la institución de la Generalitat que un exvicepresidente quiera tutelar al actual presidente”. “Como en el cine mudo, Aragonès se movió delante de la pantalla dejando que otros pongan la letra”, ha subrayado en otro punto haciendo alusión a las palabras del líder de ERC, que en JxCat se han conocido por los medios.

Este hecho del cual se han referido a la carta del presidente de los republicanos como “tutela” no es baladí. En las negociaciones que se han hecho para el acuerdo de Govern desde Esquerra se ha aducido que el papel que ha querido conferir Junts al Consell per la República en la dirección y coordinación estratégica del procés ha supuesto una “tutela” para el futuro president. Cabe resaltar, que Aragonès, en su investidura fallida que ha tenido en marzo, no ha dudado en rechazar intento alguno de haber sido tutelado.

Sin embargo, Sànchez ha ido más allá y ha deslizado de una manera sutil que los republicanos se encuentran cediendo a la “presión” del Estado. “La presión para salir de la cárcel es grande. Sé de lo que hablo”, ha aseverado el dirigente de Junts, que ha sido el primero en haber entrado en prisión junto a Jordi Cuixart el 16 de octubre del 2017. Continuando esa línea, ha reprochado a los republicanos “giros de guion” y que “no hayan sabido aguantar la presión del Estado”, como de igual  forma ha reclamado n su texto que no queden “atrapados” en el “imaginario de que solo cuando el 100% de la población crea legítimo el ejercicio de autodeterminación”, este se va a poder dar.

En un sentido que es parecido, Albert Batet, presidente de JxCat en el Parlament, ha asegurado que van a manifestar “su sorpresa” por lo cual ha dicho Junqueras en los mecanismos de coordinación que se han pactado con ERC en el acuerdo de gobierno que se ha tenido en el mes pasado. “Nos sorprende la falta de coherencia en algunas declaraciones que ponen en duda la estrategia acorada”, ha afirmado Batet.

En una rueda de prensa, el presidente del grupo parlamentario, sin embargo, se ha mostrado “convencido” de que Aragonès no va aceptar “tutelas” que “pongan en duda” lo que se pactó entre los dos partidos que son independentistas.

Han indicado desde JxCat, en las horas recientes que este hecho de comenzar a recorrer el camino de la negociación con la administración del Estado no tiene porque suponer en ningún caso la renuncia para otras estrategias. “La apuesta por la negociación y el acuerdo no tiene por qué comportar la renuncia a otras vías democráticas y pacíficas”, ha indicado Sànchez. “El pacto era muy claro cuando se decía que todas las estrategias eran compatibles, el preparémonos para el embate democrático y la negociación”, fue lo que dijo un poco antes Batet, de haber comparecido en compañía de los dos portavoces de Junts en la Cámara catalana, Mònica Sales y Josep Rius.

Con esto, el secretario general de JxCat tiene la creencia de que el 1-O, un acto unilateral reivindico por los suyos, “se concibió más para forzar al gobierno español a abrir una vía de diálogo” y ha logrado una consulta que se acordó que para “proclamar efectivamente la independencia”.

Sin embargo, no solamente en Junts han caído como un jarro de agua fría las palabras de Junqueras. La diputada de la CUP en el Parlament Laia Estrada las ha tachado de “error garrafal” por haber desestimado la vía unilateral, y ha advertido en declaraciones a Catalunya Ràdio que si llego el caso, con el diálogo en vía muerta y una dinámica como la que ha tenido la legislatura anterior, no existe confrontación, su grupo no va a darle más apoyo al Ejecutivo catalán.

Para los anticapitalistas, el diálogo y la negociación en el marco de la Constitución es equivalente  “a abrir una cerradura con la llave equivocada”. “No tiene sentido, ni más recorrido que el gesto de intentar abrirse”, fue aseverado por Estrada, quien cree que el Gobierno va a tratar de cerrar la lucha independentista con los indultos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here