La ejecutiva del PSOE examinara la debacle del 4-M con la mirada puesta en Andalucía

Ferraz acelera la convocatoria de las primarias en su mayor federación, que será el 13 de junio, en plenitud de la crisis por el hundimiento electoral en Madrid.

Ferraz acelera la convocatoria de las primarias en su mayor federación, que será el 13 de junio, en plenitud de la crisis por el hundimiento electoral en Madrid.

La ejecutiva federal del PSOE examinan esta tarde los dos frentes, a cual más complicado, que se le han abierto a Pedro Sánchez en los últimos tres días. Y son ni más ni menos que en Andalucía, la principal federación del partido, y la siempre indómita federación de Madrid, en llamas por el percance del 4-M. El medio centenar de miembros del plenario de la dirección han sido llamados de manera presencial y telemática a una reunión en la que suponen no realizaran críticas de calado a la planificación ejecutada en Madrid. Más que nada porque el presidente del Gobierno y secretario general de los socialistas se involucró personalmente en la confección de la lista liderada por Ángel Gabilondo. No obstante, la reunión ha despegado con la renuncia de José Manuel Franco, el secretario general del PSOE de Madrid, sobre la mesa.

La Moncloa se hizo cargo de la estrategia de campaña, censurada en las filas socialistas por haberse afanado a desarrollarse, con un discurso moderado, a costa del caladero de 630.000 votantes de Ciudadanos. Cuando se noto que era una misión imposible, Gabilondo giro hacia la izquierda y se comenzó con un pacto con Pablo Iglesias luego de un mes cerrándose a esa opción. El giro concluyo con frustrar a los votantes tradicionales del PSOE, donde tampoco penetro el discurso de no disminuir los impuestos, idéntico al del PP. El caso es que, dos días después de las elecciones, nadie ha renunciado por el fiasco electoral. Gabilondo no ha doblegado por el momento a las presiones para que renuncie al acta de diputado en la Asamblea, que se constituye el 8 de junio. Tampoco ha habido cambios orgánicos, aun cuando miembros prominentes de la lista son seguidores de que una gestora dirija la federación de Madrid hasta el congreso regional establecido para noviembre. La ejecutiva que los socialistas madrileños celebraron el miércoles encrespó todavía más los ánimos. En ella dos alcaldes solicitaron la renuncia en bloque de la dirección y un congreso extraordinario.

En este sentido Ferraz aceptara la tarde de este jueves el proceso de primarias en Andalucía. El apoyo a lo que exprese Sánchez será total: todos los miembros de la ejecutiva salvo el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, y Patxi López, candidato en las primarias de 2017, respaldaran entonces al líder del PSOE. El propósito era convocar las primarias el lunes que viene, el día que se reúne por costumbre la ejecutiva, pero la iniciativa de Susana Díaz de convocar este miércoles a la dirección del PSOE andaluz adelanto los plazos. La votación que resolverá de una vez por todas las cuentas pendientes entre Sánchez y la expresidenta de la Junta será el 13 de junio. Esa era la fecha que sugería la federación andaluza. La campaña comunicativa se fomentara entre el 30 de mayo y el 12 de junio. Nadie duda que será muy tensa.

El triunfo de Sánchez en las primarias de mayo de 2017, en las que fue elegido por más de la mitad de los militantes que intervinieron en el proceso frente a Díaz, que partía como favorita, no terminó de cerrar una crisis que llevó al PSOE al límite. A continuación el presidente del Gobierno y la expresidenta de Andalucía han intentado algunos acercamientos. Incluso se habló de reconciliación. Cuatro años en los que las heridas, pese a los intentos de ambos bandos, no han sanado. Y los pocos puentes que se habían restaurado ya no existen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here