Sánchez ha bloqueado iniciativas para que se evalue su gestión de la pandemia, la vacunación y la sanidad

El Gobierno va a mantener bloqueadas hasta tres iniciativas parlamentarias y ministeriales que, desde una óptica u otra, están intentando evaluar su gestión de la pandemia. Las decisiones políticas que fueron tomadas en plena ola, el proceso de vacunación y la situación del sistema nacional de salud son los tres aspectos que el Ejecutivo ha comprometido a estudiar con Congreso, Senado y comunidades autónomas, y que meses más tarde van a permanecer en el limbo. La oposición ha hablado de reticencias socialistas frente a la posibilidad de que los trapos sucios afloren, en tanto que el PSOE lo ha achacado a la falta de tiempo y el exceso de trabajo.

 

Lo realidad es que el presidente, Pedro Sánchez, se ha comprometido a hacer la evaluación de gestión del Covid hace prácticamente un año. Ha sido en el mes de junio de 2020, en el momento en el que ha anunciado en el Congreso la creación de una comisión mixta con el Senado para que sea estudiada la gestión de la pandemia y la situación de la sanidad pública.

 

Esta «Comisión Mixta Especial de evaluación de la crisis sanitaria de la COVID-19» se ha aprobado en el pleno del Senado en el mes de noviembre del año que paso junto a la iniciativa del PSOE, cuyos senadores han firmado la propuesta de creación. El balance es prácticamente 12 meses más tarde del primer anuncio de Sánchez, no obstante, es que el PSOE trata que en este mismo foro el papel que han tenido comunidades autónomas y ayuntamientos, y sea ampliado el campo de estudio no solamente a la pandemia, sino que de igual forma a la recepción de los fondos europeos, lo cual va a diluir el objeto inicial de la comisión.

 

De hecho, seis meses más tarde de haberse aprobado su creación, aún no se constituyó y, por lo que, no ha comenzado sus trabajos. Como no se reunió ni una vez, no se ha determinado quién la va a presidir y ni cuál va a ser su sede, el Congreso o el Senado, depende de que vaya a ser un diputado o senador.

 

Investigación sobre las vacunas

Entre esas iniciativas, Más País y Compromís ‘persiguen’ estos días al PSOE en el Congreso para que vaya a poner en marcha la comisión de investigación del proceso de vacunación que la Cámara baja ha acordado que se creara el pasado mes de marzo. En los finales de junio se está esperando que el Consejo Interterritorial de Sanidad vaya a dar aprobación a los términos en los cuales se va a evaluar la gestión de la pandemia, siete meses más  tarde que lo hubiese reclamado un grupo de expertos independientes.

 

Por el retraso, han asumido ya que en su lugar va a servir para que se asegure que vamos a estar preparados para futuras pandemias, y no para «investigar las irregularidades, los fallos y los retrasos en la gestión de las vacunas y el plan», como se ha planteado en principio. Han querido que se ponga negro sobre blanco «el tráfico de influencias» que ha llevado en los primeros meses a que responsables políticos y militares se vacunaran previamente a su tiempo correspondiente, «los fallos de mecanismos de control» para que no hubiese sucedido algo de esta manera y, en términos más generales, «fallos y retrasos» en la distribución de dosis o en el material que se necesite, como las jeringuillas que en un principio no han podido aprovechar una dosis adicional por vial.

 

El PP de igual forma ha apoyado esta comisión de investigación y en particular queriendo abundar en la vacunación de policías nacionales y guardias civiles en Cataluña, que ha sido asumido por el Gobierno central tiempo más tarde de que la Generalitat los hubiese dejado rezagados con respecto a los Mossos.

 

El Pleno del Congreso ha acordado que se creara en el mes de marzo de este año, sin embargo el PSOE continúa teniendo la llave para que aún no se haya echado a andar. «Cuando es una comisión que al Gobierno no le va muy bien, suelen tardar en activarla, ya lo hemos pedido varias veces», han dicho desde uno de los partidos promotores, que en esta semana ha vuelto a intentarlo con el portavoz adjunto del PSOE, Rafael Simancas. Al igual que siempre, la respuesta, ha vuelto a ser que «ya», sin que por ahora se vaya a conocer el momento en el que va a echar a andar para que se acuerde su composición y los grupos vayan a proponer a quienes van a querer llamar a comparecer.

 

Por otro lado, el PSOE ha explicado que el retraso que ha acarreado la comisión mixta pero ante todo la de investigación es debido, no a la falta de voluntad, pero si de tiempo. «Es una cuestión de volumen«, han dicho desde el grupo socialista. «Ahora mismo acabamos de cerrar [la comisión de investigación del accidente de] Spanair, estamos con Kitchen….», han aducido.

 

El PSOE ha asegurado que se encuentra en «negociaciones» con los diputados promotores -lo que quiere decir, Más País, Compromís y Nueva Canarias- para que sean fijados los términos, sin embargo ha sido desde este mismo grupo de donde han salido las quejas por las largas que, justamente hace unos días, les ha vuelto a dar Simancas, siempre conforme a su versión.

 

Auditoría externa

No solamente han sido los diputados y senadores los que han esperado que el Gobierno dé el paso de que se ponga en marcha comisiones que van a evaluar su gestión en la pandemia. El Ministerio de Sanidad postergó en más de siete meses la «evaluación» de la pandemia que se ha  comprometido a que  se haga el exministro Salvador Illa en octubre de 2020.

 

Una investigación interna y con participación de las comunidades ha sido la respuesta que ha dado en ese momento el Ministerio a la reclamación que un grupo de epidemiólogos españoles han hecho desde la revista The Lancet, para que se exija una auditoría independiente de las decisiones sobre la pandemia.

 

El Gobierno no ha querido llegar a tanto y, por ahora, nada ha llegado. En el mes de octubre, Illa ha comunicado a las comunidades que Sanidad iba a empezar a preparar un borrador para que se determine cómo y quiénes van a ser los encargados de que se haga esta evaluación. El diseño del plan se retrasó mes tras mes y no se va aprobar hasta el 30 de junio, en tanto se va a celebrar el primer Consejo Interterritorial de Sanidad ordinario desde que ha comenzado la pandemia y en cuyo orden del día se incluyó para que se marque una ocasión especial. Para ese día no va a haber todavía conclusiones, sino el punto de partida de un trabajo que todavía va a tardar tiempo en completarse.

 

El catedrático de Salud Pública de la Universidad Miguel Hernández de Alicante, Ildefonso Hernández, es uno de los expertos que en su momento se reunieron con Illa para que se solicite esta evaluación, que en tanto ha pasado el tiempo ya no tiene la creencia de que vaya a ser de la gestión de la pandemia. Para esto ya es tarde. En vez de esto, tiene la creencia que se iba a conocer en un intento de que se prepare la vigilancia epidemiológica de cara al futuro.

 

En su juicio, el Gobierno finalmente «descartó» que se haga una evaluación rápida de lo que se estuvo realizando en plena segunda ola. Ha dejado pasar los meses, la necesidad de que se mire a lo inmediato que han reclamado a los expertos en The Lancet, dio paso a otra cosa, que para Hernández es de igual  forma válida, pese a que ya no vaya a poder de forma eventual censurar la acción del Gobierno en relación con la Covid.

 

«Sí puede servir para abordar el futuro de la pandemia», ha dicho al respecto del tipo de evaluación en la cual de forma previsiblemente va a quedar convertida la auditoría se ha pedido en octubre. «Que sirva para tomar decisiones de infraestructura institucional, del Centro Nacional de Salud Pública, con las comunidades, la UE y la OMS. Yo lo que trataría es garantizar la seguridad sanitaria del siglo XXI», ha dicho al respecto del documento en el cual previsiblemente va a desembocar lo que sería un examen de la gestión de la pandemia.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here