«Sería una desgracia», «uno de los mayores errores de la democracia…»: los indultos han reabierto las tensiones en el PSOE

La posibilidad de que el Gobierno vaya a conceder el indulto a los líderes del procés independentista reabrió tensiones viejas en el seno del PSOE. Desde este lunes el presidente Sánchez y sus ministros tienen abriendo la puerta con claridad a la concesión de la medida de gracia -a pesar de los informes contrarios del Supremo y la Fiscalía–, y las voces críticas se multiplicaron en las recientes horas.

De los dos expresidentes socialistas, se tiene uno que esta a favor y uno en contra. Este miércoles, en una entrevista en Antena 3, Felipe González ha dicho que es contrario a que se conceda dl perdón «en estas condiciones». Zapatero, en cambio, se ha mostrado en este jueves a favor debido a la decisión podría, a su juicio,  «ayudar de manera significativa» a que «las cosas estén mejor» entre Cataluña y el resto de España.

Zapatero ha argumentado que el indulto puede funcionar para que «el independentismo pierda fuerza y el diálogo se recupere», ha agregado que de igual forma han sido «difíciles» decisiones como la ley del matrimonio entre las personas del mismo género o la negociación con ETA, y ha reclamado apoyo de todo el PSOE a la decisión de Sánchez: «A mí los compañeros me apoyaron en momentos difíciles», ha subrayado.

 

No obstante, su llamamiento, no ha frenado las críticas de varios barones socialistas, que han temido el pago de la factura de los indultos en el momento  en que se enfrenten a las urnas en las próximas elecciones autonómicas. El presidente castellanomanchego, Emiliano García-Page, por ejemplo, se cuestionado «en qué posición queda el que toma la decisión» de indultar a quien promete «reincidir».

 

García-Page ha agregado que los indultos van a ser «uno de los grandes errores de la democracia» y una «enorme desgracia». En una línea igual se ha expresado, ya el miércoles pasado, el extremeño Guillermo Fernández Vara, para el que es «evidente» que el indulto no tendría que ser producido. Vara y Page han sido los dos presidentes socialistas que se encuentran gobernando con mayoría absoluta.

 

El Gobierno y la dirección del PSOE insisten

No obstante, el Gobierno, ha mantenido la puerta abierta a la medida de gracia. La portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, ha sostenido que es el instante de «pasar página» en lo referente con Cataluña y que si esta situación es mala, es culpa de Rajoy, bajo su Gobierno se ha producido la votación ilegal del 1 de octubre de 2017, se ha proclamado la independencia y ha huido a Bélgica el expresident Puigdemont.

 

El ministro Ábalos, que es también secretario de Organización del PSOE, ha apuntado por su lado que los informes del Supremo y la Fiscalía «no condicionan la potestad» del Ejecutivo para que se concedan los indultos, indicó que llegó «el momento de encarar problemas con audacia y valor» y ha dicho, preguntado por las voces críticas de varios socialistas, que «hace falta explicar las cosas».

 

El siguiente paso para que se concedan los indultos ha sido que el Ministerio de Justicia vaya a elevar una propuesta al Consejo de Ministros. El titular de esta cartera, Juan Carlos Campo, ha indicado este jueves que el indulto «no nos tiene que asustar» y que se tiene que hacer «menos ruido» con este tema. Su colega Isabel Celaá ha indicado por su lado que los indultos van a ser la manera de «evitar la ruptura» de Cataluña.

 

El más contundente ha sido el alcalde de Valladolid y portavoz de la Ejecutiva federal del PSOE, Óscar Puente, que ha calificado el indulto de «conveniente, oportuno y necesario» para «reconstruir la convivencia» con «luces largas». «La decisión no se tiene que tomar en base a encuestas, sino en base a convicciones», ha dicho por su lado el líder del PSC en el Parlament de Catalunya, Salvador Illa.

 

Inclusive el director del gabinete de la Presidencia del Gobierno, Iván Redondo, se ha sumado al coro de voces en favor de la medida de gracia, al asegurarse, en una comparecencia en el Congreso que «a veces no hay una solución fácil» sin embargo que «siempre hay un camino en la vida», y que «para arreglar lo que ha pasado en la última década» en referencia con Cataluña «se necesitará un liderazgo valiente».

 

El PP ha pedido un pleno monográfico

En cambio, la oposición, ha insistido en que se cargue en contra del Ejecutivo por dar apertura a la puerta al indulto. El líder del PP, Pablo Casado, ha indicado que lo que se dijo por el presidente Sánchez es «gravísimo» y que que va a estar cruzando una «línea roja» y concediéndose un «autoindulto» si llega a otorgar el perdón a los líderes del procés después el «varapalo» que, a su juicio, supuao el informe contrario del Tribunal Supremo.

 

Por esto, Casado ha solicitado un pleno monográfico en el Congreso para que Sánchez explicara si va aprobar la medida, en la cual los populares ven un intento del presidente de «seguir en el poder». «No permitiremos este atropello a la Constitución, la Justicia y la Nación», ha dicho el líder del PP, que de igual forma va a presentar mociones de esta materia para que se fuercen votaciones en todos los ayuntamientos.

 

La portavoz parlamentaria de Vox, Macarena Olona, ha dicho por su lado que Vox va a recurrir al hipotético indulto frente al Supremo y va a presentar una querella criminal contra todos los ministros «para que se depuren» probables «responsabilidades por vía penal». Cs, finalmente, ha instado a los barones socialistas a que vayan a ser «valientes» y den la batalla en contra de los indultos en el seno del PSOE.

 

Viejas tensiones en el PSOE

Siempre ha sido un tema espinoso en el PSOE, la relación con los independentistas. Después de las elecciones generales de 2015, por ejemplo, el Comité Federal socialista ha aprobado una resolución en la que se han rechazado las negociaciones y pactos con formaciones que van a apoyar la independencia de Cataluña.

 

Entre los argumentos de Sánchez para que se rechazaran en el pasado pactos con Podemos, ha estado de igual forma la posición de los morados de la cuestión catalana, y el propio presidente ha prometido, en el año 2019, que «el acatamiento de la sentencia implica su cumplimiento», debido a que «nadie está por encima de la ley». Ese cumplimiento, a juicio de la actual vicepresidenta Carmen Calvo, tenía que «ser íntegro».

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here