Simpatizantes de Vox y agentes han resultado heridos

Los independentistas  en Vic agreden a Garriga y  Smith, que tienen que salir custodiados por agentes de la Policía Nacional, este sábado, en Vic (Barcelona), al poco de acabar un acto político enmarcado en las elecciones autonómicas del próximo 14-F.

Lanzaron  una variedad de objetos contra los vehículos de la comitiva, que acabaron notablemente dañados. Smith y Garriga, así como el resto de miembros de Vox que organizaron este acto, teniendo que salir a toda prisa de la localidad y mientras se encontraban custodiados para eludir ser embestidos por una multitud  de independentistas que, convocados para impedir el acto político de Vox, lanzaron huevos y naranjas mientras los dirigentes del partido de Santiago Abascal, atendían a los medios de comunicación en la plaza Mayor de la localidad.

El cuerpo policial encargado del orden público en las calles de Cataluña, informó de que varios de sus agentes resultaron heridos de levedad. No se llevaron a cabo detenciones pero sí se abrieron diligencias policiales.

Dos simpatizantes de Vox sufrieron agresiones físicas, conforme señalaron fuentes del partido. Garriga denunció lo sucedido en Twitter y lo ha tachado de ataque. El candidato a la Generalitat, lamentó que el resto de partidos no se sumen a un manifiesto promovido por Vox que condena la violencia. Estos hechos son los más graves que se han producido en lo que va de campaña electoral del 14-F. Lo sucedido en Vic, oscurece la jornada de este sábado, que había transcurrido por el típico cruce de declaraciones a estas alturas de campaña. Los líderes de los partidos nacionales (excepto Pablo Casado), se volcaron en el ecuador de la campaña. La sombra de un nuevo tripartito, mostrarse como el único que puede evitarlo y la tarea de rapiñar gran parte del voto que en 2017 agrupó Inés Arrimadas fueron los ejes principales del día.

Las estrategias del PSOE y de Podemos

Son socios en el Gobierno, pero para el ayuntamiento de Barcelona  Las estrategias del PSOE y de Podemos son diferentes, cada uno aspira triunfar en campaña electoral,  ya que son rivales, actores políticos que aspiran y cargos electorales comunes, los dos contemplan serlo en la Generalitat.

Sánchez e Iglesias, actuaron ayer con la idea de que sus partidos en Cataluña, se necesitarán si la aritmética les permite gobernar. Pero, cuando  nos aproximamos al domingo 14, se distancian para pedir el voto de los electores de izquierdas y el de los que quieren un Govern diferente al que se tiene actualmente.

El PSOE y Podemos centran su estrategia en lograr una aritmética que impida un nuevo gobierno de ERC y Junts. Por su parte, Iglesias se presenta en apoyo de Jéssica Albiach, y de igual forma contando el respaldo de Ada Colau, alcaldesa de Barcelona.

Pablo iglesias, fundamenta su discurso en defender un cambio de paradigma, en el que la solidez electoral sea garantía para impulsar un gobierno de izquierdas como única alternativa al actual. Es decir, un nuevo tripartito. Un ejecutivo autonómico con el aval del Gobierno y escudo social.

Por su parte, Sánchez pretendía cerrar la campaña, apelando al votante que puede sentirse más próximo al PSOE que al PSC y que se identifica plenamente con la izquierda. Somos la izquierda en Cataluña y somos la izquierda en España, señaló el secretario general del PSOE. Y añadió: Todos los votos de izquierda deben concentrarse en una papeleta, dijo, que debe ser, en su opinión, la de Illa.

Todos contra un  nuevo tripartito catalán

En un grupo de  todos contra el tripartito, Laura Borràs (Junts), Carlos Carrizosa (Cs) y Alejandro Fernández (PP), solicitaron  el voto en sus actos para defender que cuanto más fuerte electoralmente sean sus partidos en el próximo Parlamento de Cataluña, menos opciones existen de reeditarse un tercer tripartito. Además de unir el voto de la izquierda y pedir prestado al supuesto votante de Cs para que acuda en brazos del PSC.

Por otro propósito recurrente ayer fue la lucha que mantuvieron los dirigentes de Cs, PP y Junts por erigirse en los únicos capaces de evitar un nuevo tripartito catalán.

Borras, exigió para su organización una victoria clara en las urnas el próximo 14-F, para impedir, así, que ERC, con quien gobierna actualmente, acabe pactando con PSC y comunes.  Junts, es el único voto que permite garantizar que en la Generalitat, por lo que no va a haber tripartito. Somos un voto útil para frenar el tripartito: por lo que no se puede ser socio en Madrid y hacer ver que en Cataluña te peleas con su sucursal, señaló en un mitin desde San Cugat del Vallés (Barcelona).

Por su parte Fernández (PP), sostiene que ese posible tripartito es una alianza de la supervivencia para el presidente del Gobierno y añadió,  no hay cambio que valga en el que el PSC tenga la llave, porque siempre que la ha tenido ha pactado con ERC. Y Carrizosa, señaló que hay que recordar los dos tripartitos y reclamó el voto para Cs.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here