Darias ha accedido a que los menores de 60 que ya se encuentran vacunados con una dosis puedan elegir entre AstraZeneca y Pfizer para la segunda

Las personas que son menores de 60 años que recibieran una dosis de AstraZeneca, van a poder elegir finalmente de qué marca van a querer recibir su segunda dosis: si de Pfizer como ha acordado en este martes la Comisión de Salud Pública, o de AstraZeneca, debido que de igual forma se les va a dar esta posibilidad, siempre que firmen un consentimiento informado.

La posibilidad de que pudiese ser recibida una segunda dosis de AstraZeneca de manera voluntaria no ha terminado de decidirse en la Comisión de Salud Pública, que ha sido aprobado este martes que se combinen estas dos vacunas en el caso de los trabajadores esenciales que ya recibieron una dosis de la vacuna de Oxford. La decisión final llegó este miércoles, en el Consejo Interterritorial, que dio ha aprobado para que quienes no vayan a querer ponerse la segunda dosis de Pfizer se inoculen AstraZeneca, firmando un consentimiento informado cuyos términos tiene que ser propuesto próximamente por el Comité de Bioética.

«Se planteó la posibilidad de que aquellas personas que, por razones que estimen oportuno no decidieran ponerse Pfizer, dadas las circunstancias extraordinarias, deberán ponerse AstraZéneca con consentimiento informado», explicó Carolina Darias. La ministra de Sanidad que se ha mantenido como partidaria del frágil acuerdo que se alcanzó en este martes la Comisión de Salud Pública, que va a consistir en que la segunda dosis para los menores de 60 años con una dosis de AstraZeneca no sea de esta misma marca, sino de Pfizer.

De hecho, Darias quiso dejar claro que no se está tratando de que los cerca de dos millones que forman parte del colectivo de menores de 60 años, que ya se encuentran vacunados con una dosis de AstraZeneca vayan a elegir: «No es una cuestión de elección. La decisión de la Comisión [de Salud Pública] es pinchar Pfizer, y se pincharía AstraZeneca en las persona que no lo deseasen», ha afirmado. Sin embargo, y en la práctica, las personas de este grupo sí van a poder optar libremente por una u otra vacuna.

Tal como ya ha ocurrido en este martes, Darias no indicó una fecha partiendo de la que los menores de 60 años que tienen una dosis de AstraZeneca van a empezar a recibir la segunda, sin embargo, indicó que no será ampliado el intervalo -ya extendido- de 16 semanas entre la primera y la segunda dosis. En la reciente actualización de la estrategia de vacunación, se ha fijado el 31 de mayo como una fecha límite para comenzar con la puesta de las segundas.

La posibilidad de que no se mezclen vacunas y se prosiga con AstraZeneca es la concesión que Darias terminó haciendo frente a las comunidades autónomas, que se mostraron especialmente críticas con el Ministerio por cómo gestionó la suspensión de la vacunación de los menores de 60 años con AAstraZenea partiendo de los escasos pero graves casos de trombos que se han asociado especialmente a la población más joven.

En la rueda de prensa, Darias ha exigado que se explique la razón desde el comienzo defendió que se administrara Pfizer como segunda dosis, pero sí ha admitido que «es una de las decisiones más difíciles» que se tuvieron que abordar, y ha añadido que la combinación de vacunas «es una buena decisión»: «Podemos garantizar la seguridad y la decisión que ayer avaló la Comisión de Salud Pública», ha enfatizado.

No obstante, existen muchas comunidades -a pesar de que no la mayoría- que no piensan de esta manera y que desde el mes que pasó han estado reclamando que se retome la vacunación de los menores de 60 años con otra dosis de AstraZeneca. Varias de estas han planteado hacerlo, por lo menos, a las personas de entre 40 y 60 años, como en dos oportunidades han propuesto los expertos de la Ponencia de Vacunas, a los cuales por vez primera Darias ha desoído.

Ya en el mes de abril, gobiernos regionales de todo signo político han rechazado sin éxito de que se amplíe el intervalo entre las dos dosis, para que se de tiempo a tener el ensayo clínico que este martes ha avalado que poner Pfizer es seguro y eficaz. A lo que las comunidades han abogado por administrar la segunda dosis de AstraZeneca.

Este martes, hasta siete autonomías se han opuesto a la propuesta de Sanidad de inyectar Pfizer a los menores de 60 años que vayan a tener una primera dosis de AstraZeneca. Varias de estas –Madrid, Andalucía, Castilla y León y Murcia- han estado elevando este miércoles la cuestión al Consejo Interterritorial, del que salió la decisión de que quienes quieran se inoculen una segunda dosis de AstraZeneca en vez de Pfizer, una cosa que en principio no se ha tenido previsto que se cerrara aún.

El consejero madrileño de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, fue uno de los que lo pidió con más vehemencia en el Consejo. De igual forma, solicitó que el Ministerio vaya a trasladar a las comunidades «por escrito» el «motivo técnico de su postura» de que la segunda dosis pueda ser de Pfizer, inclusive en contra del criterio de la Ponencia de Vacunas.

Por su lado, el consejero murciano, Juan José Pedreño, manifestó la «falta de criterio y claridad» de parte de Ministerio de Sanidad, que dijo que desembocó en «incertidumbre y confusión» sobre la vacuna de AstraZeneca.

Vacunación de menores

Por otra parte, y preguntada por si se planteó la vacunación de los menores de 12 a 16 años previamente de que empiece el curso que viene, la ministra Darias respondió que previamente habrá que conocerse la decisión de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) al respecto de la petición hecha por Pfizer al respecto. La farmacéutica presentó los datos de un estudio clínico en el cual participan adolescentes y el organismo se halla haciendo evaluación de esta información.

 

En el caso de que la EMA brinde su aprobación, el asunto va a ser abordado en el Consejo Interterritorial de Sanidad para que se determine si se incluirá a ese grupo de población en la estrategia de vacunación. En caso afirmativo, puede que se de la posibilidad de que los chavales comiencen sus clases ya habiendo recibido el suero. “Recibimos con los brazos abiertos esa posibilidad. Sería un avance muy importante”, fue agregado por la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here