EEUU ha investigado problemas cardiacos en varios jóvenes vacunados

(FILES) In this file photo Audrey Vakker, 14, looks on as she get a Covid-19 vaccination at the Fairfax Government Center vaccination clinic in Fairfax, Virginia on May 13, 2021. - US health authorities said they were looking into a small number of reports of heart inflammation among some younger people who received Covid vaccines, with no clear link established for the moment. There were "relatively few reports of myocarditis," primarily in adolescents and young adults, following doses of mRNA vaccines like Pfizer and Moderna, the US Centers for Disease Control and Prevention (CDC) said. (Photo by ANDREW CABALLERO-REYNOLDS / AFP)

Se encuentran investigando los centros estadounidenses para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) la detección de casos de miocarditis en un número puede de adolescentes y jóvenes que recibieron la vacuna en contra del coronavirus.

En un comunicado, el grupo de seguridad de vacunas del organismo solamente ha detalla que los casos son «relativamente escasos» y que se tiene la posibilidad de que no vayan a tener ninguna relación con la vacunación. Por ahora, solamente se tiene conocimiento de que en un pequeño grupo de vacunados -no se detalló la cifra- se detectó un problema de miocarditis -inflamación del músculo del corazón-. No obstante, no se tiene claro si este trastorno, que va a poder ser desencadenado tiempo más  tarde de una infección, es una consecuencia directa de la vacunación.

Por ahora, las autoridades estadounidenses han pedido cautela y han recomendado a los sanitarios que estén pendientes de ese problema médico. «Podría ser simplemente una coincidencia que algunas personas hayan desarrollado miocarditis tras la vacunación», ha indicado en declaraciones a The New York Times Celine Gounder, el especialista en infecciones del Bellevue Hospital Center de Nueva York.

Los casos, que tienen una incidencia que no está superando la habitual en otros años, que han parecido haberse presentado principalmente en adolescentes y jóvenes varones unos cuatro días más tarde de que les ha tocado recibir la segunda dosis de las vacunas que son basadas en ARN mensajero que fueron autorizadas, la de Pfizer-BioNTech y Moderna. En los dos casos, su utilización en adolescentes se ha autorizado en EEUU hace unos días. En Europa dicha autorización todavía se encuentra pendiente de los análisis de la Agencia Europea del Medicamento, a pesar de que se espera un veredicto inminente respecto a eso.

No ha sido la primera oportunidad en la que se ha asociado la administración de vacunas de ARN mensajero con casos de miocarditis. De igual forma, la EMA ha informado en los principios del mes de mayo de la detección de casos de miocarditis en personas vacunadas con el producto de Pfizer. Pese a que el organismo a subrayado que por ahora no existen datos que indiquen una relación causal, continúa monitorizando la situación.

La miocarditis es la inflamación del músculo del corazón y es muy común en los «períodos de circulación epidémica de virus respiratorios comunes […] Lo que sucede es que en varias personas, «la respuesta inmunitaria al virus hace que se produzca un exceso de actividad inmune que puede afectar al corazón», fue explicado en el mes de abril por el cardiólogo Alberto García Lledó, portavoz de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), el cual ha subrayado que por ahora la tasa de incidencia de este problema es muy baja, ha informado Laura Tardón.

Por otra parte, el especialista ha rememorado que se trata de una complicación que, en general, no reviste gravedad. En la gran parte de los casos, este trastorno pasa desapercibido y el paciente ni siquiera se percata. En otros casos afecta a la capa externa del corazón (pericardio) y es doloroso, sin embargo no suele tener grandes consecuencias, y muy excepcionalmente, el daño es muy grande como para que se produzcan síntomas de insuficiencia cardiaca». En este punto, «es prácticamente excepcional que una miocarditis se complique hasta convertirse en un problema crónico». Generalmente, «se autolimita a infecciones virales y se cura por completo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here