El Comité de Bioética ha dado luz verde al consentimiento informado para las personas menores de 60 años pendientes de la segunda dosis con AstraZeneca

Fue comunicado por Sanidad la decisión del aval del Comité de Bioética a la posibilidad de que las personas menores de 60 años, que tienen pendiente su segunda dosis vaya a poder completar la pauta con AstraZeneca por medio de la firma de un consentimiento informado.

Después de que haya recibido el Informe del comité, la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, remitió a la Comisión de Salud Pública, en la cual se encuentran representadas todas las comunidades autónomas, la nota a la Actualización 7 de la Estrategia de Vacunación, que es relativa a la vacunación en personas con menos de 60 años que recibieron una dosis de AstraZeneca.

Ha manifestado Sanidad que entre las conclusiones del «Informe del Comité de Bioética de España acerca de los fundamentos ético-legales de permitir a las personas menores de 60 años que han sido vacunados con primera dosis de Vaxzevria, vacunarse, en segunda dosis, con la misma vacuna» ha destacado que «parece ética y legalmente recomendable que las personas que rechacen vacunarse con un esquema heterólogo firmen un protocolo de consentimiento informado específico, que acredite documentalmente tanto su rechazo a la vacunación en tal esquema como que disponen de suficiente información sobre el riesgo de síndrome de trombosis con trombocitopenia asociado a la vacuna Vaxzevria (AstraZeneca). Ello no supone alterar o renunciar, en modo alguno, al criterio general de consentimiento verbal para la vacunación frente a la Covid-19″.

Esta es una decisión que ha llegado después de la consulta de Sanidad ha dicho el comité debido a las peticiones que se han hecho por un bloque autonómico (Galicia, Madrid, Andalucía, Cataluña, Murcia, Asturias y Valencia) que se ha mostrado crítico y contrario a la decisión de que se emplee la pauta mixta.

Por esto, el Ministerio de Sanidad solicitó al Comité de Bioética de España un informe al respecto de los aspectos éticos que se relacionan con la administración de la vacuna Vaxzevria, de AstraZeneca, como segunda dosis a las personas menores de 60 años que tomen la decisión de no recibir Comirnaty (Pizer-BioNTech).

Pese a que se tenga un aval, el informe ha rememorado que no se está tratando de una decisión vinculante. «A los efectos de la consulta que se nos formula, es importante recordar que, conforme recoge la Ley 14/2007, de 3 de julio, de investigación biomédica (artículos 77 y 78), el Comité de Bioética de España no es un órgano decisor, sino un órgano independiente meramente consultivo, sobre materias relacionadas con las implicaciones éticas y sociales de la Biomedicina y Ciencias de la Salud y, entre sus funciones, se encuentra la de emitir informes, propuestas y recomendaciones para los poderes públicos».

Ha sido aclara por Federico de Montalvo, presidente del Comité de Bioética el contenido de su informe a Diario Médico. Busca perspectiva: «Hay que tener en cuenta que, en un principio, no había posibilidad de elegir, porque el número de vacunas esa insuficiente. Luego, cuando llegó AstraZeneca, ya sí había más opciones, pero el contexto era de escasez de dosis y había una necesidad de priorización en función del riesgo vital de cada persona».

En cualquier caso, De Montalvo ha aclarado y ha insistido en que el Comité siempre defendió y defiende que «no cabe el derecho a la elección, porque en juego está la vida, la integridad de terceras personas y la salud colectiva. No creemos que se deba elegir. Porque, además, la información que puede recibir la persona en estos momentos para tomar una decisión u otra no es la adecuada, no es completa. Y, en segundo lugar, porque la decisión que tome una persona sobre la vacunación va a afectar a la colectividad en varios aspectos. Por ejemplo, en el caso de que tras segunda dosis con AstraZeneca aumenten los casos de trombos puede repercutir en la confianza de la población en las vacunas».

También, sigue el experto, en tanto que sea aceptado que la vacunación no va a ser obligatoria, si una persona ha rechazado esta pauta heteróloga (la de AstraZeneca y Pfizer) y ha quedado sin vacunar, entonces, en dicha circunstancia, se puede poner en riesgo la salud colectiva de forma clara. De manera que ante a este rechazo a la pauta teniendo dos vacunas diferentes siendo preferible que se de apertura a la posibilidad de que vaya a optar por AstraZeneca».

¿CÓMO tiene que SER EL CONSENTIMIENTO INFORMADO PARA RECIBIR ASTRAZENECA?

«El consentimiento operaría del siguiente modo. Por un lado, debe constatar el rechazo a la pauta indicada por Sanidad, que es un segundo pinchazo con Pfizer, y luego la petición de la segunda dosis de AstraZeneca, de cuyos riesgos comunes menos graves habría que informar verbalmente, como está sucediendo, pero de cuyos riesgos graves, en concreto de la trombocitopenia, debe informarse por escrito», ha aclaro.

En cualquier caso, el presidente del Comité de Bioética ha querido dejar claro que no existe un cambio de postura en relación a la elección de la vacunas, «no hay derecho a elegir y el consentimiento tiene que ser verbal. Pero el riesgo de la seguridad colectiva de dejar sin segunda pauta a los que rechacen Pfizer hace necesario esta vía».

El informe que aprobó por unanimidad de sus doce miembros y en tiempo récord tuvo un voto particular concurrente.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here