Fueron hallados niveles alarmantes de «sustancias químicas permanentes» en la leche materna de las madres estadounidenses

En un estudio nuevo se hallaron niveles alarmantes de «sustancias químicas permamentes» en la leche materna de las madres estadounidenses. Tratandose de PFAS, compuestos fluorados hidrofóbicos y lipofóbicos, los cuales se usan para fabricar productos tales como envases de alimentos, ropa y alfombras resistentes al agua y a las manchas. Los cuales son denominados como «sustancias químicas permanentes» debido a que no se degradan de manera natural y se descubrió que estos acumulan en los seres humanos.

Esta investigación ha detectado la sustancia química tóxica en las 50 muestras analizadas, y en niveles de casi 2.000 veces más elevados que el nivel que varios defensores de la salud pública, y han recomendado que es seguro para el agua potable.

Saltó a un primer plano la presencia de PFAS en los recientes años debido a que no solamente se encuentran muy extendidos en el medio ambiente, ya que de igual forma  son muy persistentes, porque no se han descompuesto en tanto son expuestos al aire, al agua o a la luz solar.

Los autores de dicho estudio han indicado que este hallazgo es un «motivo de preocupación» y una «amenaza potencial para la salud de los recién nacidos». «El estudio muestra que la contaminación de la leche materna por PFAS probablemente sea universal en los EE.UU. y que estos químicos dañinos están contaminando lo que debería ser el alimento perfecto de la naturaleza», fue afirmado por Erika Schreder, coautora y directora científica de ‘Toxic Free Future’, el cual es un organismo sin fines de lucro que se encarga de impulsar a la industria en hallar alternativas a los productos químicos.

Dichas sustancias químicas permanentes se encuentran relacionadas con el cáncer, defectos de nacimiento, enfermedades del hígado, tiroides, recuentos de espermatozoides las cuales se desploman y una variedad de otros problemas de salud que son graves.

Este estudio que se revisa por pares, que se público este jueves en la revista ‘Environmental Science and Technology’, ha hallado niveles de PFAS en la leche que van desde 50 partes por billón (ppt) hasta más de 1,850 ppt.

No se tienen estándares para PFAS en la leche materna, sin embargo la organización de defensa de la salud pública Environmental Working Group ha establecido 1 ppt para el agua potable. A pesar de que los investigadores se encuentran preocupados por los hallazgos, los recién nacidos son difíciles de estudiar, ya que no se ha realizado un análisis que sea exhaustivo de cómo los afectan las PFAS, fue indicado por Sheela Sathyanarayana, coautora del estudio y pediatra de la Universidad de Washington.

Sin embargo, ha agregado que los estudios de niños mayores y adultos relacionaron las sustancias químicas con alteraciones hormonales y ha sugerido que el PFAS se encarga de dañar el sistema inmunológico, lo cual puede ser específicamente problemático para los bebés debido a que la leche materna se encarga de reforzar su sistema inmunológico.

Este estudio va en contra de una afirmación de la industria química de que su nueva generación de PFAS que aun se encuentran utilizándose no se acumulan en los seres humanos. Esta investigación ha hallado más de 12 tipos de compuestos en un aproximado de la mitad de las muestras y 16 compuestos en general, en los que se incluyen algunos que se encuentran en la actualidad en uso.

De igual forma, este estudio analizó datos de la leche materna de todo el mundo y ha descubierto que la frecuencia de detección de PFAS se encuentra aumentando.

«El estudio proporciona más evidencia de que los PFAS que las empresas están usando y poniendo en los productos actualmente se están comportando como los que eliminaron, y también están llegando a la leche materna y exponiendo a los niños en una fase de desarrollo muy vulnerable», ha dicho Schreder.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here