Ha descubierto científicos alemanes la causa de los trombos que se encuentran relacionados con la vacuna de AstraZeneca

Ha sido encontrada la explicación por un equipo de investigadores de la Universidad de Greifswald, en Alemania, a los casos de trombos y problemas de coagulación registrados en varias personas que han recibido la vacuna de AstraZeneca en contra del coronavirus.

En articulo que ha sido publicado en Science Andras Greinacher, quien es el especialista que se encargo de dirigir dicho estudio, el cual se oublico de manera preliminar en Research Square, ha sido aseguro que saben qué hacer: cómo se debe diagnosticar y cómo tratarlo.

Las informaciones al respecto de episodios de trombos que se han registrado en decenas de personas más tarde a haber recibido la vacuna de AstraZeneca, ha provocado que varios países europeos realizarán la suspensión de esta vacunación con sus dosis. Una gran parte la han reanudado -entre estos se encuentra España- más tarde de que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) indicara que los beneficios de esta vacuna haya logrado superar cualquier riesgo, debido a que bien este organismo continúa en la investigación de los casos que se han detectado.

Conforme fue explicado por los investigadores, dichos episodios de trombos fueron bautizados con el nombre de síndrome de trombocitopenia inmunitaria protrombótica que ha sido inducida por la vacuna (VIPIT), y se han provocado después de una «combinación muy inusual de síntomas»: coágulos sanguíneos generalizados y un recuento bajo de plaquetas, a veces con sangrado. Esta combinación «se asemeja a un efecto secundario poco común de la heparina, un anticoagulante llamado trombocitopenia inducida por heparina (HIT)», explican.

Este hallazgo que publicó Greinacher y su equipo se encuentra siendo cconsideradoen Alemania y Países Bajos, en el que algunas sociedades médicas alabaron dicho descubrimiento y instaron a sus miembros a que conozcan mucho más de este síndrome.

Su descubrimiento

El VIPIT se ha descubierto por vez primera el 27 de febrero pasado, en tanto la hematóloga de la Universidad Médica de Viena Sabine Eichinger se ha enfrentado a un caso que es muy poco común: una enfermera de 49 años fue trasladada a su hospital teniendo náuseas, malestar estomacal, las plaquetas bajas y trombosis (coágulos de sangre) en las venas del abdomen.

Esta paciente ha fallecido al día siguiente, sin embargo su caso ha dejado a la hematóloga pensando, debido a que las plaquetas, de igual forma conocidas como trombocitos, brindan ayuda para formar coágulos de sangre, debido a que los niveles bajos de manera general producen sangrado, no coagulación. Dicha combinación de manera inusual es también un efecto secundario de la heparina denominado HIT (trombocitopenia inducida por heparina).

Conforme ha explicado el artículo de Science, dicho fármaco, la heparina, se une a una proteína que se llama factor plaquetario 4 (PF4), y forma un complejo. Debido a estos motivos que se desconocen, varias personas producen anticuerpos en contra de este complejo, lo que produce una reacción de coagulación fuera de control, han sostenido.

La paciente que fue tratada por Eichinger no recibió heparina, sin embargo sí recibió una inyección de la vacuna de AstraZeneca cinco días previos de que comenzaran sus síntomas, debido a esto la hematóloga ha pensado que puede ser «algún tipo de reacción inmunitaria» y ha compartido sus hallazgos con Greinacher.

Ha indicado Eichinger que «Las cosas empezaron a suceder de forma rápida», tiempo más tarde de que algunos países hicieran el reporte de casos iguales después de la utilización de la vacuna de AstraZeneca. Fue analizado por el equipo de Greinacher que las muestras de ocho pacientes, todos estos teniendo las plaquetas bajas y una coagulación que es inusual. En cuatro de estos, de igual forma los investigadores han hallado evidencia de anticuerpos en contra de la proteína PF4, un sello distintivo de HIT.

Ha resumido a través de su cuenta de Twitter, el especialista en enfermedades infecciosas Oriol Mitjà, este hallazgo que explica los trastornos de coagulación después de haber recibido la vacuna de AstraZeneca. Conforme ha explicado, estos casos «ocurren en 1 entre 1 millón» y «lo induciría una activación de las plaquetas que formarían trombos». Y según el experto, «se debe identificar pronto y tratar con inmunoglobulinas endovenosas».

Tratamiento

Tal y como fue explicado por Mitjà, «los médicos pueden identificar y tratar el VIPIT» de la siguiente forma: primero identificando a «pacientes con dolor de cabeza o síntomas neurológicos» más tarde a haber recibido la vacuna, e intentando «con inmunoglobulinas (IVIG) y anticoagulantes no-heparínicos (inhibidores anti-Xa)».

A pesar de que Greinacher ha sostenido que aún son necesarios más datos los cuales expliquen dichas reacciones, han considerado una crucial alerta a los médicos al respecto de esta: «Cuando se reconoce a tiempo, HIT se puede tratar con inmunoglobulinas (anticuerpos inespecíficos de donantes de sangre) que ayudan a frenar la activación plaquetaria. Los anticoagulantes sin heparina pueden ayudar a disolver los coágulos. VIPIT debe tratarse de manera similar», fue apuntado por Greinacher.

Conforme ha indicado en Science, hay por lo menos un caso en el cual un médico ha decidido que se apliquen dichos consejos y el paciente se han recuperado.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here