Ha sido recomendado por las autoridades sanitarias de EE UU parar la vacunación con Janssen después de seis episodios de trombos

Fue recomendado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, en sus siglas en inglés) y la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, ídem), que sea suspendida la utilización uso de la vacuna monodosis de Janssen, una de las tres que se van a administrar en el país, después de que hayan sido registrados seis casos de un tipo de coágulo sanguíneo que es “raro y grave”, esto ha sido comunicado en este martes por las autoridades sanitarias federales, conforme ha fue adelantado el diario The New York Times. Cerca de siete millones de estadounidenses ya recibieron dicha vacuna -los casos de coágulos van a suponer el 0,0008% de las personas inmunizadas—, en tanto en los Estados han dispuesto de nueve millones de dosis más, conforme a los CDC. No obstante, no es la que más se utiliza, debido a que la gran parte del suministro en EE UU ha procedido de Pzifer-BioNTech y Moderna (la pauta completa de ambas requieren dos dosis), las cuales en conjunto han suministrado más de 23 millones de viales a la semana.

Esto es al respecto de una pausa que es cautelar en tanto es investigado si se tiene una relación que sea directa entre la administración de la vacuna y los síntomas que se han desarrollado en seis mujeres entre 18 y 48 años teniendo un plazo de dos semanas después de haber sido inmunizadas. Una de estas pacientes ha fallecido y otra se encuentra hospitalizada en Nebraska teniendo un estado crítico. Están temiendo los expertos del comité científico del Gobierno que un respuesta que sea inmunológica que haya sido provocada por la vacuna pueda ser la causa. Ha sido explicado por la FDA y los CDC, a través de un comunicado conjunto que han recomendado que se detenga la vacunación con Janssen “por precaución”. En esta misma comunicación, dichos organismos han explicado que mantienen la recomendación por lo menos hasta que hayan revisado más a fondo estos casos el día miércoles, en tanto se logra reunir el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización de los CDC. Más tarde, la FDA va a revisar ese análisis.

Como ha pasado junto a la de AstraZeneca en Europa, se tiene el temor que las objeciones a la vacuna de Janssen (filial farmacéutica de la compañía estadounidense Johnson & Johnson) vayan a provocar dos efectos adversos: primero va a frenar el buen ritmo de vacunación que se tiene en el país, sin embargo de igual forma va a incrementar las dudas de varios sectores de la población al respecto de la conveniencia de la inmunización, en un instante en cual el repunte de casos de covid-19 en varios Estados, tales como Míchigan o Nuevo York, ha sido de preocupación para las autoridades sanitarias (en los últimos 14 días, se ha registrado un incremento del 6% de la positividad). La población afroamericana, sin embargo de igual forma los blancos evangelistas, van a poder figurar en la cabeza de los reticentes a la inmunización.

Al respecto del hipotético impacto que ha dado un parón en el proceso de vacunación va a poder tener en la reanudación completa de la actividad económica, ha sido indicado el día de hoy por el consejero económico de la Casa Blanca Jared Bernstein, que es muy pronto para que sea calculado el impacto y que va a hacer falta mayor información para que las autoridades sanitarias hagan un evaluó de todos los datos. La Casa Blanca “se toma tremendamente en serio” este problema y va a necesitar “mucha más información antes de que podamos comprender cómo afecta esto a la curva [de incidencia del virus]” y un impacto eventual económico que sea derivado de una ralentización de la vacunación.

A través de un comunicado, Johnson & Johnson declaró: “Somos conscientes de que episodios tromboembólicos, incluidos aquellos con trombocitopenia, se han relacionado con las vacunas contra la covid-19. Ahora mismo, no se ha establecido ninguna relación causa-efecto clara entre estos raros episodios y la vacuna Janssen”, el nombre de esta filial farmacéutica que se encarga de desarrollar la vacuna. El trombo que se encuentra asociado a la vacuna de Johnson & Johnson, que se denomina trombosis de senos venosos cerebrales, es específicamente raro.

Las acciones que ha tenido la farmacéutica han tenido una caída de un 2,8% previamente de la apertura de la sesión en Nueva York, en tanto que las de Pfizer y Moderna han subido, de forma respectiva, un 1,6% y un 6%. Este ha sido el segundo revés para esta compañía, la cual en los finales del mes de marzo se ha visto obligada a la destrucción de un lote de vacunas en una fábrica de Baltimore que se gestiona por una subcontrata, después de haberse comprobado que los trabajadores contaminaron de forma accidental un lote equivalente a 13-15 millones de dosis. La FDA todavía se encuentra evaluando los controles de calidad en dicha planta, lo cual ha ralentizado el ritmo de producción del fármaco.

El 22% de los estadounidenses se encuentran completamente vacunados en contra del coronavirus, y el 36% recibió por lo menos una dosis de esta vacuna. Previamente a la suspensión cautelar de este fármaco de Johnson & Johnson, los planes de la Administración de Joe Biden estuvieron contemplando que toda la población adulta del país estuviese inmunizada para los finales del mes de mayo.

Fue advertido por las autoridades sanitarias federales de igual forma en este martes, de que estos raros trombos presuntamente han sidl causados por la vacuna “necesitan un tratamiento diferente del habitualmente prescrito” en dichos casos, la heparina. “Habitualmente, el anticoagulante heparina es el usado para tratar coágulos sanguíneos. Pero en este caso, la administración de heparina puede ser peligrosa, y se necesitan tratamientos alternativos”, fue manifestado por los CDC y la FDA en el comunicado. En EEUU, entre 300.000 y 600.000 personas desarrollan todos los años coágulos sanguíneos, conforme a los datos de los CDC.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here