Salud La importancia de cuidar nuestra piel: de nuestro estilo de vida al...

La importancia de cuidar nuestra piel: de nuestro estilo de vida al sérum

Constantemente expuesta a los cambios de temperatura y a las bacterias, la piel se encarga de proteger nuestro organismo interno del exterior. Pero, a pesar de su capacidad, este escudo orgánico necesita a veces de la ayuda de ciertos productos cosméticos. Aplicaciones que, a su vez, deben respetar la piel para que salud y belleza vayan siempre de la mano.

El mayor órgano del cuerpo requiere atención

Constituyendo el mayor órgano de nuestro cuerpo, llevar a cabo un buen cuidado de la piel no sólo obedece a un objetivo estético, sino que también contribuye a la salud de nuestro propio organismo. Decantándonos por uno u otro método según su tipo, cuidar la piel es fundamental para evitar la proliferación de bacterias —tratándose de una parte del cuerpo casi siempre expuesta al exterior, aunque hoy se añade el uso de mascarillas en nuestro tiempo afectando a la hidratación dérmica del rostro— y reducir el exceso de sebo en los poros. En definitiva, un órgano que, como primera capa de protección del organismo, debe ser debidamente tratado y cuidado.

A fin de lucir una piel no sólo perfecta y rejuvenecida, sino —y, sobre todo— sana, existen todo tipo de productos cosméticos altamente beneficiosos para su mantenimiento. Eso sí, teniendo en cuenta que uno de nuestros principales criterios de búsqueda, a ser posible, debe ser que dichos productos no sean irónicamente dañinos para la piel. Una razón por la que es preferible dar con cosméticos naturales. Como, por ejemplo, lo son los serums y cremas hidratantes que ofrecen tiendas online de la talla de Segle Clinical, centrada en la eficacia y la sostenibilidad en aras de crear aplicacionesrealmente eficaces para fortalecer nuestra piel.

¿Por qué es importante cuidar de nuestra piel?

Como se ha mencionado, la piel es la primera barrera de protección contra los agentes externos. Por ello, ésta funciona regulando nuestra temperatura corporal y, a su vez, protegiéndonos tanto del frío como del calor, aunque ambos climas requieran de un abordaje distinto de su cuidado. Asimismo, la piel evita que las bacterias lleguen a nuestros órganos internos, actuando como un escudo que mantiene el organismo a salvo. Con todo, para que todas sus funciones se lleven a cabo correctamente, la piel debe producir células muertas para renovarse y perpetuar su correcto estado. Por lo que su capacidad protectora y reparadora puede reducirse si dicho proceso no sucede.

Amalgamando tales actividades, la piel debe cuidarse debidamente. Especialmente, dado que desde la edad hasta nuestros hábitos pueden afectar su salud de un modo a menudo irreversible. Sin ir más lejos, se estipula que el cáncer de piel, especialmente relacionado con la sobreexposición a la luz solar, fija una supervivencia de tan sólo cinco años a partir del diagnóstico inicial. Eso, por no mencionar el dolor que pueden causar sus daños, incluso leves como la sequedad. Dado que sólo al extremo de nuestros brazos existen 17.000 receptores táctiles y 200 terminaciones nerviosas por cm2 en cada mano. Un dato que atestigua su envergadura sensitiva.

Reactivando y fortaleciendo el poder de la piel

Es por todos estos motivos que cuidar la piel es tan importante. Y, para ello, a veces no sólo basta con cuidar nuestros hábitos y estilos de vida, sino encontrar tratamientos en forma de cremas y sérums capaces de reforzar, aportar o agilizar sus aptitudes. Como bien se explica en el blog segleclinical —la antes mencionada tienda online dedicada a los cosméticos naturales partiendo de ingredientes de biotecnología verde y azul, de las plantas y del mar— incluso la luz de las pantallas afecta a nuestra piel. Hecho que nos da una clara pista sobre su dualidad: un escudo orgánico poderoso, pero relativamente frágil si no se cuida correctamente.

Así, y entre otros productos que podemos encontrar de la mano de especialistas, el sérum cala en la piel hidratándola y protegiéndola. Dicho de otro modo, transforma la piel desde su interior a fin de activar sus funciones con la mayor eficacia posible. Y, además, siendo apto para cualquier tipo de piel sea cual sea su edad. Razón por la que sus tipologías se despliegan en un gran abanico de rangos, abarcando tanto lo sérums faciales e hidratantes como los antiarrugas, reafirmantes y para corregir manchas o nutrir y redensificar la piel. En suma, un producto que actúa en sinergia con la piel para mejorarla sin alterar en absoluto sus funciones y capacidades.

¿Son los sérums realmente eficaces?

Como bien sucede en prácticamente todos los productos cosméticos o de salud, es natural que exista la duda sobre su eficacia. No obstante, y además de las pruebas de calidad y eficiencia por la que deben pasar, productos como los de Segle Clinical parten de la biotecnología para potenciar la eficacia de los sérums. En ese sentido, las fórmulas de sus productos se extraen de las plantas y del mar, tomando organismos cuya composición los permite sobrevivir a medios extremos. Asimismo, y a fin de aumentar su eficacia, siempre en combinación con ingredientes de larga trayectoria científica en la medida justa para salvaguardar la piel lo máximo posible.

El motivo de dicha combinación nace del hecho de que, como se ha mencionado con anterioridad, algunos cosméticos se centran en la belleza más que en la salud. Por lo que su resultado, si bien puede parecer francamente óptimo, puede haber contribuido en realidad a desestabilizar la piel y, por ende, su correcto estado a largo plazo. Algo que no sucede con Segle Clinical, gracias a su enfoque en activos biotecnológicos y su mayor concentración en los cosméticos para que salud y belleza vayan siempre de la mano. Eso sí, sin olvidar jamás que, a parte de los productos necesarios, cuidar de nuestra piel parte también de nuestra rutina vital y el amor por nuestro propio cuerpo.

Posting....
Salir de la versión móvil