La piel del rostro es delicada y por eso se debe tener muy clara la forma de cuidarla, y sobre todo, para mantenerla hidratada correctamente. Una buena crema humectante conseguirá hacerlo. Solo quedará en nuestras manos llevar una correcta rutina facial para lograr sacar el máximo partido y lograr que funcione correctamente.

¿Cómo funciona una crema humectante?

Es importante utilizar cremas humectantes faciales según nuestro tipo de piel para que funcione correctamente. Al momento de aplicar, la crema crea una barrera en la piel, específicamente en la parte externa, impidiendo de esta manera que el agua se evapore.

Se debe tener claro que una crema hidratante no es igual que una crema humectante. La hidratante actúa en las distintas capas de la piel, a la vez que aporta agua a las células. Por otro lado, la humectante ayuda a mantenerla hidratada gracias a que retiene la humedad.

¿Qué se consigue aplicando una crema humectante? Que la piel de nuestro rostro se mantenga lisa y suave consiguiendo un aspecto joven y luminoso. Por eso la crema que se utilice debe ser de calidad y debe tener una composición adecuada según nuestro tipo de piel. Por eso antes de comprar cualquier crema es imprescindible saber el tipo de cutis que se tiene, si es normal, graso o mixto y elegir el producto adecuado.

La mayor parte de las cremas para el rostro son untuosas. Aunque su textura suele variar según la marca, su estado en general es semisólido. En su composición se incluyen algunos activos, los cuales ayudan a tratar la piel de diferentes maneras. Con las cremas humectantes se puede luchar contra las arrugas y tratar también las manchas de la piel, pero sobre todo contra la deshidratación.

¿Cómo utilizar correctamente una crema humectante?

Utilizar correctamente una crema humectante es vital para conseguir los resultados que nos proponemos y mantener la piel hidratada. Además, hay que escoger una crema de calidad para que funcione correctamente. De esta manera al aplicar sobre el rostro se absorberá rápidamente y se extenderá fácilmente por la piel. Además, una ventaja para quienes disfrutan de los aromas, es que la mayoría de ellas se fabrican con olores agradables, los cuale incluso pueden conseguir relajarnos también.

Una crema humectante funcionará correctamente si llevamos a cabo una buena rutina facial de limpieza. Es decir, que cumplamos a diario los pasos para limpiarla y dejarla a punto para recibir la crema. Así que no se debe pasar por alto este paso primordial, ya que si la piel no está completamente limpia la crema no actuará adecuadamente.

No hay que olvidar tampoco las exfoliaciones en casa. Éstas retirarán las impurezas y las células muertas de nuestro rostro completamente y la absorción de los compuestos de nuestra crema será completa aprovechando al máximo los beneficios que nos aporta. Y por supuesto, no se debe pasar por alto la importancia de mantener nuestro cuerpo hidratado, ésto es clave para que la piel de todo nuestro cuerpo se mantenga hidratada desde dentro. Beber agua es el apoyo indispensable para que cualquier producto facial funcione adecuadamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here