Sanidad ha valorado que se vacune con Janssen a españoles de 40 a 49 años: ¿qué eficacia tiene? ¿Y qué efectos secundarios?

Sigue viento en popa campaña de inmunización y con el fin de vacunar contra la COVID-19 al 70% de la población previamente al mes de agosto en el horizonte, inclusive pese a los obstáculos que surgieron en el camino hasta ahora. Ni los retrasos en las entregas de algunos laboratorios ni los inesperados efectos secundarios de algunos sueros impidieron que varias comunidades, como Canarias, Baleares y Castilla-La Mancha, hayan empezado ya a que se vinculen en las primeras dosis a personas de entre 40 y 49 años.

Específicamente para que se proteja a esta franja de edad, el Gobierno de Pedro Sánchez se encuentra planteando la posibilidad de que se use el fármaco de Janssen (Johnson&Johnson), que ya es usado en las personas que son mayores de 50 años. El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud del miércoles pasado ha abordado esta posibilidad, sin embargo no ha llegado a tomar una decisión en firme. Sin embargo, Sanidad continúa estudiando esta alternativa.

 

Con más de 26 millones de dosis administradas y un 18,6% de la población con la pauta vacunal completa, una de las principales ventajas de este preparado ha sido que es monodosis y no se tiene que esperar a una segunda inyección para tener un alcance la inmunidad. Sin embargo… ¿cuáles son las características de este compuesto?

¿Qué tipo de vacuna es?

En comparación de las de Pfizer y de Moderna -vacunas de ARN mensajero-, la de Janssen se encuentra basada en un vector de adenovirus del resfriado común humano el cual codifica la proteína S, que se encarga de dar apertura a la puerta para que el virus se introduzca en las células humanas. Tratándose de la misma técnica que es empleada, por ejemplo, AstraZeneca y Sputnik.

 

Este fármaco es administrado por vía intramuscular y, en tanto el adenovirus tiene llegada a las células, genera copias de ARN que tienen instrucciones para que se cree la proteína S. El sistema inmune ha reconocido la presencia de un cuerpo extraño y comienza a producir anticuerpos, como también ocurre con la infección natural.

 

Dicha técnica no ha resultado peligrosa, debido a que el adenovirus -modificado con información genética del SARS-CoV-2 y atenuado- no va a poder ser replicado por sí en las células humanas, al haber eliminado previamente los científicos la parte responsable de dicho proceso. Tampoco ha provocado COVID-19, debido a que la proteína S no provoca la infección si se encuentra aislada del resto del virus.

 

También, estas vacunas se basan en adenovirus que son más fáciles de transportar por sus condiciones de conservación. Una vez que se sacado del congelador el vial con cinco dosis, podría ser conservada entre 2 y 8 grados centígrados por tres meses, conforme consta en el informe de la EMA.

 

Una sola dosis

En comparación de lo que ocurre con el resto de las vacunas en contra de la COVID-19 que se han aprobado hasta este momento, la de Janssen puede requerir de una sola dosis para que sea inducida la inmunidad del 67% que se prometió en el prospecto. Dicha característica ha supuesto una gran ventaja, ante los compuestos de otras farmacéuticas, cuando se han dado los problemas logísticos y de producción que en ocasiones dificultan la inoculación de las segundas dosis.

 

¿Qué eficacia tiene?

Han empezado los primeros ensayos humanos el pasado verano en Estados Unidos y Bélgica, con un número limitado de voluntarios para testar la seguridad y la eficacia del preparado. En el mes de septiembre, ha empezado otro, que ha tenido más de 44.000 personas mayores de edad, en una docena de países. Desde el comienzo, los responsables han incluido una cantidad que es significativa de población de más de 65 años -en torno a un tercio- y en estas alturas ya han comenzado las pruebas con menores de entre 12 y 17.

 

El estudio, en el cual se ha inoculado el compuesto a la mitad de los voluntarios y placebo a los demás, ha arrojado una eficacia del suero del 67% a los 14 días de que se haya administrado. Esta cifra tiene un incremento al 85% en tanto se analiza la protección frente q la COVID grave y al 100% frente a la muerte.

 

En referencia a la duración de la inmunidad, no se estableció aún, sin embargo los primeros vacunados han recibido su dosis en septiembre del año pasado y parece que se mantiene hasta la fecha.

 

Este preparado de Janssen se encuentra indicado para personas que son mayores de 18 años, excepto para aquellas que vayan a ser alérgicas a varios de sus componentes. En referencia a los efectos secundarios, el ensayo empezado en septiembre no ha detectado ninguno de especial gravedad y, los que han surgido han desaparecido, por lo general, unos días más tarde de la inyección. Los más comunes han sido leves, como dolor en el lugar del pinchazo y de cabeza, cansancio, fiebre, náuseas y escalofríos.

 

No obstante, una vez comenzada la campaña de vacunación en Estados Unidos con este compuesto, las autoridades sanitarias del país han detectado ochos casos de trombos que se han asociados a un bajo nivel de plaquetas entre los más de siete millones de personas inmunizadas con Janssen. En esta misma semana, Bélgica suspendió la inoculación de este suero en las personas menores de 41 años después de la muerte de una mujer que recibió el pinchazo con esta fármaco.

 

Pese a estos casos «extremadamente raros», los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos y la Agencia Europea del Medicamento han decidido que prosiguiera con su administración al haber considerado que «los beneficios superan ampliamente a los riesgos».

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here