Con el verano llegan las obras

El tiempo seco que nos acompaña en nuestro país en estas épocas estivales favorece que se hagan más obras que el resto del año. Con temperaturas más cálidas, ciertos trabajos, como el asfaltado, son más fáciles de llevar a cabo. Esto se aplica también a las obras de cualquier particular.

 Que ningún camino se quede sin arreglar

Quizá tenga una casa en el campo o un chalé en una zona cerca de la costa. Con cierta frecuencia los caminos circundantes son también privados, por lo que será usted mismo quien tenga que hacerse cargo del asfaltado de estos, para lo cual no hay mejor época del año que la estival.

El material más utilizado para ese tipo de trabajos es el hormigón, pues por sus características calidad-precio es el que mejor se ajusta a todo tipo de obras cuya finalidad no sea demasiado específica. Se podría decir que es el material de construcción por antonomasia.

Si lo que pretende asfaltar es un camino de entrada a su bonita y reformada casa, por ejemplo, le aconsejamos que se informe sobre las diferentes técnicas de hormigonado disponibles que harán que todo el entorno de su vivienda tenga ese aspecto inmejorable que usted desea.

También puede ser que usted sea propietario de alguna empresa y quiera asfaltar los suelos de una nave industrial o los caminos de acceso a esta, por ejemplo. En ese caso, lo más recomendable es que se aplique hormigón pulido, infórmese de sus características en el enlace.

El hormigón pulido es la mejor técnica de hormigonado para lugares de paso de maquinaria o vehículos pesados, que tienen a desgastar más el pavimento, ya que lo someten a mayor presión de la habitual. De este modo el hormigón resistirá sin problemas toda esa sobrecarga. Se trata de la mejor opción para facilitar el acceso de vehículos a zonas de trabajo o comerciales.

Gran resistencia y durabilidad a bajo coste

El hormigón pulido es a menudo la opción elegida por todo tipo de empresas o particulares que quieren asfaltar un camino, calle o cualquier vía de acceso sin tener que desembolsar grandes cantidades de dinero y al mismo tiempo asegurándose de la calidad del trabajo.

Esta técnica de hormigonado destaca por su resistencia ante las inclemencias del tiempo o la sobrecarga del tráfico continuado de vehículos pesados. Además, su durabilidad es muy alta en relación con el coste, de modo que tendrá su suelo arreglado durante años y años.

Por otra parte, estamos ante una técnica perfecta si se desea cubrir mucha superficie en un corto espacio de tiempo. Es muy habitual que unas obras tengan que llevarse a cabo a contrarreloj por la presión de una inauguración o el inicio de actividades de un negocio, sin embargo, así se cubrirá las espaldas.

Si pretende realizar la obra en un lugar donde suela haber abundantes precipitaciones le conviene también emplear hormigón pulido, ya que es impermeable. Además, el desgaste que sufre es mínimo y ofrece gran resistencia a manchas de aceite, grasa o algún tipo de producto químico.

El hormigón pulido se aplica siguiendo un proceso que puede consultar en los enlaces de esta página, superponiendo varias capas y prensándolo hasta que quede perfectamente liso. Conviene destacar además que puede pintarse de diferentes colores y refleja la luz de un modo que lo dota de gran atractivo.

Cada superficie requiere un tratamiento acorde a sus características

Si el terreno que pretende asfaltar requiere de mayor belleza o está destinado a un uso público, lo más conveniente es la técnica de hormigón impreso. Así podrá dotar sus caminos de atractivo al mismo tiempo que se asegura de que resisten cualquier desgaste posible.

Como sucedía con la opción anterior, el hormigon impreso es la mejor opción debido a su relación calidad-precio. Se adapta perfectamente a muchos tipos de vías y su coste es el más barato entre las diversas formas de pavimentos discontinuos que ofrece el mercado.

Por su alta resistencia y dureza esta técnica de aplicación del hormigón está especialmente recomendada para zonas exteriores con tráfico rodado, lugares por donde pasen peatones, zonas comerciales, entornos destinados a la práctica de diversos deportes y todo tipo de zonas residenciales.

Las ventajas de este tipo de hormigonado frente a otras técnicas que se utilizan para el pavimento discontinuo son muy numerosas. Por supuesto, lo más destacable es su durabilidad y resistencia ante los muy variados tipos de uso que se vaya a dar a las vías donde se ha aplicado.

Por otra parte, se trata, una vez más, de una forma de hormigonado que destaca por su rapidez de ejecución, de modo que es ideal para aquellas obras con un margen de tiempo ajustado, pues garantiza que los trabajos no se prolongarán más de lo previsto inicialmente.

Además, el hormigón impreso destaca asimismo por su resistencia ante el desgaste derivado del uso, así como ante todo tipo de grasas, aceites o materiales corrosivos que puedan esparcirse por él. Nunca se sabe cuándo un coche va a perder aceite, pero se puede estar prevenido.

Para finalizar, hay que tener en cuenta la enorme adaptabilidad de esta técnica de hormigonado, pues siempre se consigue una perfecta uniformidad de la superficie adaptándose a cualquier forma geométrica del lugar que usted desee pavimentar.

No dude en acudir a un buen profesional o a la empresa adecuada para informarse sobre cualquier técnica de aplicación del hormigón, deje que le asesoremos sobre cuál es la más conveniente para el tipo de vía en la que pretenda aplicarlo y para el uso al que esta esté destinada. Existen una gran cantidad de variedades diferentes que ofrecen enormes ventajas calidad-precio. Además, siempre habrá una que se adapte perfectamente al tipo de superficie donde usted quiera utilizarla. No deje pasar la oportunidad de contar con los mejores pavimentos a costes muy competitivos, los tiene a un solo clic. Consulte la información disponible y no dude en preguntar cualquier tipo de duda que pueda surgirle.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here