Disoluciones matrimoniales, separaciones y divorcios en España

En el primer trimestre del año 2019, el número de disoluciones matrimoniales, separaciones y divorcios en España, registró un incremento del 1,2% con respecto al mismo periodo de 2018. Estos datos los recoge el Servicio de Estadística del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), y en ellos se indica que tanto las separaciones consensuadas y no consensuadas como los divorcios, contenciosos o de mutuo acuerdo han incrementado, algo que no ha ocurrido con las nulidades.

En cuanto a demandas de separación consensuada, las 900 presentadas representan un aumento del 4,2% respecto a las presentadas en el primer trimestre, mientras que las 461 demandas de separación no consensuadas suponen un 8,7% más.

Con respecto a las demandas de divorcio, las consensuadas han aumentado un 1,2% y las no consensuadas se han incrementada un 0,6%. El número de demandas de nulidad sí es inferior con respecto a 2019, un 17,1%, aunque hay que señalar que el total de demandas de nulidad solo llega a las 34.

En relación al total de la población a 1 de enero de 2019, el mayor número de demandas de disolución por cada 10.000 habitantes se dio en Aragón, Canarias y la Comunidad Valenciana, con una ratio del 6,9.

Divorcio y separación, procesos judicialmente diferentes

Los procesos de divorcio y separación son bastante habituales en España. Existe cierta confusión entre estas dos figuras. En el terreno legal, ambos términos pueden resultar confusos, pues para los mortales ambos procesos consisten en poner fin a la relación.

En la separación, la pareja hace su vida por separado, pero el matrimonio no queda disuelto a efectos legales. Incluso aunque exista una separación judicial, lo que se suspende es la vida en común de la pareja, pero no el vínculo matrimonial. Los miembros de la pareja no pueden volver a casarse.

Si se va un paso más allá, hasta el divorcio, el vínculo matrimonial sí se disuelve. Las personas que habían formado un matrimonio pueden volver a casarse desde que la sentencia de divorcio es firme y se inscribe esta situación en el Registro Civil.

A menudo, las parejas que inician estos trámites recurren previamente a la separación y finalmente acuden al divorcio. En Cillas Abadía Asociados,abogada de divorcios en zaragoza, ofrecen todo el asesoramiento necesario para comenzar con el proceso de separación.

¿Cómo iniciar los trámites de divorcio?

El proceso de asesoramiento judicial es importante porque cuando una pareja inicia los trámites de separación a menudo se encuentra desubicada, sin saber bien cómo actuar. Los divorcios pueden ser de mutuo acuerdo o divorcios contenciosos.

Los divorcios de mutuo acuerdo son los más frecuentes y en esta modalidad se pueden dar divorcios por la vía extrajudicial o divorcios mediante vía judicial. El conocido como divorcio exprés no es más que un divorcio de mutuo acuerdo de manera extrajudicial.

Para ello es necesario alcanzar un acuerdo mutuo entre las partes y que no haya hijos menores no emancipados. Los cónyuges pueden separarse o divorciarse pasados tres meses desde la celebración del matrimonio y para realizar este trámite han de acudir al notario a otorgar una escritura pública de manera persona o asistidos por su abogado, en donde reflejen de manera inequívoca la voluntad de divorciarse.

La vía judicial también puede resultar sencilla, rápida y económica, pero es imprescindible que exista acuerdo entre los dos cónyuges. Si los dos miembros de la pareja están representados por un mismo procurador y defendidos por un mismo abogado, los costes son menores.

La modalidad más larga y costosa del divorcio es el proceso contencioso, que se inicia cuando uno de los cónyugs presenta una demanda de divorcio y esta no se acompaña del convenio regulador. Cuando se presenta la demanda y el otro cónyuge contesta, el Juez cita a las partes a una vista judicial, a la que acuden los cónyuges acompañados por sus abogados y procuradores.

En caso de que existan hijos menores, el Ministerio Fiscal participa en el proceso. Una vez celebrada la vista, el Juez dicta sentencia de divorcio y se establecen las medidas que rigen las relaciones entre los cónyuges y con sus hijos.

Los procesos de divorcio de mutuo acuerdo pueden pasar a divorcios contenciosos, siempre que no exista un entendimiento mutuo entre las partes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here