El colosal negocio streaming  que más de 850 millones de hogares pagan por una plataforma de videos

El 70%  del comercio de la Red  es monopolizado por streaming (emisión televisiva en directo por Internet). Hay 850 millones de  clientes a las plataformas digitales que ofrecen este servicio, lo que aumenta su magnitud, porque un porcentaje de miembros de la familia comparten su abono con terceros, un tercio de los habitantes  del mundo está seducida a una pantalla, con una velocidad de estrenos de más o menos  550 series en un año, el excelente  negocio ha cambiado la industria del entretenimiento y se ha coronado en un periodo corto, en más o menos una década, sin limitar capital: un ejemplo de una inversión grande en la serie fue el capítulo de la exquisita serie The Crown, que ha costado 13 millones de dólares; y el juego de tronos 10 millones de dólares.

La pandemia y su confinamiento, ha valorado su fuerza, pero la extensión de la oferta, ha intimidado con abarrotar la elección, y muchos piensan que no si va a explotar cual burbuja, sino que han demorado en hacerlo, o por lo menos en haberse sedimentado, en una plaza naciente como minoría, así mismo ha estirado en trabajo, inversión y capacidad.

Según el informe que J. P. Morgan, que ha repartido a su clientela el pasado 7 de enero del presente año, expresaba que con el lanzamiento de Discovery+ el 4 de enero y el canje de marca de CBS All Access en Paramount+, a inicios de año, la orientación del frente en la guerra del streaming han quedado claras.

El 2020 fue el año de los gigantescos lanzamientos OTT [over the top, servicios de streaming por Internet], el año 2021 puede ser aquel en el que comencemos a percibir a los ganadores y perdedores de esta carrera.

La etapa  que abarca entre los próximos 6 y 18 meses será el colador,  que aclare el panorama de las plataformas, según este banco de inversión, un pequeño número esta esperando que haya docenas de ganadores, pero si imaginamos que puede haber cinco grandes cabecillas. El informe define cuatro jerarquías en orden decreciente: Triunfador casi seguro (Netflix, Amazon Prime Video, Disney); con posibilidad  para ser ganador (Paramount+, HBO Max); a cara o cruz (servicios AVOD, Discovery+, Apple TV+ y redes Premium), y perdedores (todos los demás). AVOD (acrónimo de Advertising Video On Demand) son los vídeos bajo requerimiento que se patrocinan a través de la publicidad; el caso prototipo es YouTube.

Apartar la semilla de la paja y ponderar a los sobrevivientes, este se cree ser el inmediato aspecto del monstruo que ha trasformado el pensamiento  sobre el ocio y nuestra comunicación con las pantallas, desde la televisión hasta la tableta o los móviles. Ahora no todos creen encontrarse una burbuja. Las puntocoms, estallaron ya que vendieron humo. Acá tratamos de servicios reales, que se usan y ha llegado a entrar en los hogares. Puede producirse un excedente de oferta y un desarrollo que encamine a que solo los que ofrezcan una ventaja diferencial encuentren hueco en el mercado, pero no se puede decir que es una burbuja, señala José Antonio Luna, director operativo de Filmin.

Eliminar igualmente el peligro de implosión Álvaro Jabón Gómez, analista de Diaphanum manifiesta que el negocio del streaming que ya tiene más años que la burbuja de las puntocoms; es un comercio prudente que utiliza ya para un gran porcentaje de la sociedad que nunca verá o leerá este artículo, pero sí verá el vídeo de una persona a la que sigue en YouTube. Las posibilidades son descomunales. Hay una brillante inclinación hacia el aprecio en la generación de contenidos y esta es la altísima inversión en superproducciones. Las empresas solo han comenzado a entender el poder de comunicación del streaming, y si un youtuber es apto para atraer a cuatro millones de espectadores desde su casa, jugando a un juego de consola, quizás el asunto no es el modelo, sino detectar qué le atrae a esos cuatro millones de personas.

La empresa pionera Netflix, originó ingresos en el año 2020 por una estimación  de 25.000 millones de dólares (un 24% más) y aumento  sus ganancias un 47% hasta los 2.761 millones. El anterior ejercicio, el cabecilla del streaming ganó 37 millones de abonados y ya pasa los 200 millones en todo el planeta, y aguardan unos 29 millones más en este año 2021, afirma un informe de Deutsche Bank sobre la compañía, acentuando su prestigio en el sudeste asiático, con la India a la cabeza, lo que le asegura margen de incremento y factibles nuevas fuentes de ingresos auxiliares. En EE UU, uno ha sufrido muchos años de pérdidas y flujo de caja negativo y ahora está en posición de cosechar los beneficios de su inversión, ya que el gasto en contenido puede apalancar globalmente a más usuarios”. Esta supremacía, recuerda la gestora, hará que en el futuro todos los paquetes de suscripciones deban incluir Netflix, de los mercados más juiciosos, a finales del año 2020 más de 70 millones de suscriptores tiene la compañía  Netflix, repite Dirk Seel, estudioso del negocio de las plataformas digitales, y  la gestora de fondos Flossbach von Storch. Señala que considerando que en ese país hay unos 130 millones de hogares, más de la mitad son suscriptores. Pero eso no tiene porque ser el límite, pues hay casi 100 millones de clientes de televisión de pago.

 

Netflix en crecimiento

Esta empresa ha tenido varios años de pérdidas y flujo de caja negativo, en este momento está en condición de recoger la ganancia de su inversión, ya que el desembolso en contenido puede embarrar en todo el mundo a más suscriptores. Esta superioridad, señala la gestora, hará que en el futuro todos los paquetes de suscripciones deban incluir Netflix,

Para este crítico, es probablemente, el único servicio de streaming que se acerca a un punto de equilibrio en la generación de flujo de caja. Su equipo directivo anunció que ya no necesitan recurrir a financiación externa para las operaciones diarias. E igualmente una serie de analistas  coinciden con los términos en que se expresa Alison Porter, gestora de Janus Henders

El tamaño de mercado mundial, es cambiante según los expertos consultados. Lo que logramos percibir es que hay 850 millones de hogares conectados en todo el mundo (unos 12 millones solo en España), junto con más de 2.000 millones de teléfonos inteligentes (unos 40 millones en España) que admiten una fácil entrada a la transmisión. Esto simboliza una gran conveniencia en la esfera  mundial, que solo incrementara a medida que se apresure la introducción de Internet y los dispositivos inteligentes continúen ganando espacio, consideran Nolan Hoffmeyer y Walid Azar Atallah, gestores de Natixis IM.

Un momento de desviación, para algunos expertos, puede estar en las nuevas televisiones inteligentes, las que agregan una  secuencia de aplicaciones para ver distintas plataformas. Los términos de uso y contrato prohíben a los fabricantes de esos televisores facilitar la entrada  a la información del espectador a las plataformas que conquistan su pantalla, y este es para algunos entendidos el asunto en el que se ubicaría el negocio, ofreciendo  una nueva venta de datos, para hallar aquellos que estos permitan conocer mejor al consumidor y anticiparse a sus deseos.

El mercado del streaming  también  puede desarrollarse más, señala el investigador de Global X ETF, si un mayor número de suscriptores de televisión por cable y/o antena migra a servicios de este tipo en los próximos años. Porque la propiedad  del streaming es patente, pero no un monopolio en el sector del entretenimiento, sus importantes competidores continúan siendo las empresas de televisión por cable. Por eso, se considera que a finales de 2020, había 78 millones de suscriptores en EE UU con este modelo, una cuantía mejor al número de abonados de Netflix en ese país durante el último trimestre de 2020 (74 millones).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here