Hay nuevos datos al respecto de las niñas de Tenerife: la madre ha rogado al padre hablar con ellas previamente a su desaparición

Sigue la Guardia Civil este miércoles la búsqueda de las pequeñas Anna y Olivia, las dos niñas de 1 y 6 años que se encuentran hace casi tres semanas en Tenerife junto a su padre, Tomás Gimeno, tiempo más tarde de que este martes no se hayan hallado pruebas concluyentes en el rastreo con perros de la vivienda y la finca en la cual vivía el padre.

Ha sido precisamente en esta casa en la que presuntamente ha estado con sus dos hijas apenas hora y media previa de que las cámaras de seguridad de la Marina de Tenerife, en el puerto de Santa Cruz, lo hubiesen grabado entrando solo con su coche en estas instalaciones.

Conforme con el programa de Antena 3 Espejo Público, Beatriz, la madre de las pequeñas, ha hablado con su exmarido algunas veces la noche de la desaparición. Tal parece, que Beatriz ha llamado a Tomás debido a que no le llevó a las niñas a la hora que se tenía acordada. En un principio, Tomás le ha dicho que se encontraba con cenando con Anna y Olivia y que más tarde se las iba a devolver.

Más tarde han tenido una conversación, la cual se ha producido ya cuando Tomás se hallaban en la Marina de Tenerife, pasadas las 22.00 horas, su exmarido le ha dicho de una manera clara que no va a volver a ver a las niñas ni a él tampoco.

En ese instante, Beatriz le rogó que se hubiesen puesto las pequeñas al teléfono para que tengan constancia de que se encontraban bien, sin embargo le ha hecho caso omiso. Fue asegurado por la madre a los agentes que investigan este caso que nunca escuchó a la niñas de fondo en ninguna de estas conversaciones que ha mantenido en esta noche junto a Tomás.

El rastro de Tomás se pierde en el mar

En el puerto de Santa Cruz, un vigilante de seguridad ha visto a Tomás esa noche como descargaba en su embarcación algunas  maletas y bolsas sin embargo se encontraba solo.

Después de una primera incursión en el mar, la Guardia Civil lo ha propuesto para sanción por haber infringido el toque de queda, que en ese momento se tenía fijado en Tenerife a las 23.00 horas, y en la inspección que se le ha hecho a la lancha no se ha visto nada sospechoso.

Por ese momento la madre todavía no había hecho la denuncia la desaparición de las niñas. Más tarde, el padre se hizo otra vez a la mar y se le ha perdido completamente el rastro.

Horas más tarde su embarcación ha sido hallada, vacía y a la deriva, frente al Puertito de Güímar.

En estas inmediaciones, el dispositivo de búsqueda halló flotando en el mar una silla de retención infantil que que pertenecía a una de las niñas.

En breve la Guardia Civil tiene previsto que se incorpore en las labores de búsqueda en el mar un sonar y un robot submarino que han sido cedidos por el Instituto Español de Oceanografía.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here