Incendio en una nave industrial en Badalona, dejó al rededor de tres muertos y 23 heridos, tres en condiciones críticas

Hasta ahora son tres muertos y 23 heridos, estando ocho de estos hospitalizados, tres en estado crítico, cuatro graves y uno leve; todo esto tras el incendio que se produjo anoche en una nave industrial que se encontraba abandonada y ocupada en Badalona.

Los Mossos d’ Esquadra han dicho que sospechan que un gran parte de los habitantes se refugiaron en la parte trasera del edificio, que ha estado revisando con el fin de que se compruebe si hay más victimas mortales. Por la debilidad de la nave, las labores de rastreo se han estado realizando con un perro y drones. Las tres víctimas mortales, han sido halladas en esta parte del edificio. Un gran número de los ocupantes lograron salir por ventanas pequeñas del edificio, saltando al exterior desde nueve o diez metros de altura.

En días próximos, una empresa va hacer la limpieza de escombros de una parte del inmueble, en la que hasta ahora no hay ningún indicio de que haya cadáveres atrapados.

Esta madrugada los bomberos han dado por controlado el incendio, a pesar de que han tenido que volver atrás y abandonar el edificio, al ser producidos cuatro hundimientos parciales adentro. Miquel Sámper, Consejero de Interior, explico en horas de la mañana, que uno de estos desprendimientos ha conllevado a un «riesgo vital» para algunos agentes, ya que se ha caído una parte de un techo solo «cinco minutos» después de que entraran al inmueble, que ha sido devorado por un fuego «muy violento».

Por su parte el jefe de Bomberos de la Generalitat, David Borell, aun no ha descarta que las llamas hayan podido cobrarse más víctimas mortales, que hasta los momentos no hayan podido ser localizadas, por demás de los tres muertos que ya han podido ser confirmados hasta ahora.  Los cuerpos de seguridad, se encuentran investigando como acceder a la nave, ya que la estructura ha quedado en muy mal estado tras el incendio y esta amenazando con hundirse, pero uno de los cadáveres se encuentra dentro del inmueble, pero inaccesible para los cuerpos de seguridad. También se encuentran estudiando si deberá ser derribada.

El alcalde de Badalona, Xavier García Albiol, explicó que la nave es propiedad de una empresa y que han iniciado un proceso de sanción urbanística por el incumplimiento de usos, ya que a pesar de esta ser industrial, estaba siendo destinada a vivienda.

El lugar estaba ocupado de hace ya una década y su número de habitantes era muy variado, ya que allí llegaron a malvivir «100, 200 o 250 personas», conforme a lo que ha estimado Albiol, quien explicó que 15 de ellas solicitaron ayuda para que fuesen realojadas. Según lo que han comentado los bomberos, se han tropezado con muchas puertas que compartimentan el interior del inmueble siniestrado, y dos antiguas naves interconectadas entre sí.

23 personas son las que han sido atendidas por el Sistema de Emergencias Médicas, de los cuales han sido tres herido en estado crítico (uno trasladado al Hospital Vall d’Hebron de Barcelona y dos al Germans Tries de Badalona), cuatro en estado grave (tres derivados al Germans Tries y uno al Hospital del Mar) y 16 en un estado leve (otros centros sanitarios).

El ayuntamiento de Badalona según aseguró Albiol, ya identificó a 60 personas que estaban ocupando de forma ilegal esta nave y en los próximos días van a ser atendidos por los servicios sociales, para que estos no se vean en la necesidad de dormir en las calles, como también ha aceptado que la cifra de ocupantes es muy variada e incluso se podría superar el centenar.

«Es evidente que estamos ante una ocupación y que desde el Ayuntamiento venimos advirtiendo que podía producirse una desgracia», enfatizó antes de explicar que el mismo día de ayer la Guardia Urbana y la Policía Nacional, establecieron un control perimetral de la zona debido a «problemas de civismo y convivencia».

Y conforme a lo detallado por el consejero Sámper, han sido activadas dotaciones de Seguridad Ciudadana, de orden público y de investigación de los Mossos, quienes deben aclarar prontamente si el fuego «ha sido consecuencia de un caso fortuito o ha sido provocado».

«Sacar conclusiones precipitadas sería lo peor que podemos hacer», ha advertido el presidente en funciones de la Generalitat, Pere Aragonès, quién ha enfatizado la «situación de miseria, pobreza y mucha complejidad», que la antigua fábrica albergaba.

Por los colectivos vecinales de esta zona, ya se llevaba desde hace un tiempo advirtiendo de las molestias y el gran peligro, que podría desembocar en una tragedia.  «Sabíamos que esto iba a pasar tarde o temprano. Habíamos avisado», indicó Toni Hernández, miembro de la Plataforma de Vecinos de Gorg, quien ha sido testigo del suceso:  «Salía mucho humo negro y denso. Se oía a mucha gente dentro. Antes de que los Bomberos y la Guardia Urbana llegaran, la gente que ocupaba puso una escalera para que saliera gente del primer piso. Vimos bajar a un niño».

Hernández también contó que escuchó «varias explosiones», para el momento en que la humareda ya estaba totalmente apoderada del inmueble y logró ver personas saltar por las ventanas, para poder salvarse: «Las había que chillaban porque había muchas personas dentro. Les pregunté si sabían cuántas eran, pero son tantos que no sabían quién había en la nave. Les bajamos comida, mantas y abrigos. Aún hay algunas tiradas en la calle».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here