Isabel Pantoja ayudada por la Guardia Civil al detener a dos paparazzi

isabel-pantoja-guardia-civil

La cantante española Isabel Pantoja estaba de compras en un centro comercial de Castilla de la Cuesta el pasado 7 de septiembre. La misma se encontraba acompañada de Irene Rosales, actual esposa de su hijo Kiko. Ambas caminaban por el lugar observando las vitrinas, además de llevar un carrito. En el cual almacenaban los objetos que iban adquiriendo, acción de toda persona cuando sale de paseo. Inmediatamente la tonadillera se dio cuenta que era seguida por alguien, se trataba de dos paparazzi.

Lo que es para nada anormal en la vida de personajes famosos, siempre tienen a alguien detrás observándoles. Pero al parecer después de tantos años de carrera, la situación aún no es de agrado para Isabel Pantoja. Quien se ha sentido acosada durante años, sin embargo no debería sentirse de esta manera. Puesto que se ha visto envuelta en múltiples polémicas, y por ser parte de la farándula estará siempre en la mira. Los paparazzi simplemente cumplen su trabajo como cualquier otro ser humano.

Hasta no hace nada se presumía que Isabel Pantoja era investigada por Hacienda. Investigación basada en un dinero que no se sabía si lo había ganado como persona física o como sociedad. Ya que en su cuenta bancaria se encontraban 120.000 euros, los cuales se debían saber la procedencia. Información desvelada por Antonio Rossi en El programa de Verano, y que fue boom para el momento. Puesto que Isabel Pantoja estuvo en la cárcel hace ya algunos años por un tema de dinero.

Isabel Pantoja alterada

La tonadillera después de percatarse que la seguían dos paparazzi actuó rápidamente. La cantante decidió acorralar con el carrito de compras a los fotógrafos. Mientras lo hacía no dejaba de hablar, estaba muy alterada. Así mismo lo ha contado el programa Ya es mediodía, el cual explicó que no dejó ir a los sujetos. Incluso Pantoja llegó a decirles que no se iban de allí hasta que llegase seguridad. Esas palabras eran repetidas al mismo tiempo que gritaba y lloraba, lo cual también hacía su nuera.

Antes que llegará el personal de seguridad del centro comercial, la tonadillera alcanzó a expresar otras palabras. La misma dijo que habían sido 7 años amargada en un infierno, aguantando a la prensa. La cual la tenía machacada, ya estaba al límite con la persecución o por lo menos lo reflejó con su accionar. Definitivamente Pantoja perdió los estribos, estaba de los nervios y reaccionó inesperadamente.

isabel-pantoja-guardia-civi
Isabel Pantoja alterada en centro comercial al darse cuenta que la seguían dos paparazzi.

Solución salomónica

A pesar que Irene Rosales intentó tranquilizar a su suegra, no pudo hacerlo. No tuvo éxito en su cometido, por lo que decidió apartarse de la escena. Claro sin  abandonar el lugar, solo se retiró unos pocos metros, con el fin de dar algo de espacio. A la espera de la seguridad del lugar, los cuales resolvieron la situación llamando a la policía. Los agentes hablaron con cada una de las partes por separado. Para escuchar las versiones que tenían que decir. Decisión de lo más inteligente debido al estado de nerviosismo en que se encontraba la cantante. Finalmente la policía solicitó a los paparazzi que borraran las fotografías que habían tomado. De esta manera concluyo todo e problema, y Pantoja pudo retirarse del lugar con Rosales. Quien se encontraba llorando por todo lo ocurrido con su acompañante.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here