La pensión media va a bajar en 168 euros mensuales si progresa el «plan Escrivá»

En un informe de la Seguridad Social, se ha cuantificado en un punto porcentual de la reducción de la cuantía, por cada año de ampliación del periodo de cómputo, lo cual implicaría una rebaja total de hasta el 12%.

Si llegase a concretarse la propuesta de reforma del sistema que ha sido figurado en documentos internos, han sido hechos por el flanco más liberal del Gobierno, las pensiones podrían llegar a sufrir un recorte importante, lo que ha llevado a que se hayan generado nuevos roces en la coalición progresista. Las prestaciones públicas podrían padecer un ‘tajo’ de hasta un 12%, debido al incremento que se ha generado en la base de cálculo a 35 años, que ha sido propuesto por medio de un borrador, por José Luis Escrivá, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, a la Comisión Delegada de los Asuntos Económicos. Lo que significaría, en dinero contante y sonante, una rebaja de la cuantía de la pensión, en proporción a los niveles de la actualidad, de 168 euros mensuales, o bien, o lo que sería lo mismo, pero formulado en 14 pagas, que sería de hasta 2.352 euros al año.

Un gran choque de trenes se ha generado en Gobierno de coalición, luego de que fue presentada la propuesta de Escrivá, debido a que área de Unidas Podemos, tiene total rechazo las propuesta de reforma que involucre, una rebaja de las pensiones públicas, como se presenta en este caso. Uno de los antecedentes que han sido presentados más recientes, para lograr poner cifras a esta aseveración genérica, ha sido hallada en en un informe que fue encargada por la propia Seguridad Social, hacia la consultora Labour Asociados, para el año 2007. Los técnicos, luego de haber proyectado diversos planteamientos, para la ampliación de dicho periodo de cálculo de la base reguladora, han llegado a la conclusión de que, aproximadamente, habrá una rebaja de la cuantía de la pensión de un punto porcentual, por cada uno de los años de incremento. Suponiendo que si se pasara de los 23 años actuales, a los 35 años que han sido planteados por Escrivá, implicaría un recorte del 12%.

Tomando en consideración al colectivo que es más representativo, en lo que refiere a la afectación del 12%, de las nuevas altas de jubilación que han sido registradas en el sistema, ubican la pensión media en 1.400 euros, teniendo una rebaja del 12%, quedando la prestación en 1.232 euros mensuales, en conjunto la nomina anual, también se vería reducida desde los 19.600, a los 17.248 euros. La caída de la pensión media, estaba cifrada en un 17%, en tal caso de aumentar el periodo de cálculo de la base reguladora, que sería hasta los 35 años, en la que se visualizaba la probabilidad de que este valor señalara el rango menor del recorte, «siendo de esperar una reducción todavía mayor», conforme al informe de la Seguridad Social.

Para el año 2006, ya la controversia al respecto de la ampliación del periodo de cómputo, se encontraba sobre la mesa; debido ha que es una de las medidas más acogidas de las reformas del sistema de pensiones, posteriores. En el año 2011, fue establecida la última, que ha impuesto un avance desde los 15 años, hasta los 25 años, entre 2013 y 2022. En la actualidad, esta propuesta que ha sido presentada por el ministro Escrivá, con el fin de ampliar el periodo a los 35 años, ha sido decidida en el seno del Gobierno, la cual ha sido a espaldas del Pacto de Toledo y del diálogo social, y tomada por sorpresa por estos. Dicha medida, pretende en la práctica un recorte de las pensiones, teniendo una contribución del sistema, esto debido a que los trabajadores tienen por costumbre el cobro de sueldos más bajos, en los primeros años de su vida laboral, pero podrían ser beneficiados los expulsados por el mercado de trabajo en los últimos años de su carrera profesional.

Impacto en las pensiones más altas

A la consultora Labour Asociados, a la que ha sido encargada el dossier de Seguridad Social, por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, creadora de la reforma que fue realizada para el año 2011, que a pesar de las carencias estadísticas registraba, sobre las bases de la cotización previas al año 1985, de ser mantenida la tendencia que se ha presentado en lo años anteriores, este aumento del periodo de cálculo hasta los 35 años, daría cabida a una caída considerable de la pensión. Según lo que han dicho esta ampliación no podría afectar a todos los pensionistas de igual manera, ya que este tendría un efecto mayor sobre las pensiones más altas. Simultáneamente, los efectos para las mujeres ocurrirían de forma ligera e inferiores en comparación a los hombres, lo que sería expresa de forma básica por una menor cuantía, que ellas cobran cuando son jubiladas.

También desde el Banco de España, se ha defendido el incremento del periodo de cómputo para el cálculo de la pensión. El doctor en Economía y subdirector de Fedea, José Ignacio Conde-Ruiz, piensa que aumentar la base reguladora de 25 a 35 años, es «una medida positiva» y  «Avanza en la contributividad del sistema, que debería desembocar en toda la vida laboral» señaló. De esta manera, según su discernimiento «una vez se tenga en cuenta toda la vida laboral, estaríamos prácticamente a un paso de convertir nuestro sistema de pensiones en uno de cuentas nocionales». Por consiguiente, su opinión como experto,  «un sistema de cuentas nocionales bien diseñado sería la mejor forma de hacer compatible la suficiencia y la sostenibilidad».

Una idea de la AIReF de Escrivá

El alcance de esta medida planteada por el ministro de Seguridad Social, es desconocido, pero lo que si sabemos es que Escrivá como el presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), ha calculado que elevar la carrera de cotización que ha sido estimada para el cómputo de la pensión, desde los 25 años hasta los 35 años, y para el año 2027 tendría el gasto en las pensiones de 0,5 puntos de PIB en 2048. «La evidencia internacional muestra que existe recorrido en el aumento de la carrera de cotización, comparativamente baja», indicó por medio de un informe en el señalaba que «la tasa de cobertura se reduciría en 2 puntos respecto al escenario central».

Dicha medida, conforme señaló en su informe la AIReF en el año 2019 «reforzaría la contributividad del sistema e incentivaría las cotizaciones a lo largo de toda la vida laboral», en cierta medida, «resulta especialmente relevante cuando existe margen para decidir la base de cotización como en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos». Este informe, no incluía un gran impacto al respecto de la cuantía de las pensiones, debido a que conforme a lo que fue alegado por la Autoridad Fiscal, «el cálculo del efecto de ampliar la carrera de cotización a toda la vida laboral exigiría utilizar datos que a día de hoy solo están a disposición de las Administraciones de la Seguridad Social, por lo que el efecto de esta medida no ha podido ser simulado».

Cristina Herrero, es quien ahora se encuentra presidiendo dicha institución, y según un informe que ha sido publicado en el mes de septiembre de 2020, ha sido señalado que  «a largo plazo, siguen vigentes las propuestas de profundización de la reforma paramétrica de 2011» y lleva a cabo un estimado de cotización, que ha sido considerada para el cálculo de la pensión de 25 a 35 años, en el año 2027 esta estaría controlando el gasto en 0,6 puntos. Dicho informe, persiste en que «existe margen para el aumento» en la comparativa internacional y en que la medida «reforzaría la contributividad del sistema e incentivaría las cotizaciones a lo largo de toda la vida», aun cuando la tasa de cobertura podría ser reducida en 2,1 puntos, en proporción al escenario inicial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here