Las oficinas abiertas donde todos los empleados comparten el mismo espacio están siendo desplazadas por oficinas que conservan el espíritu Open Space, pero que respetan y fomentan la privacidad y la concentración de sus empleados. Esta nueva tendencia ha llegado a las oficinas de nuestro país y está teniendo una gran implantación.

Estas oficinas necesitan mamparas oficina para separar los espacios y crear diferentes despachos o compartimentos donde cada trabajador encontrará su espacio de trabajo. Estas mamparas pueden ser ciegas o acristaladas, según las necesidades de cada empresa. Además, existe la posibilidad de instalar mamparas mixtas con puntos visibles y otros ciegos.

¿Qué espacios necesitan mamparas?

Además de en oficinas donde los empleados necesitan espacios separados para trabajar más cómodamente, también existen otros espacios de empresa donde se necesitan las mamparas. Hablamos de despachos de abogados, donde cada profesional necesita la máxima concentración para preparar la defensa de sus casos.

O para crear salas de reuniones, donde a través de la mampara se pueda visualizar el resto del espacio de trabajo permitiendo que entre más cantidad de luz. Las mamparas también se usan para crear cubículos para trabajadores separando cada puesto de trabajo por una mampara lateral. Call centers, agencias, departamentos de administración… Cualquier espacio de oficina puede utilizar las mamparas para crear compartimentos diferenciados.

¿Qué tipos de mamparas existen?

En el mercado cualquier empresa que desee instalar mamparas en sus instalaciones se va a encontrar con diferentes opciones a elegir. Las más demandadas y frecuentes en las empresas son las mamparas de cristal. El cristal o vidrio es un material que permite el paso de la luz y que ayuda a mantener el concepto de espacio abierto. Cada empleado disfruta de un espacio de trabajo privado y aislado térmica y acústicamente, pero permitiendo el paso de la imagen y de la luz del resto de la oficina.

También son muy frecuentes las mamparas de madera. Estas mamparas se utilizan para crear espacios totalmente independientes del resto de la oficina, aunque a cambio renuncian a una mayor luminosidad. Es el tipo de material perfecto para aislar cada espacio de trabajo para favorecer la concentración y la independencia de cada empleado, aunque se rompe con el concepto Open Space tan utilizado en muchas oficinas.

Aunque también es muy habitual el uso de mamparas mixtas, con zonas ciegas de madera y zonas visibles acristaladas en diferentes combinaciones. Esto permite añadir un extra de privacidad sin renunciar al mayor aporte de luz que ofrecen las mamparas acristaladas. En definitiva, las mamparas permiten a las oficinas personalizar su espacio tanto como deseen y según sus propios objetivos.

En el mercado podemos encontrar empresas de mamparas que realizan la instalación de forma rápida y sencilla, nada que ver con las obras que requerirían la instalación de tabiques tradicionales, que además resulta mucho más costoso. Las mamparas de oficina, son la mejor forma de separar espacios aportando además un toque moderno y vanguardista que permite mejorar el aspecto y la imagen que se traslada al exterior.