Pedro Sánchez presenta agenda feminista en el 8-M que afecta a cualquier decisión que toma su gabinete

El presidente del Gobierno coloca el feminismo como una política cruzada, a toda su agenda política que perjudica a cualquier decisión que toma su gabinete.

Como consecuencia de la prohibición de hacer actos en la calle, el homenaje institucional de este 8-M ha tenido lugar en la sede del Ministerio de Igualdad, donde se ha trasladado Pedro Sánchez, donde ha sido acogido por la ministra de igualdad, Irene Montero. El presidente Pedro Sánchez se ha jactado de tener agenda feminista al expresar que en todas y cada una de las acciones y políticas que se aprueban está constantemente presente la posición de género, no son sólo palabras, se ajustan a los hechos- en plena discusión en el seno de la alianza por políticas de igualdad como la ley trans o la ley de igualdad de trato.

La ley de igualdad de trato fue registrada en el Congreso por el PSOE, con gran molestia de Igualdad, que exige su competencia y trabajo en la materia. Por lo tanto en un ambiente de discusión por la paternidad de determinadas medidas, Sánchez se ha jactado de un gobierno feminista y de programa, de pasar de las palabras a los hechos. Igualmente presume  por haber recuperado el Ministerio de Igualdad, de tener un gobierno paritario, tres vicepresidentas, que por primera vez una mujer esté al frente de la Guardia Civil.

El presidente Pedro Sánchez  señala que están trabajando, porque las palabras tienen que ser seguidas de hechos. Sostiene además  que este es un gobierno en el que la igualdad son los hechos. Ha definido la lucha de las mujeres como una deuda y un reto democrático, colocando el feminismo como una política transversal en toda su agenda política que daña a cualquier decisión que toma su gabinete.

De esta manera , ha utilizado  enorme fracción de su intervención en especificar todas las políticas que ha estimado han tenido resonancia o han cooperado en la causa del feminismo, un decreto que busca la igualdad productiva, la equiparación de los permisos de maternidad y paternidad, el incremento del salario mínimo interprofesional, el proyecto corresponsables que aprobará este martes el Consejo de Ministros (200 millones para ayudar a conciliar para padres con niños menores de 14 años facilitando una red de empleo público para cuidadores),el ingreso mínimo vital, la regularización de 15.000 empleadas del hogar, intensificar el pacto de estado contra la violencia de género.

Según los analistas políticos el Presidente del Gobierno ha querido dar un mensaje en donde expresa que darán varios  pasos adelante en el transcurso de esta legislatura, hasta el año 2023, cumpliendo con la agenda sin hacer caso a tanto escándalo. Unidas, con hechos, considera  que su Gobierno la igualdad son hechos.

ENCARRILAR LAS RELACIONES ENTRE LOS DOS SOCIOS

Ha ocurrido una rigidez oculta entre morados y socialistas. A partir del convenio para hacer gobierno se presumió que Igualdad recaía en manos de Unidas Podemos. El punto más alto se ha vivido en las últimas semanas, cuando fuentes de la formación de Montero y Pablo Iglesias han alcanzado a señalar a Carmen Calvo de tener intervenido el Ministerio. Estos 8-M ambos personajes, Calvos y Montero, han tratado de quitarle importancia a sus presiones, pero lo real es que es una materia que causa conflicto.

En el mundo político la presencia de Sánchez se ha comentado que es  un aviso a Montero y un propósito de reconducir las relaciones. Ese intento de pacificar el ambiente con Unidas Podemos, con el Ministerio de Igualdad, ha quedado claro cuando Sánchez, en su intervención, se ha girado y mirando expresamente a la ministra ha sostenido que espera que dentro de muy poco puedan aprobar esa ley,  una normativa empujada hace un año y que aún ni tan solo ha iniciado su trámite parlamentario y con la que se ha evidenciado muy resistente el Consejo General del Poder Judicial. El presidente Pedro Sánchez igualmente pretende lanzar un mensaje al PP y a Ciudadanos, haciendo recalcar en lo que presume la presencia de Vox y cómo puede supeditar las políticas a someterse a esta formación gobiernos como el de Madrid o Andalucía. Además Sánchez ha indicado la amenaza que presume la ultraderecha para el feminismo. Igualmente dice que no pueden  apartar otra amenaza que es terrible, la aparición de la ultraderecha, con su sermón de odio y su machismo descarnado; la ultraderecha no es una fortaleza de resistencia al feminismo, es una fuerza de retroceso.

Enmarcado el  tema, Pedro Sánchez ha asegurado que la ultraderecha no se circunscribe a sujetar avances, sino que apoya una vuelta atrás, a la época de inferioridad de las mujeres, a los tiempos de la sumisión, ya que sienten añoranza por unos momentos en que estaba al alcance de los hombres hacer y deshacer a su antojo la vida de las mujeres, cuando éstas vivían a su disposición como si eran un servicio gratuito o un objeto de placer sexual.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here