Twitter asume posición neutra de cara a acusaciones al vocero far-right, Alex Jones

Alex Jones - Cortesía de Getty Images

En vista de los recientes señalamientos a Alex Jones, singular vocero del movimiento far-right conspiracionista estadounidense, y a su outlet, Infowars, el Director General de Twitter, Jack Dorsey, ha compartido declaraciones, la noche de este Martes, que resultan inesperadamente favorecedoras de la controvertida figura de Internet.

El mismo maneja el criterio de que el señor Jones no ha violado ninguna de las políticas de uso del sitio de microblogging, por lo que no puede continuar la seguidilla que otras compañías han establecido, al prohibir la presencia de Jones en sus espacios. Facebook, Apple y YouTube son las que destacan.

Pero, ¿Tienen razón sobre Jones, estas compañías?

Las organizaciones que han impedido que Jones se sirva de sus plataformas comprenden que sus actuaciones pueden ser peligrosas y comprometedoras.

Y quienes lo señalan, lo hacen así en razón de su discurso: «Se fundamenta principalmente en rumores poco sustanciosos y en el sensacionalismo de las masas».

Tal puede ser el grado de perjuicio que ocasionan los comentarios, a veces incendiarios, de Jones que de momento, se encuentra demandado en un juicio de precedente, por los parientes de un infante que pereció victima del tiroteo en la Sandy Hook Elementary School, de Newtown, Connecticut, en el año 2012.

Los mismos han tenido que enfrentarse a presiones por parte de otros voceros del corte de Jones, quienes consideran que tanto ellos como parientes de otras victimas son «actores de crisis» ante un «tiroteo que nunca ocurrió».

Todo esto ha derivado en que Facebook, Spotify, YouTube, Stitcher, Pinterest y MailChimp cancelaran las cuentas que corresponden a Jones en sus plataformas, bajo el argumento de que el vocero far-right ha violado sus políticas de contenido, determinando que el mismo genera «situaciones perjudiciales para niños» y «situaciones de acoso».

Twitter como último recurso

Jack Dorsey. Fotografía: Chris Pavlich. Cortesía de Variety

Así pues, Jones se refugia finalmente en la red social del canario azul.

Dorsey, por su parte, ha establecido en un extenso comunicado que son los medios de comunicación tradicionales los que deben hacerse cargo de controlar y vigilar a figuras como Jones.

Por ello se ha encontrado con una inmensa ola de rechazo que lo cataloga de «inmoral» y «demasiado distante», en el caso de Jones.

En sus tweets, se lee, por ejemplo:

«Si sólo sucumbimos ante presiones externas y no prestamos atención a los principios que defendemos de manera imparcial, sin tomar en cuenta visiones políticas, entonces nos convertiremos en un servicio que está construido en razón de nuestra óptica personal. Y no nos identificamos con eso»

A Dorsey lo apoya el equipo de Seguridad de Twitter, que complementaron las declaraciones del director general poniendo en contexto que el servicio no puede asumir una posición de «arbitro de la verdad»:

«Permitiremos una variada gama de contenido siempre y cuando el mismo no esté dirigido a una persona en particular, y que el mismo no incite al uso de la violencia.

«Hemos declarado públicamente que creemos que Twitter no debe asumirse como arbitro de la verdad, y que tampoco podemos brindar soluciones escalares para determinar qué es verdad y qué es falso».

¿El rechazo a Jones y a Dorsey está justificado?

Estamos viviendo una época de fuertes ademanes en los ámbitos político y social. Los indignados en el caso de las declaraciones del Director General sienten que se deben tener criterios más severos contra Jones porque sus actuaciones pueden rayar en un deliberante discurso de odio.

Si bien es cierto que la red social no debe extralimitarse en sus imposiciones a las cuentas de sus usuarios, sea que se trate de una personalidad de la Internet o no, la posición que han tomado deja mucho qué desear.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here