Un desenlace fatal en el mar, es la hipótesis principal sobre las niñas de Tenerife

Ha empezado a arrojar resultados, la búsqueda en el mar de las pequeñas Anna y Olivia, de 1 y 6 años, que el día de hoy cumplían 43 días de encontrarse desaparecidas tiempo más tarde de que su padre Tomás Gimeno, no se las hubiese entregado a su madre el pasado 27 de abril. El cual ha sido el penúltimo día en el cual el buque Ángeles Alvariño del Instituto Español de Oceonografía (IEO), ha tenido previsto el cese de su actividad de rastreo, el robot submarino con el cual se encuentra equipado ha hallado en este lunes los primeros objetos que se vinculan al caso y que pueden brindar ayuda a que se arroje un poco de luz al respecto del paradero de Tomás Gimeno y las pequeñas. Ya se ha tratado de una funda de edredón y de una botella de oxígeno, la cual la Guardia Civil, confirmó que ha sido propiedad del padre de las niñas después de haber sido identificada por el número de serie. Tomás Gimeno, ha sido un gran aficionado a la pesca submarina. Los dos objetos han sido hallados a mil metros de profundidad y a una milla náutica del Puertillo de Guimar, en la zona en la cual ha sido hallada a la deriva la embarcación de Gimeno, en el día siguiente de que se le hubiese visto por una última vez en el puerto Marina de Tenerife, mientras subía bultos de su coche al barco Esquilón .

Este hallazgo de esos dos objetos llevó a que se prorrogue por una semana más las labores de la búsqueda del Ángeles Alvariño , que en vez de que se abandonara el día de ayer la isla de Tenerife, como se tenía programado, va a continuar hasta el siguiente 14 de junio en el rastreo en el mar, en la búsqueda de nuevas pistas que vayan a llevar al paradero de las pequeñas. La botella de oxígeno, que puede haber sido usada como un método de lastraje o para hacer una inmersión segura, como también la funda de edredón van a ser trasladadas para su análisis al Servicio de Criminalística de la Guardia Civil de Madrid, en la cual se va a confirmar si han sido usados por Gimeno o no la noche del 27 de abril.

Ha tenido su llegada a Tenerife, Ángeles Alvariño, el pasado 30 de mayo y al siguiente día con el rastreo, que se ha llevado a cabo desde ese momento en las 24 horas del día, de día y de noche, en diferentes turnos. En un principio, se ha centrado la búsqueda en el litoral de Santa Cruz de Tenerife, en la zona en la que se ha localizado por una última vez la señal de móvil de Tomás Gimeno. Se ha decidido en este sábado esa zona y centrarse en la costa ante el Puertillo de Guímar, en la que ha aparecido a la deriva la embarcación de Gimeno y en la que se han hallado los objetos. Hasta este momento se revisó una superficie de 10 millas cuadradas, unos 34 km2, conforme se ha indicado el día de ayer la directora general de la Guardia Civil, María Gámez.

La madre de las pequeñas, Beatriz Zimmerman, quien en todo este tiempo ha estado manteniendo la esperanza de hallarlas con vida y ha defendido la hipótesis de que Tomás Gimeno se escapó con las pequeñas a cualquier país latinoamericano, se ha derrumbado en este lunes después de haber conocido el hallazgo de estos dos objetos. Conforme ha declarado el día de ayer el presidente de SOS Desaparecidos y portavoz de Beatriz, Joaquín Amills, en Espejo Público , la aparición de dichos objetos y el enterarse de esto por los medios de comunicación y no por la Guardia Civil la han sumido en una preocupación absoluta. Conforme fue declaró por Amills, la madre de las niñas “está muy mal” por lo que puede haberles sucedido a Anna y Olivia.

El día de ayer, Beatriz Zimmerman, que no dejó en estos 43 días de enviarle mensajes de apoyo a sus hijas y haber colgado imágenes de estas por si alguien pudiese verlas en alguna parte del mundo, ha publicado un nuevo vídeo en redes sociales en el cual se visualiza a Olivia en una tienda junto a un vestido de novia y da una respuesta feliz a las preguntas de su madre. “Tantos sueños por vivir mi Oli, tanto que compartir junto con tu hermana Anna, las tres. Ahora mi único sueño es que estemos juntas y que sea como sea el futuro que nos espera, nada nos separe”, figuraba en ese mensaje que Beatriz Zimmerman ha colgado el día de ayer en Twitter.

Ese hallazgo de los dos objetos en el mar ha hecho que se pierda fuerza a la hipótesis de la huida de Tomás Gimeno y de sus hijas a otro país, en tanto recobra intensidad un probable desenlace en el mar. Si bien, como ha indicado el lunes el responsable de SOS Desaparecidos, Joaquín Amills, en este momento no existen indicios que puedan apuntar a que las niñas han sido arrojadas al mar. “A esa profundidad, lo que cae se queda. Un cuerpo a partir de 40 metros no flota”, ha indicado. Fuentes de la Guardia Civil han insistido el día de ayer en que no han descartado ninguna hipótesis a pesar del hallazgo de estos objetos y que continúan trabajando en todas las líneas de investigación, que se incluye en la de la huida. Las pesquisas continúan bajo secreto de sumario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here