A 660 kilómetros de profundidad bajo la corteza terrestre. Son halladas, montañas y llanuras

corteza

La Tierra es un planeta que está dividido en tres capas, que son la corteza, el manto y el núcleo. Las cuales a su vez se encuentran divididas en núcleo interno y externo. Este es el esquema básico que aprendemos desde la escuela, sin embargo este esquema deja fuera otras capas más sutiles. Que justamente ahora, los científicos están empezando a identificar en el profundo e inmenso interior de nuestro planeta.

Y para ello, los científicos están utilizando una serie de tecnologías y métodos. Que les permitan descubrir, cada día un poco más, de los misterios que nos rodean. Un buen ejemplo de esto, es el estudio que publicado recientemente en Science. En este los geofísicos Jessica Irving y Wenbo Wu, de la Universidad de Princeton. En colaboración con Sidao Ni, del Instituto de Geodesia. Y la Geofísica de China, lograron con la utilización de las ondas sísmicas de un gran terremoto en Bolivia. Localizar, a 660 kilómetros de profundidad, una nueva “capa” de la corteza terrestre, que los dejo realmente sin palabras.

Ya que se trata de una cadena montañosa, bastante parecida a las que encontramos en la superficie del planeta. Pero eso no es todo, ya que esta capa se encuentra. También en el límite que separa el manto superior del inferior.

Una capa hasta ahora desconocida en medio del manto terrestre, fue detectada por un equipo de geólogos. Y lo curioso es que sus características recuerdan mucho a las de la superficie del planeta.

El límite de 660 kilómetros

corteza

Esta nueva capa fue bautizada como: “el límite de 660 kilómetros”. Ya que a falta de un nombre, los científicos simplemente decidieron llamarla así.

Los investigadores tuvieron que utilizar las ondas más potentes que existen en nuestro planeta. Para poder observar lo que sucede a una profundidad tan extensa como esa. Por tanto las ondas más indicadas para esta investigación fueron las ondas sísmicas que generan los terremotos masivos. “si quieres sacudir todo el planeta, necesitas un terremoto grande y profundo”. “en lugar de desperdiciar toda esa energía en la corteza, pueden hacer que todo el manto siga funcionando”. Fueron las palabras de Jessica Irving. Ya que la energía que es generada durante un terremoto, es capaz de aumentar 30 veces por cada escalón que se sube en la escala de Richter.

Los terremotos

Jessica Irving, también afirmo que la mejor información se obtiene de los terremotos que son de magnitud 7 o superior. Esto debido a que las ondas de choque que son lanzadas en todas las direcciones. Pueden ser capaces de atravesar el núcleo terrestre y llegar hasta el otro lado del planeta.

Fue por ello que para este estudio en concreto. Los datos clave fueron obtenidos de las ondas captadas después de un terremoto de magnitud 8,2. Que sacudió a Bolivia en 1994, y que fue el segundo más potente que jamás se ha registrado. Además, también, para esta investigación los científicos utilizaron el grupo de supercomputadoras Tiger de la Universidad de Princeton. Estas se usaron para simular el complejo comportamiento de las ondas sísmicas dispersas en las profundidades de la Tierra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here