Aunque aparente ser un juguete, es el Peel P50: así es el coche más pequeño del mundo jamás fabricado

El Peel P50 es ese cacharrito tan cuqui que percibimos en la foto superior y sí, es el coche más pequeño (y producido) jamás fabricado. Hasta tiene un récord Guinness por ello.

El Peel P50 es ese cacharrito tan cuqui que percibimos en la foto superior y sí, es el coche más pequeño (y producido) jamás fabricado. Hasta tiene un récord Guinness por ello.

Si el fin de semana pasado platicamos del Boomin Beaver, el barco más pequeño de la Armada estadounidense, hoy dejamos la mar tranquila y nos trasladamos a la carretera para conocer el Peel P50. Sí, el Peel P50 es ese cacharrito tan cuqui que captamos en la foto superior y sí, es el coche más pequeño (y producido) nunca fabricado. Inclusive tiene un récord Guinness en virtud de ello.

El Peel P50 fue fabricado por Peel Engineering Company en la Isla de Man (una isla de 572 km2 entre las islas de Gran Bretaña e Irlanda). Este coche se originó entre 1963 y 1965 y se considera que solamente se vendieron unas 50 unidades de las cuales existen 27. Su precio: 199 libras esterlinas, que adecuadas serían el equivalente a 3.541 libras esterlinas o 4.131 euros.

Sí, sí, tiene un motor dentro

El Peel P50 fue diseñado como un coche urbano. De hecho, se comunicaba que tenía capacidad para «un adulto y una bolsa de la compra». Solo tenía una puerta ubicada en el lateral izquierdo, un faro y un limpiaparabrisas. Estaba a la venta en los colores blanco, rojo y azul.

El cochecito Leré medía 1,37 metros de largo, 1,04 metros de ancho y pesaba 59 kilos cuando estaba vacío. Vamos, que alguien regularmente fuerte podía levantarlo sin mayor dificultad. Igual que un Tesla Model 3, que pesa 1.847 kilos en su versión Perfomance, sin duda.

En su interior, el Peel P50 acoplaba un motor DKW de 49 centímetros cúbicos (4,2 CV) con el que era capaz de lograr una velocidad de hasta 61 kilómetros por hora. Tenía un sistema de transmisión manual de tres velocidades y, ojo, no tenía marcha atrás.

Menos aún es que fuera importante, ¿no? Pienso yo. Total, si tenías que aparcar en batería, pues te bajabas, lo levantabas y lo colocabas tú. Usaba gasolina (obvio) y consumía 2,8 litros por cada 100 kilómetros.

El coche, supuestamente, era y continúa siendo legal en las carreteras de Reino Unido y Estados Unidos. Inclusive se llegó a exportar a otros países como Finlandia bajo la categoría ciclomotor. Ha aparecido en programas como Top Gear, Dragon’s Den y en videoclips como el de Woolfy .

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here