Chip chino de PlayStation podría enviar al paro a los trabajadores de Ford Almussafes

Estos momentos tan difíciles que estamos viviendo, los trabajadores del sector de la automoción, se están enfrentando a una amenaza nueva que parece inocente, y estas son las PlayStation.

En la actualidad, una buena parte de los automóviles están empleando microchips, que se encuentran fabricados de materiales semiconductores, los cuales son incorporados a los autos por las industrias de automoción, con la finalidad de controlar sus funciones que estén en relación a los sistemas de freno, dirección asistida o ABS.

En la última década, ha sido cuando esta tendencia comenzó a hacerse popular, en la que con el fin de reclamos comerciales o incluyendo prestaciones complementarias para su función como vehículo, tales como las pantallas táctiles, los sistemas de Bluetooth integrados o las presencias de cámaras y redes de Wifi como complementos, los fabricantes de coches empezaron a utilizarlas.

A pesar de esto, toda la esta industria de la automoción está viéndose en la obligación de entrar en competencia por estos circuitos integrandos con PlayStation, como también un sinnúmero de marcas y los fabricantes tecnológicos de móviles, ordenadores, tabletas y demás objetos inteligentes, teniendo una demanda y uso de los mismo disparados, debido a todas las restricciones que ha provocado la pandemia todos estos meses.

Al igual que la gran mayoría de los componentes tecnológicos, estos microchips son provenientes de fábricas chinas, las cuales se han observado como incapaces de dar respuesta a una demanda al alza.

Y debido a la escasez que se está presentando por estos se vio obligada a parar su producción por tres días al mes, lo que supone un problema de gravedad extrema y de amenaza para la plantilla con un ERTE nuevo, hasta que esta situación llegue a la normalidad.

Este es un problema que se está presentando a nivel mundial, afectando a la gran mayoría de los fabricantes de coches en todo el mundo, como es el caso de Ford, Fiat, Chrysler, Toyota y Wolkswagen, todas se han visto en la obligación de tener que hacer un recorte en su plantilla, reducir su producción o tener que cerrar fabricas completas.

Una pequeña pieza, que se encuentra escasa en este momento, provocó la alteración en el funcionamiento de plantas completas, por el sistema de producción en línea. Y se tiene el estimado de que durará 9 meses esta escasez, para que las fábricas chinas tengan la capacidad de ajustarse a la oferta y demanda, llevando todo de vuelta a la normalidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here