Curiosity captura las sorprendentes nubes de Marte: grisáceas, brillantes y extraordinariamente parecidas a las nuestras

Como soplos suaves de cristales de hielo las detalla la NASA. Después de años detrás de estas nubes, el rover Curiosity finalmente ha logrado capturar la formación de ellas en la delgada y delicada atmósfera marciana. Unas nubes grisáceas y iridiscentes que si uno no conoce el ambiente bien podría considerar que se trata de una fotografía de la Tierra.

Como soplos suaves de cristales de hielo las detalla la NASA. Después de años detrás de estas nubes, el rover Curiosity finalmente ha logrado capturar la formación de ellas en la delgada y delicada atmósfera marciana. Unas nubes grisáceas y iridiscentes que si uno no conoce el ambiente bien podría considerar que se trata de una fotografía de la Tierra.

Curiosity lleva desde 2012 en Marte, si bien ya fotografío en el pasado nubes ahí (ha fotografiado de todo), ha tenido que aguardar estos dos últimos años para que se den las condiciones que produzcan las nubes idóneas. Las nubes en Marte no son comunes, aun cuando por lo regular se forman en el ecuador durante la temporada fría del año marciano. El año pasado marciano (hace dos años aquí en la Tierra) la NASA se dio cuenta que las nubes se formaron antes de lo pronosticado, por lo que esta vez estaban activos y prevenidos para capturarlas.

Nubes (probablemente) de dióxido de carbono congelado

Por lo regular las nubes en Marte se producen a altitudes de unos 60 kilómetros de la superficie. Sin embargo, estas capturadas por Curiosity últimamente son más altas. Esto se debe fundamentalmente porque se han formado antes de lo pronosticado, pero igualmente tiene otras consecuencias. Por ejemplo, se considera que son nubes formadas por dióxido de carbono congelado y no por hielo de agua.

Diversas características de las nubes confieren a los investigadores establecer la posición y composición de las nubes. Por ejemplo, las nubes brillan motivado a que la luz atraviesa los cristales congelados que hay en ellas. Este brillo, según cuándo se da y dónde está el Sol en el cielo marciano entonces, concede establecer la altitud de las nubes.

Por otro parte, los investigadores igualmente han logrado percibir nubes iridiscentes de muchos colores pastel en Marte. Las nubes iridiscentes se producen cuando los cristales de la nube tienen todo el mismo tamaño porque se han formado a la vez, en otras palabras, al comienzo de la nube. El resultado, en el caso de Marte, son nubes con colores rojos, verdes, azuladas y moradas.

Una de las fundamentales tareas del rover Curiosity en Marte en este momento es examinar la atmósfera marciana (de lo más curiosa). Después de cumplir su misión principal de hace años y superar con ventaja la vida útil que se deseaba de él, en este momento es aprovechado para otras investigaciones de la NASA. Es uno de los rover más lucrativos que hemos enviado ahí fuera.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here