El diálogo entre los sectores público y privado, más clave que nunca para la Sanidad

En un contexto de pandemia como el que se tiene en la actualidad, los sistemas sanitarios colocaron en centro del discurso, como un eje vertebrador y estratégico para la sostenibilidad y el desarrollo de cualquier país. En ese marco, la colaboración y el diálogo entre los sectores público y privado demostró que es esencial para que se gestionen las consecuencias del Covid.

En el caso de España, Sanofi, que es la farmacéutica multinacional que tiene sede en Barcelona, tuvo un papel proactivo y comprometido no solamente con los pacientes afectados por el coronavirus, pero también con el Sistema Nacional de Salud. A pesar de ser una compañía internacional y globalizada, teniendo una presencia que es decisiva en nuestro país y, por ejemplo, su fábrica de Riells (Girona) mantuvo la producción y suministro de medicamentos que son esenciales en el confinamiento.

De igual forma, está contando con proyectos de desarrollo de vacunas propias y está colaborando con otras compañías para la producción de otras existentes. En referencia a lo primero, se encuentra volcando sus esfuerzos, en colaboración con GSK y Translate Bio, en dos vacunas en contra de la Covid-19 que se halla ya en Fase 1/2 de ensayos clínicos.

Por otra parte, llegó a acuerdos que tienen otras compañías para que logren aprovechar su red de fabricación. Produciendo para BioNTech más de 125 millones de dosis en Europa de la vacuna de Pfizer-BioNTech y de igual forma  12 millones de vacunas al mes para Janssen.

También, el año pasado, Sanofi y Regeneron lideraron los ensayos clínicos que tienen un principio activo y han investigado su probable desempeño en contra del síndrome de dificultad respiratoria aguda que se ha observado en los pacientes con infección grave por Covid-19.

En tanto Sanofi se ha ocupado de estos ensayos fuera de EEUU, Regeneron ha hecho lo propio dentro del país americano. En España han participado los hospitales Vall d’Hebron, Gregorio Marañón, La Paz, Clínic de Barcelona y el Ramón y Cajal. Los ensayos de igual forma se comenzaron en Italia, Alemania, Francia, Canadá y Rusia.

85 MILLONES EN I+D+I

Sin embargo, desde Sanofi han considerado que la comunicación con el sector público sanitario tiene que mantenerse en el tiempo, más allá de la pandemia. De esta manera, se trata de que se favorezca el acceso a medicamentos innovadores de valor para los pacientes y de que se propicie la inversión de las compañías en I+D+i en España. Con referencia a Sanofi, dicha inversión esta ascendiendo a cerca de 85 millones en los recientes 6 años, con un equipo que se encuentra implicado de más de 100 personas. Por otra parte, entre 2007 y 2020 la farmacéutica invirtió más de 65 millones de euros para que su planta de Riells sea una de las más competitivas de toda la compañía.

Para Sanofi, el diálogo con el sector público de igual forma tiene que revertir en la creación de empleo de valor añadido. En dicho sentido, la firma esta contando en Barcelona con el Global Innovation Center, en la cual trabajan más de 200 profesionales que son de alta cualificación que se ocupan, entre otras funciones, de la gestión de big data de la compañía a nivel mundial.

Así mismo, la pandemia ha puesto de manifiesto que los grandes retos de salud tienen que afrontarse desde una perspectiva global y, por esto, Sanofi, presente en 100 países, revisó su política de RSC con una ambiciosa estrategia social. Creando una nueva unidad de negocio (Sanofi Global Health) sin ánimo de lucro la cual va a operar en 40 países desfavorecidos, en la que mejorará el acceso a 30 de sus medicamentos más esenciales. También, cada año va a donar por lo menos 100.000 viales para las enfermedades de depósito lisosomal, un grupo de enfermedades genéticas raras.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here