Inbound marketing: como atraen las empresas a sus clientes sin tener que buscarlos

Contrario al outbound marketing, el inbound hace referencia a conquistar al cliente sin tener que presionarlo con llamadas informativas · Un buen posicionamiento en la red, como indican los expertos de la agencia SEO Laudemmedia, es fundamental para atraer visitas

Las campañas para conseguir clientes pueden ser de dos tipos: agresivas o atractivas. Y es en este segundo caso donde se encuentra el inbound marketing, la técnica opuesta al outbound marketing basada en atraer clientes gracias al buen posicionamiento y comunicación de los factores diferenciales de una empresa. En resumen, hacer que los clientes vayan a ti sin tener que ir a buscarlos de forma agresiva.

El inbound marketing pone al cliente en el centro de toda la estrategia, como reconocen los expertos de la agencia SEO LaudeMMedia. «Es básicamente atraer a los consumidores sin usar la fuerza, explicarles que tienen los productos que solucionan los problemas que tienen y que quieren resolver, pero sin tener que ir tú a ellos. El interés nace en el propio cliente», destacan desde la empresa española referencia en la gestión SEO.

Pese a que la teoría parezca sencilla, llevarla a la práctica requiere de más conocimientos que la simple habilidad de transmitir un buen mensaje. Y uno de ellos es el posicionamiento SEO. Este es el primer paso para lograr una buena estrategia de inbound marketing. Si no hay un buen posicionamiento en la web, el mensaje nunca llegará al cliente potencial. Por el contrario, a mejor posicionamiento habrá mejor tráfico cualificado y más visibilidad.

Lograr un buen posicionamiento web es fundamental para iniciar la estrategia de inbound marketing, pero va acompañada de otros movimientos con el fin de ganar popularidad. Y es que los canales para implantar esta estrategia van más allá del SEO. También se puede utilizar el blog de la empresa para mostrar productos desde otro punto de vista y convencer al cliente de que debe elegirte. Como última opción están utilizar las redes sociales o plataformas de mailing para hacer que tu marca llegue al máximo número de gente posible.

De esta manera, como definen los expertos de Laudemmedia.com, se crea un «círculo virtuoso del inbound marketing». Es decir: se logra un buen posicionamiento SEO, se establece una relación de confianza con los posibles clientes por medio de los artículos del blog y se expande el público de la marca por redes sociales.

Todo, eso sí, parte de lograr ese buen posicionamiento SEO. Primero se atrae a los interesados potenciales, luego se le convierte en cliente, tras ello se le vende el producto (con una newsletter o información exclusiva sobre tu empresa) y, finalmente, se le fideliza. Es lo que se conoce como funnel o embudo de conversión. «Se basa en acaparar muchos interesados al principio, pero al final solo algunos salen como clientes. Como la forma de un embudo: ancha por arriba y estrecha por abajo», simplifican desde LaudeMMedia.

El comportamiento de los consumidores

Las últimas estadísticas obtenidas por IAB Spain en 2020 muestran el proceso que siguen los consumidores antes de adquirir un producto. Y en muchas de las etapas que se dan se ve afectado el inbound marketing. Por ejemplo, estos datos confirmaron que el 59% de los consumidores buscó información en redes sociales antes de comprarlo.

De igual manera, otro estudio de Deloitte reflejó que el 80% de los consumidores busca información en Internet antes de lanzarse a comprar un producto. Además, el 75% cree que este proceso de información hace que su compra sea más inteligente.

También las encuestas de Mediapost en 2021 reflejaron la importancia del inbound marketing. Una de las fases de esta estrategia se basaba en dar información exclusiva al cliente potencial. Y, según Mediapost, el 39% de los consumidores se atreve a dar sus datos cuando participa en sorteos, lo que refleja esa relación de confianza entre marca y posible cliente.