La parrilla de los coches no volverá a ser igual: así está rediseñándose el frontal con el coche eléctrico

La parrilla, calandra o rejilla exterior deja evacuar el calor, pero con los coches eléctricos esta necesidad de refrigeración casi ha desaparecido, provocando que las grandes parrillas que teníamos hasta ahora dejen de tener tanto sentido.

La parrilla, calandra o rejilla exterior deja evacuar el calor, pero con los coches eléctricos esta necesidad de refrigeración casi ha desaparecido, provocando que las grandes parrillas que teníamos hasta ahora dejen de tener tanto sentido.

Además de su utilidad técnica, estas parrillas igualmente son una seña de identidad, un componente característico de cada marca y que concede diferenciar unos coches de otros. Un elemento troncal en el diseño de los coches que con el cambio eléctrica se está convirtiendo totalmente, desde las marcas que optan por eliminar por completo la parrilla hasta aquellas que aún se resisten a hacerla desaparecer pero empiezan a jugar con su forma.

La parrilla que se resiste a desaparecer

BMW es una de las marcas que continua dando más valor a la parrilla. Inclusive en sus modelos eléctricos, la parrilla juega un papel notable a la hora de darle personalidad al coche. Desde el BMW i3 con esas pequeñas parrillas de «riñones» hasta la gran parrilla central que continuara teniendo el BMW iX, una parrilla sin beneficio funcional a la hora de disipar el calor.

La empresa defiende lo que podríamos denominar como «falsa parrilla» porque utiliza ese espacio para incluir sensores, cámaras y tecnología radar para la asistencia.

La desaparición de la parrilla no es sencilla. Inclusive fabricantes que desde un principio han creído en el coche eléctrico, como el caso de Tesla, además han tenido su propia lucha por hacer desaparecer este componente tan tradicional.

Con el Tesla Model S teníamos una parrilla frontal cuando se presentó primeramente. Reducida, pero estaba presente. Sí desapareció con el Model X, con los Model 3 y con el propio rediseño del Model S. Si uno observa en el aspecto frontal de los Tesla, aun es fácil adivinar dónde lograría colocarse la parrilla. En su lugar el chasis del vehículo se despliega por completo, dando una apariencia más minimalista.

Con la eliminación de la parrilla, Tesla fortaleció su seña de identidad como disruptor. Como empresa que se diferenciaba del resto de marcas automovilísticas. Un movimiento «anti-parrilla» que de alguna forma transmitió la idea que el coche eléctrico no requería esta rejilla exterior, cuando lo evidente es que si bien el motor eléctrico no origina tanto calor como el de combustión, las refrigeración igualmente es fundamental para los motores eléctricos y las baterías.

Un frontal más limpio y alejado de la estética actual

La parrilla igualmente está sirviendo a los fabricantes de coches para distinguir sus modelos en función del tipo de motor: el de combustión con parrilla, el híbrido con una parrilla pequeña y el eléctrico con un frontal más limpio, sin parrilla. Es el caso de Hyundai con su Ioniq.

Si nos fijamos en el Hyundai Ioniq 5, la parrilla pasa a ser una fina línea junto a los faros. El paragolpes pasa a tener un diseño en forma de V y el espacio «ganado» a la parrilla sirve al fabricante para reflejar otros componentes del frontal.

Otra marca tradicional que se encuentra mostrando sus primeros modelos eléctricos es Ford. Mientras la Ford F-150 Lightning sí conserva una gran parrilla frontal, en el caso del Mustang Mach-E tenemos una parrilla plenamente cerrada, sin función de paso de aire, pintada en negro y con el caballo galopante de Mustang como emblema sobresaliente.

La necesidad de refrigeración se pierde cuando además de eléctrico, el coche tiene mucho menos potencia. Es el caso del Citröen Ami, un cuadriciclo ligero eléctrico cuyo decorativo frontal es totalmente inquietante. Ya no solo por la eliminación de la rejilla frontal, sino que es un coche equilibrado. Igual por delante que por detrás, lo que hace que a simple vista sea difícil saber en qué dirección va.

Los fabricantes cada vez tienen más modelos eléctricos en su catálogo. Igualmente se están exhibiendo coches apoyados en las plataformas nuevas, focalizados desde el momento del diseño en el vehículo eléctrico. Poco a poco iremos dejando atrás varios componentes que considerábamos imprescindibles y podrían quedar como vestigios de otra época. En este cambio, las parrillas son uno de los elementos que más simple nos facilitara percibir la evolución y los cambios que vienen con el coche eléctrico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here