Les habla el piloto automático»: esta startup financiada por Google tiene una flota de 55 aviones autónomos y quiere que viajemos con ellos

55 aviones King Air para ofrecer vuelos totalmente autónomos, desde el despegue hasta el aterrizaje.

55 aviones King Air para ofrecer vuelos totalmente autónomos, desde el despegue hasta el aterrizaje.

Es la propuesta de Merlin Labs, una startup con sede en Boston que ha obtenido últimamente 25 millones de dólares en una ronda de financiación liderada por Google Ventures y First Round Capital.

Merlin Labs se ha aliado con Dynamic Aviation para pretender expresar su finalidad de crear una flota de aviones autónomos, sin pilotos humanos y capaces de transportar pasajeros. La compañía no obstante no fabrica aviones o drones, sino que se centra en inteligencia artificial.

Su trabajo radica en una evolución de los pilotos automáticos, para proponer un sistema de conducción autónoma en aeronaves. Un trabajo que ya han experimentado en «centenares de misiones» y han logrado atraer el interés de Google.

En busca del primer sistema de vuelo autónomo para aeronaves de gran tamaño

Merlin Labs desea producir el primer sistema de vuelo autónomo para aeronaves de gran tamaño, con ala fija. Un sistema que cumpla las regulaciones de aviación. Por el instante aun están lejos de conseguir este punto, pero la startup comunica que ha efectuado numerosas pruebas con aviones en el Puerto Aéreo y Espacial de Mojave.

En concreto han colocado su plataforma en cuatro aviones diferentes, desde avionetas de un único motor hasta aviones con algunos de ellos.

Pese al largo trayecto de los pilotos automáticos, la aviación autónoma es un campo aproximadamente nuevo y creciente. En julio de 2019, la Universidad Técnica de Múnich completaba el primer aterrizaje de forma totalmente autónoma. Un año después, en agosto de 2020, un Airbus A350 despegaba y aterrizaba de forma autónoma. En este momento es la compañía Merlin Labs quien desea ofrecer esta probabilidad a otras empresas mediante su «piloto automático» con un nivel de conducción autónoma avanzada.

Los investigadores de Merlin Labs emplean datos originados por pilotos humanos para construir simulaciones de vuelo con su sistema de IA. Conforme especifican, ya han agregado «miles de horas de vuelo».

Es en este momento cuando se han aliado con Dynamic Aviation, dueños de la flota privada más grande de aviones King Air, para llevar a la práctica su sistema de aviación autónoma. «Estamos orgullosos de asociarnos con Dynamic para comenzar el proceso de trasladar el vuelo autónomo del laboratorio al mercado», comenta Matthew George, CEO de Merlin Labs.

Su finalidad inmediata es conceder que una aeronave tome sus propias decisiones, con un piloto que mantiene su presencia para intentos de monitorización, señala la  empresa. A largo plazo, la idea de Merlin es permitir vuelos sin ningún piloto humano a bordo.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here