La construcción de un transformador toroidal es muy sencilla y se ha utilizado durante cientos, incluso miles de años. En esta época lo conocemos como un tipo entre muchos otros con diferentes propósitos, pero todos sirven para convertir la electricidad de una forma u otra en una corriente alterna que luego puede ser utilizada por nuestros aparatos en casa

Diseño de un transformador toroidal

Aunque un transformador toroidal tiene la apariencia de un anillo, su elemento estructural básico es una zona cerrada que contiene un campo electromagnético. En este núcleo se encuentran bobinas atornilladas cuyo trabajo es generar estas fuerzas para que puedan ser utilizadas con diversos fines, como crear electricidad en la electrónica o alimentar máquinas. Algunos ejemplos son los motores y las turbinas con salidas de alta tensión de hasta miles de voltios de corriente continua.

Uso de un transformador toroidal

No hay que subestimar la potencia de este tipo, ya que puede servir de apoyo a cualquier bombilla halógena. El valor nominal de 12 V hace que estos transformadores se utilicen principalmente en la tecnología de la iluminación, ¡pero también es habitual encontrarlos dentro de los circuitos electrónicos como los que componen la mayoría de las herramientas eléctricas como televisores o radios; ordenadores portátiles y equipos de audio entre otros!

Los transformadores toroidales pueden utilizarse para construir su fuente de alimentación de CC. Han sido una opción popular para la tecnología de iluminación, donde suelen ser fuentes de respaldo de bombillas halógenas con valores nominales entre 12 y 24 voltios; dependiendo de las especificaciones del fabricante (y de la disponibilidad). Su sencilla construcción garantiza un funcionamiento robusto en todos los tipos, monofásicos o trifásicos, así como enormes rangos de capacidad, desde 10 VA por si se necesita una versión más estrecha

Tipos de transformadores toroidales

Los diferentes tipos de transformadores del mercado pueden dividirse en tres categorías: monofásicos, trifásicos y polifásicos. Cada uno tiene sus propias características que determinan su funcionamiento en una red eléctrica, pero todas estas redes requieren una u otra forma de distribución de energía, por lo que es importante saber qué tipo necesita:

  • blindado electrostáticamente y magnéticamente,
  • equipados con protección térmica,
  • dotado de un sistema de arranque suave,
  • encapsulado en epoxi.

Con el uso de la protección térmica y el encapsulado del transformador, estas unidades son capaces de funcionar a temperaturas más altas que otros modelos sin sacrificar la eficiencia o la seguridad.

Más información en tme.eu