Un robot, que persigue por el supermercado a los consumidores y  se comunica con ellos  

Mars Wrigley, la empresa detrás de chocolatinas como Mars, Snickers o M&Ms tiene un novedoso producto, y no es una chocolatina. Se trata de Smiley, un robot que se dispersa por supermercados intentando de interrelacionarse con los clientes para que estos adquieran sus chocolatinas. Pero también de eso tiene otra oficio, la de reunir información sobre prioridad de compra en el supermercado.

El robot ha sido colocado en acción al instante en un comercio de Nueva York a manera de ensayo piloto. Se trata de una tienda de ShopRite y con anticipación igualmente han ensayado con coches especiales por ejemplo. Dentro de la tienda el robot va repleto de chocolatinas para que los consumidores hagan la compra precipitada mientras él  robot se comunica con ellos.

También de chocolatinas, el robot va preparado con un equipo LiDAR que lo deja con una conducción autónoma y a la vez descubrir cosas y personas a su entorno. Basado a eso cuando se choca con personas les persigue momentáneamente intentando  comunicarse con ellos difundiendo sonidos o respondiendo a las acciones de los clientes.

Examinando cómo compra el consumidor

Distinguir los modelos de compra de los consumidores es necesario para los comercios y marcas de comida para realizar que su mercancía se vendan más. Para ello varias veces hay personal dentro de la tienda anotando y aceptando señales acerca de cómo actúan los consumidores ante definidos hechos. Por ejemplo, computan si hay un aumento de ventas por poner un producto el comienzo del pasillo o en la mitad del mismo.

Estas guías de compra son varias de los que el robot Smiley igualmente recogerá. En base a los sensores y cámaras que tiene agregados puede examinar dentro de la misma tienda cómo  actúan los consumidores mientras están comprando. Estiman que con ello puedan entender mejor cómo ejercen influencia los consumidores con sus productos más allá de la caja de pago.

Ahora bien Smiley es un robot que ya está andando sin dificultad, no representa que rápidamente notemos todos los comercios llenos de robots. Se trata de una prueba piloto y sus inventores señalan que tendrán que observar cómo  se desarrolla. También, gran porcentaje de las funciones que tendrá si sale adelante se subordinara de cómo evolucione esta prueba.

Mars no es la única empresa que está ensayando nuevas tecnologías para supermercados. Quien probablemente más esté atrayendo la atención en los últimos años es Amazon. Sus tiendas Amazon Go sin cajeros o las tiendas que ofrecen productos particularmente asesoradas de la tienda online son una prueba de ello. Igualmente están ensayando con carritos de compra que inmediatamente escanean y cobran lo que pones dentro o un método de pago para cancelar con la palma de la mano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here