EE UU sancionó a tres miembros clave de la trama que comercializa petróleo venezolano

Sobre la oscura red de que ha estado comercializando millones de barriles de petróleo venezolano por todo el planeta, continua Estados Unidos volviendo más pequeño su cerco. Este martes, el Departamento del Tesoro, congelo los activos de tres de las figuras centrales de esta trama, quienes son: el italiano Alessandro Bazzoni, el suizo Phillip Apikian y el venezolano Francisco D’Agostino. Estos tres empresarios, quienes ahora están sancionados, han sido piezas claves en todo el entramado que ha tiene a la cabeza al colombiano Alex Saab, quien ha sido señalado como el testaferro de Nicolás Maduro, un vínculo que ahora fue confirmado por las autoridades estadounidenses. Todo esto conforme a una investigación que fue realizada por EL PAÍS y el portal Armando.info.

Desde mayo del 2020, la Casa Blanca se encontraba detrás de la pista de los sancionados. Saab dirigía un consorcio, que según el Departamento del Tesoro, compraba el crudo a la paraestatal PDVSA, por precios que estaban muy por debajo del mercado, se encargaban de su traslado y de encontrar compradores a miles de kilómetros de las costas venezolanas, en operaciones que eran por debajo del radar. Tal como es especificado en la investigación ya mencionada, los documentos de los embarques evitaban que fuese incluido en esto el nombre de la petrolera venezolana, con el objetivo de que fuese eludido el embargo, que fue impuesto por Estados Unidos a Venezuela desde el año 2017, para lo que era utilizado una muy compleja red de intermediarios y empresas que solo eran fachadas, en paraísos fiscales de América, Europa y Asia. Este consorcio petrolero, que nuevamente está siendo blanco de Estados Unidos, ha llegado a concentrar el 40% de las exportaciones mensuales de PDVSA.

En la llamada lista negra del Departamento del Tesoro, se le agrega ahora el nuevo paquete de sanciones, que incluye seis buques petroleros y 14 empresas, que están todas relacionadas con Bazzoni y sus socios, a pesar de que este llegó a negar cualquier vínculo con la petrolera venezolana. Bazzoni, posee un historial largo de negocios con PDVSA y también es accionista de Elemento LTD, la cual es una empresa en Malta, que tiene intereses energéticos en Venezuela, desde el año 2017. Elemento forma parte de las compañías que han sido sancionadas, en conjunto a filiales en Malta, Panamá y el Reino Unido. En dicha firma, el empresario italiano está compartiendo sociedad con el venezolano D’Agostino, quien es el cuñado del diputado opositor Henry Ramos Allup.

Otro de los socios relevantes de Bazzoni, es Apikian, quien además es dueño de Swissoil Trading, la cual es una empresa suiza que de igual forma sido parte de las últimas sanciones. Este consorcio que tiene Bazzoni, que posee gran conocimiento de los entresijos de lo que es el mercado energético internacional, se concentró en la comercialización del  crudo venezolano en los países de Oriente Próximo y Asia, sobre todo en China, Malasia y Singapur.

El titular del Tesoro Estadounidense, Steven Mnuchin, señaló que aquellas personas que estén facilitando los intentos del régimen ilegitimo de Maduro, de darle la vuelta a las sanciones que han sido impuestas por Estados Unidos, están contribuyendo a la corrupción que está consumiendo Venezuela. Y Estados Unidos, continua con el compromiso de perseguir a aquellos que estén permitiendo el abuso del régimen de Maduro, sobre los recurso naturales de Venezuela.

Este ha sido el último intento de la Casa Blanca, de continuar asfixiando económicamente a Maduro, en horas previas a que Donald Trump dejara la presidencia. En junio del 2020, fue cuando se le dio el primer golpe a esta red que se encarga de mover el petróleo de PDVSA, para el momento en el que la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), hizo la denuncia de una serie de operaciones que estaban siendo disfrazadas bajo el nombre de ayuda humanitaria, lo que estaba implicando que se intercambiara alimentos y productos de primera necesidad, a cambio del petróleo. Lentamente los trueques fueron quedando en un segundo plano y las autoridades han hecho el cálculo de estas operaciones, las cuales han superado los 200 millones de euros. Para esta ocasión, fue cuando la Washington, ha puesto en la mira a Saab y al mismo tiempo, a Joaquín Leal, un empresario mexicano de 28 años, como también a dos empresas que estaban establecidas en México, las cuales son: Libre Abordo y Schlager Business Group.

Estas sanciones no fueron motivo, a pesar del embargo, para que la salida del crudo de Venezuela fuese frenada. Y es allí cuando a partir de mediados del año pasado, cuando Bazzoni empieza a tener mayor relevancia en toda esta trama, debido a que asumió cargamentos por medio de sus empresas y repartir los embarques hasta interesados nuevos, que tienen empresas registradas en Rusia y los Emiratos Árabes Unidos. El empresario Leal y Bazzoni eran socios. Un mes previo a que fuese sanciona por los Estados Unidos, este empresario mexicano buscó hacer la compra cada mes de cinco millones de barriles de petróleo, dos millones de barriles de gasolina y otros dos millones de barriles de combustóleo a Petróleos Mexicanos (Pemex).

Esta oferta se realizó bajo el nombre de Promotores del Fomento, la cual es una empresa que se encuentra establecida en México, de la que Leal era dueño de un 50% de la compañía y Bazzoni, de la otra mitad, conforme a los documentos a los que han tenido acceso EL PAIS Y Armando.info, en su investigación. Inclusive fue extendida una carta de recomendación por Swissoil, para que Promotores del Fomente, lograse cerrar el trato con la petrolera mexicana. El documento, en el que se aseguraban estas dos firmas más de 100 millones de dólares trimestrales, se puede leer que los negocios entre estas dos empresas, estaba concentrado en transacciones de petróleo de alta densidad, como también en los envíos marítimos hasta Asia y Oriente Próximo. La carta se encuentra firmada por Apikian, director de Swissoil y, al mismo tiempo, de Promotores del Fomento. Sin embargo, no pudo ser concretado este trato.

A pesar de que no se ha obtenido respuesta de parte del Gobierno venezolano, para las solicitudes de comentarios, después de la publicación, fue rechazado por fuentes de la Administración de Nicolás Maduro, que esto se tratase de un negocio oscuro y han asegurado que la falta de claridad de estos contratos, ha sido consecuencia de los problemas que tiene Venezuela, para lograr hacer cualquier negocio ante estas sanciones que han sido impuestas por Estados Unidos. De igual forma, Bazzoni y Leal, no han dado respuesta al respecto. Y Saab, se encuentra detenido en Cabo Verde, desde el pasado mes de junio del 2020, y está en la espera de que sea concretado un pedido de extradición a los Estados Unidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here