Publicidad

Los colegios e institutos andaluces podrán finalizar las clases antes de la hora oficial establecida en caso de que se presenten condiciones de altas temperaturas en las aulas. Esta decisión se deja a discreción de los equipos educativos y se aplica en jornadas como la de hoy, con avisos de calor en varias zonas de la comunidad.

Así se establece en el Protocolo general de actuación en el ámbito educativo andaluz no universitario ante olas de calor o altas temperaturas excepcionales, consultado por Efe y elaborado por el Gobierno andaluz en previsión de episodios de calor que no puedan ser contrarrestados en los centros por falta de medios adecuados.

Concretamente, este jueves hay aviso naranja por temperaturas máximas en la campiña de Córdoba y en el Valle del Guadalquivir, Sierra Morena y Condado en Jaén, y aviso amarillo en comarcas de Sevilla, Jaén, Córdoba y Granada. En todos estos puntos se puede aplicar este protocolo.

La norma establece que los centros docentes, «en aplicación del principio de autonomía organizativa», podrán flexibilizar el horario del alumnado para adaptarse a las circunstancias de altas temperaturas excepcionales. No obstante, «esta flexibilización podrá implicar la salida anticipada del alumnado en los días en los que se active la alerta naranja o roja».

Dicha salida anticipada del alumnado «no podrá realizarse antes de las 12 del mediodía». Si el centro decide aplicar esta medida, «debe comunicarse previamente y de manera adecuada a las familias», indicando además que, en todo caso, «la salida anticipada del alumnado menor de edad deberá ser siempre autorizada por sus representantes legales».

Para llevar a cabo esta medida, «además de la autorización pertinente, debe personarse en el centro algún representante legal del alumno/a o persona autorizada expresamente por aquel», registrando por escrito la hora exacta del abandono del centro docente «y firmando el documento homologado por el centro».

La Junta permite además a la dirección del centro «y de manera debidamente motivada, valorar la posibilidad de modificar la aplicación de la flexibilización horaria antes descrita», de modo que se pueda desalojar el centro antes de mediodía.

La norma también establece que en caso de que se lleve a cabo la recogida de algunos menores, «tal posibilidad no afectará nunca a la jornada lectiva, que se mantendrá sin alteración para aquellos alumnos no autorizados, quienes permanecerán en los centros educativos hasta que concluya el horario lectivo fijado desde el inicio del curso».

ALUMNOS QUE SE NIEGAN A ENTRAR AL AULA

El tiempo diario de la jornada escolar dedicado a los servicios complementarios tampoco se verá afectado, manteniéndose el horario fijado desde el inicio del curso. Además, la norma no afecta a los docentes, quienes deben permanecer en el centro educativo hasta el final de su jornada laboral.

Los episodios de intenso calor que se vienen produciendo en los últimos días han provocado que al menos tres institutos de la provincia de Sevilla vean alteradas sus clases, al negarse los alumnos a entrar en las aulas. Esto ha ocurrido en Camas, Guillena y Almensilla.

En el caso del IES Tartessos de Camas, el instituto cuenta con sistemas de refrigeración adiabática y placas solares fotovoltaicas, pero los sistemas de refrigeración no han sido activados, por lo que estos días las aulas sufren temperaturas superiores a los 35 grados.

Por su parte, la portavoz de la plataforma Escuelas de Calor, que agrupa a familias y asociaciones de padres y madres de alumnos, Teresa Pablo, ha dicho a Efe que estas protestas están justificadas, porque «el calor sigue apretando y el alumnado de manera espontánea se rebela», y que en centros como el de Camas, «los alumnos se han negado a entrar en las saunas a las que los condena la Consejería de Educación por su falta de sensibilidad».

Se ha referido, además, a la Ley de Bioclimatización aprobada por la Junta en 2020, «que no se está aplicando», ya que «las aulas arden, son sofocantes y así no se puede dar clase».

Ha lamentado también que «la salud laboral de los docentes también está en peligro, pero el alumnado se planta y se niega», y ha vaticinado que lo que está pasando en Sevilla se extenderá con más protestas «tanto a la provincia de Sevilla como al resto de Andalucía».

Artículo anteriorEl sesgo evidente en la información que respalda al Nutri-Score
Periodista
Jefe de redacción en ElPeriodico.digital

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí