Si no hay rebrotes del coronavirus, China confía en una rápida recuperación

China

Se espera que la recuperación económica de China sea rápida, siempre y cuando no se presenten rebrotes de coronavirus. Un ejemplo es la fábrica de Mercedes-Benz, de la que siguen saliendo coches relucientes cada poco minuto. Esta es una fábrica que tiene como socio estatal BAIC en Pekín. Y esta es una de las cadenas de montaje que apenas se ha parado por la epidemia del coronavirus.

Ya que, aunque la producción quedó interrumpida a finales de enero cuando estallo la epidemia en Wuhan. Las actividades se retomaron el 10 de febrero. Y según ha explicado, el presidente de la marca alemana en China, Arno van der Merwe: “No ha habido contagios entre los empleados y estamos operando al nivel de la demanda del mercado”. Esta planta cuenta con 11.500 trabajadoresy una producción anual de 430.000 sedanes de la clase C y E. y todoterrenos GLA y GLC.

En China las fábricas vuelven a la actividad y prevén que el impacto sea corto.

El impacto del coronavirus

Si no hay rebrotes del coronavirus, China confía en una rápida recuperación 1

A la ralentización de la economía china, se le tendrá que sumar también el impacto del coronavirus. Un impacto que dejo durante el primer trimestre una contracción del PIB del 6,8%. la primera desde la apertura al capitalismo tras la muerte de Mao en 1976.

Sin embargo, a pesar de todos estos impactos, China se percibe con mucha confianza. Que su recuperación económica será más rápida de lo que se esperaba. Todo dependerá de que no se presenten nuevos rebrotes del coronavirus. Var der Merwe afirma que: “La situación es ahora más estable que hace dos meses e irá mejorando en el futuro. No espero que esta experiencia tan corta nos afecte a largo plazo. en abril hemos visto una recuperación de las ventas moderadamente positiva”.

la seguridad es lo primordial

se están tomando todas las previsiones necesarias, para asegurar la salud del personal y la producción. Es por eso que la compañía estableció un comité de emergencia en enero. Además de ello han reforzado la seguridad. obligando el uso de mascarillas y habilitando 47 habitaciones de observación en la clínica de la fábrica.

Ya que si algún empleado llega a superar los 37,7 grados de temperatura. Será enviado de inmediato a esta clínica, donde es recibido por las enfermeras con trajes especiales de protección. Y en la cantina de los administrativos se guarda el distanciamiento social. Ya que cada trabajador cuenta con una mesa para el solo y está prohibido que hablen entre ellos. Se necesita que la producción continúe, por eso Mercedes-Benz confía en que con todas estas medidas no haya infecciones.

Estas mismas reglas se aprecian en la factoría de semiconductores, microcontroladores y chips de la firma japonesa Renesas. La cual opera a las afueras de Pekín, y que es una de las mayores de este grupo con 940 empleados. Con 600 en la cadena de producción y el resto repartidos entre ingenieros y oficinistas. el 90 por ciento de ellos son de fuera de la capital y la epidemia los tomo pasando las vacaciones del Año Nuevo Lunar en sus ciudades. Por lo que falta aún un gran porcentaje por reintegrarse a sus puestos de trabajo.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here